Compartir
Publicidad
Análisis de THE C64 Mini, el retorno del Commodore 64 no es tan emocionante como nos hubiera gustado
Análisis

Análisis de THE C64 Mini, el retorno del Commodore 64 no es tan emocionante como nos hubiera gustado

Publicidad
Publicidad

El Commodore 64 fue (y sigue siendo) un ordenador muy querido por todos los que tenemos ya cierta edad. Por aquellos que, en la década de los 80, nunca llegamos a acostumbrarnos del todo a que los juegos vinieran en cassette y tuviéramos que esperar 15 o 20 minutos a que cargaran. Quiero decir, en cuanto descubrimos los cartuchos en sistemas como el MSX se nos abrió el cielo.

Volviendo al tema: hemos estado probando el nuevo THE C64 Mini, que como su propio nombre indica viene a ser la versión en miniatura del Commodore 64, y aquí tenéis nuestro análisis.

THE C64 Mini: qué es y qué incluye la caja

THE C64 Mini quiere ser el retorno del Commodore 64 a nuestras vidas 36 años después de haberse convertido en uno de los ordenadores más exitosos y vendidos de la época. Lo hace conservando el aspecto del original, en este caso reduciendo su tamaño en un 50% y con un montón de juegos preinstalados.

Pero veamos primero qué incluye la caja de THE C64 Mini:

  • Una unidad de THE C64 Mini
  • Un joystick USB clásico con cable de 1,5m y teclas de función incorporadas
  • Un cable USB de 1,2m de longitud para conectar la unidad a la corriente. El adaptador AC no viene incluido, pero sirve cualquiera de 5V/1A como los que se usan para cargar los móviles
  • Un cable HDMI de 1,2m de longitud
The c64 Mini

En cuanto a la unidad en sí, esto es lo que incorpora a nivel de conexiones:

  • Salida de alta definición a 720p vía HDMI
  • 2 puertos USB que permiten la conexión de hasta dos joysticks para jugar. También se le puede conectar un teclado USB y usarlo como un ordenador doméstico para programar en BASIC
  • Puerto de alimentación mini USB
  • Un botón de encendido/apagado

Lamentablemente, las teclas que lleva el propio THE C64 Mini no solamente no son funcionales, sino que ni siquiera se pueden pulsar porque sencillamente vienen pegadas en un bloque de plástico de carácter estético. De ahí la posibilidad de conectarle un teclado USB para el que quiera programar en BASIC. Cualquier otra combinación de teclas que estuviera presente en algún juego ha sido trasladada a los botones que lleva el joystick.

The c64 Mini THE C64 Mini comparado con una Nintendo Switch

Lo cierto es que la unidad es más pequeña de lo que pensaba. Al abrir la caja y sostenerla en la mano me sorprendieron sus dimensiones reducidas y su ligereza. Los acabados son correctos, sin más. Es todo plástico, claro, pero al menos no da la sensación de ser un juguete hecho de cualquier forma y mal acabado. El diseño es exacto al del Commodore 64, que tampoco es que fuera ninguna maravilla. Quizás en los 80 lo viéramos de otra forma, pero visto más de 35 años después de su lanzamiento creo que había otros sistemas un poco más bonitos a nivel estético. Sin ir más lejos, el MSX que tenía yo de pequeño, un Hit Bit de Sony, me parece más chulo.

Lo que no me ha acabado de gustar es el teclado. Como decía antes, se trata de un solo bloque de plástico con todas las teclas, con lo que no se pueden pulsar. Es cierto que, si no son funcionales, es más económica esta solución, pero tiene un acabado brillante y feote que no se corresponde con las fotos que habíamos visto. De hecho, toda esta parte hace que, en conjunto, la unidad sea un poco más fea de lo que podría haber sido dándole otro acabado a las teclas.

Así es la experiencia de juego

Conectar una unidad de THE C64 Mini al televisor no tiene ningún misterio. El cable HDMI viene incluido en la caja, así que lo conectamos, le damos corriente con el cable USB, le enchufamos también el joystick en uno de los puertos USB que tiene en el lateral derecho y listos.

THE C64 Mini ofrece una resolución a 720p y una serie de opciones de visualización:

  • Pixel perfecto. Con esta opción, el juego ocupará el máximo de pantalla posible
  • Europeo 4:3. Una relación de aspecto tirando a cuadrada que deja unos bordes negros a los lados
  • Norteamericano 4:3. Parecida a la anterior, pero con unos bordes negros laterales todavía mayores que dejan la zona de juego prácticamente en un cuadrado

Todas estas opciones están disponibles también en CRT, lo cual añade unas líneas horizontales para simular los televisores antiguos. Ahí cada cual tiene para elegir el aspecto que más le guste en función de lo mucho que pese su nostalgia, pero por lo que he probado la opción ideal teniendo en cuenta los televisores que usamos actualmente es Pixel perfecto.

Que nadie espere milagros ni gráficos mejorados gracias al HD ni nada por el estilo. Los juegos son tal y como eran en su momento, simplemente ganamos en nitidez gracias a los 720p. En el televisor de 49” donde he estado jugando parecía que los pixelazos me iban a sacar un ojo.

The c64 Mini

Porque esa es otra: el cable del joystick no es excesivamente corto (1,5m), pero evidentemente no da como para dejar la unidad al lado del televisor y sentarse cómodamente en el sofá a jugar. O te sientas más o menos cerca de la tele, con lo cual si tienes una pantalla grande no es demasiado cómodo, o conectas la unidad a un monitor y juegas en un escritorio como lo haces con el PC o como se hacía antes con el Commodore 64.

Y hablando del joystick, aquí es donde el producto se lleva el palo más gordo: parece de juguete. Es ligero, da la sensación de que está hueco del todo y los materiales utilizados dan la impresión de ser de mala calidad. Los botones funcionan, pero no ofrecen una sensación agradable al pulsarlos, sobre todo los grandotes que son los que se usan principalmente al jugar. Parece más bien que van a romperse a las pocas horas de uso. Los otros botones más pequeños, utilizados para pausar los juegos, guardar/cargar datos y salir al menú, por ejemplo, responden un poco mejor, pero tampoco es algo como para tirar cohetes.

La palanca, por su parte, es muy mala tanto a nivel de acabados como de sensación y respuesta, no puedo decirlo de otra forma. Me gustaría que tuviera clics en las distintas direcciones o que, al menos, estuviera todo bien acabado y no diera la sensación de que está rota. No lo está, porque las acciones que llevamos a cabo se ven traducidas en pantalla, pero lo parece. Y eso no juega en su favor, precisamente. Es incómodo.

Menús, opciones y listado de juegos

THE C64 Mini tiene un menú similar al que ya hemos visto en otros productos de este estilo como pueden ser la NES mini y la SNES mini. Al encender la unidad, lo primero que vemos es un carrusel con todos los juegos expuestos en horizontal. Basta con ir pasando de izquierda a derecha con la palanca del joystick para ver más detalles de cada uno de ellos y seleccionarlos para jugar.

The c64 Mini

En la parte inferior, justo debajo del carrusel, tenemos acceso a la configuración de la pantalla, podemos seleccionar el idioma de los menús y también elegir en qué idioma queremos que esté configurado el teclado si llegamos a conectarle uno vía USB. No hay mucho más.

En general es un sistema bastante estándar, funcional y cómodo, lo cual nos permite ponernos a jugar en pocos segundos. Enciendes la unidad, eliges juego y ya. Ni tiempos de carga ni historias. En eso sí que hemos ganado con respecto a los títulos originales en cassette, claro. Lo que nos hubiera gustado que todo fuera así de rápido en los 80 (bueno, con los juegos de cartucho para MSX que decía antes íbamos rápido, sí, pero también eran mucho más caros que los cassettes, por lo que entraban muchos menos en casa).

Los juegos, evidentemente, son los que son. Seguramente para la gran mayoría no serán tan populares como los de las consolas mini de Nintendo, por seguir con la comparativa, pero los fans del Commodore 64 que en su día fueron a por todo seguro que encuentran más de una y de dos excusas para echarse unas partidas.

Funcionan bien, no he detectado cosas extrañas mientras jugaba, y el sistema ofrece la posibilidad de guardar partida en cualquier momento. Más tarde, cuando queramos seguir por donde lo dejamos, bastará con abrir el juego en cuestión, pulsar el botón situado en la esquina inferior derecha del joystick y seleccionar la opción de cargar datos. Fácil, sencillo, cómodo y rápido.

El listado de juegos, con un total de 64, es el siguiente:

  • AlleyKat
  • Anarchy
  • Armalyte: Competition Edition
  • Avenger
  • Battle Valley
  • Bounder
  • California Games
  • Chip’s Challenge
  • Confuzion
  • Cosmic Causeway: Trailblazer II
  • Creatures
  • Cyberdyne Warrior
  • Cybernoid II: The Revenge
  • Cybernoid: The Fighting Machine
  • Deflektor
  • Everyone’s A Wally
  • Firelord
  • Gribbly’s Day Out
  • Hawkeye
  • Heartland
  • Herobotix
  • Highway Encounter
  • Hunter’s Moon
  • Hysteria
  • Impossible Mission
  • Impossible Mission II
  • Insects In Space
  • Mega Apocalypse
  • Mission A.D
  • Monty Mole
  • Monty on the Run
  • Nebulus
  • Netherworld
  • Nobby the Aardvark
  • Nodes Of Yesod
  • Paradroid
  • Pitstop II
  • Rana Rama
  • Robin Of The Wood
  • Rubicon
  • Skate Crazy
  • Skool Daze
  • Slayer
  • Snare
  • Speedball
  • Speedball II: Brutal Deluxe
  • Spindizzy
  • Star Paws
  • Steel
  • Stormlord
  • Street Sports Baseball
  • Summer Games II
  • Super Cycle
  • Temple of Apshai Trilogy
  • The Arc Of Yesod
  • Thing Bounces Back
  • Thing on a Spring
  • Trailblazer
  • Uchi Mata
  • Uridium
  • Who Dares Wins II
  • Winter Games
  • World Games
  • Zynaps
The c64 Mini

Fecha de lanzamiento y precio de THE C64 Mini

La fecha de lanzamiento de THE C64 Mini es el 29 de marzo de 2018 a un precio de 79,90 euros.

La opinión de VidaExtra

THE C64 Mini puede ser una opción a tener en cuenta para los verdaderos fans del Commodore 64 que quieran disponer de una réplica funcional, y quizás también para todos aquellos interesados en coleccionar este tipo de dispositivos, pero lo cierto es que en conjunto no da la sensación de ser un producto bien acabado.

La unidad en sí no está mal, a pesar de que el diseño de las teclas haya quedado un poco feote, pero el joystick es un tanto desastroso. Da la sensación de estar hecho con cualquier material, los botones no tienen una respuesta agradable y la palanca es muy mala. Una pena, porque entre una cosa y otra el conjunto se ve afectado negativamente.

Eso sí, THE C64 Mini incluye un buen montón de juegos y tiene la posibilidad de recibir actualizaciones de software mediante una memoria USB flash, lo cual deja la puerta abierta a que la biblioteca de juegos pudiera ser ampliada en algún momento.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio