Hemos jugado a The DioField Chronicle y apunta a convertirse en una de las mayores sorpresas de la recta final del año
Análisis

Hemos jugado a The DioField Chronicle y apunta a convertirse en una de las mayores sorpresas de la recta final del año

El evento Square Enix Plays 2022 que se ha celebrado en Londres en las últimas horas ha sido la mejor forma de traer parte del Tokyo Game Show 2022 a Europa y así probar algunas de las novedades de Square Enix para los próximos meses, entre las que no han faltado algunos títulos que están contando los días que les quedan para ponerse a la venta en las tiendas, véase el caso de The DioField Chronicle.

Recuerdo el momento cuando se anunció que mucha gente pensaba que se iba a tratar de un nuevo Final Fantasy Tactics y al final para más de uno fue una decepción por tratarse de algo diferente. No obstante, tras haberlo probado a fondo durante algo más de media hora, he de decir que mucho ojo con este juego que está a punto de salir a la venta y no ha hecho mucho ruido desde que fue presentado, porque puede llegar a ser una de las mayores sorpresas de este mes e incluso de lo que queda de 2022.

Unas batallas de estrategia que beben de Fire Emblem y Final Fantasy

En cuanto vi a otros compañeros librando alguna que otra batalla en The DioField Chronicle no pude evitar acordarme de Fire Emblem. Tampoco es que la obra de Square Enix se juegue igual que la mítica saga de Nintendo, porque aquí se prescinde de los escenarios compuestos por casillas, pero por la ambientación con ese toque medieval y ciertos aspectos de la jugabilidad, se podría considerar que se ha tomado como referencia la serie de la gran N para su desarrollo.

The Diofield Chronicle 01

Algo que me encantó desde el primer momento al ponerme a los mandos es el hecho de que los combates que libraremos pueden presumir de tener su toque personal que los hace únicos frente a otras propuestas similares. Aquí todo transcurre en tiempo real y no hay turnos de por medio, aunque el juego también nos deja tomárnoslo con calma y pensar detenidamente cuál será nuestro siguiente movimiento a la hora de desplazar las unidades por el mapa.

Básicamente lo que debemos hacer es seleccionar a una o a varias de las unidades que tenemos a nuestra disposición y a partir de ahí indicar a qué parte de la zona se desplazarán. Lo bueno es que la trayectoria no tiene por qué ser ir del punto A al punto B y ya está, sino que podemos establecer diferentes rutas para que el personaje en cuestión pase por varios sitios hasta alcanzar su destino o incluso cancelarlo.

Además, no tendremos límite de movimientos, por lo que podemos hacer que se muevan todo lo que queramos sin ningún inconveniente. Eso sí, en ningún momento hay que perder de vista a los enemigos porque estos cuentan con su propio rango de visión, lo que supone que si uno de nuestros soldados se mete dentro de él provocará que nuestro adversario se abalance a por nosotros y comiencen a luchar sin parar hasta que uno de los dos sea derrotado.

The Diofield Chronicle 03

Esto nos permite jugar un poco con la inteligencia artificial, que no ha dado la impresión de que sea demasiado fina, porque en mi caso lo que hacía era llevar a un soldado con un escudo para que se comiera los golpes mientras los demás se dedicaban a repartir estopa sin ton ni son. La cuestión es que el ejército enemigo solo atacará al primero que tenga a la vista, pasando por completo de todos los demás, así que podemos aprovechar esta misma situación para tender una emboscada.

De este modo, mientras tenemos a uno de nuestros héroes recibiendo palos, con los demás podemos trazar una ruta para que se coloquen en su espalda y así causen más daño de lo normal. Lo suyo sería que en una situación de este tipo se giraran para machacar a aquellos de los nuestros que le estén propinando mayores impactos, pero no ocurrió ni una sola vez. Aun así, tampoco es que sea pan comido, porque hubo momentos en los que había varios enemigos muy juntos y en los que me llegue a encontrar en plena desventaja.

Por lo tanto, hay que pensar qué acciones vamos a realizar y sobre todo el lugar en el que nos vamos a situar para no estar frente a un auténtico aprieto. De hecho, hubo una vez en la que dos de mis unidades fueron derrotadas, aunque con acercar a un aliado a su posición podía reanimarlas transcurridos unos segundos para que regresara a la acción. A su vez, no me dio la sensación de que hubiese un límite de uso, pero las pociones para curar a los personajes sí que serán realmente escasas.

The Diofield Chronicle 04

En otro orden de cosas, las unidades serán diferentes entre ellas por las capacidades con las que cuentan, algo que se verá reflejado sobre todo en los ataques especiales. Estos causarán estragos y efectos secundarios, como por ejemplo el hecho de que el que lleva el escudo puede aturdir a los que tenga cara a cara, mientras que el arquero puede disparar una lluvia de flechas en una dirección o el jinete es capaz de ejecutar una embestida en la dirección que le indiquemos.

Por otro lado, los escenarios dan la impresión de que no serán meros decorados y también jugarán un papel importante. En una de las misiones tuve que conquistar unas torres para así activar unos puentes levadizos, a lo que se suman pasillos, rampas o lugares más amplios que también influyen en nuestra planificación de las acciones a la hora de pensar qué haremos o colocar a nuestras unidades en una posición determinada.

Y si hay algo por lo que se nota que es un juego de Square Enix e incluso se podría confundir con un Final Fantasy es por el tema de las invocaciones. Al rellenar unos cristales azules podemos invocar criaturas para que arrasen con todo y naturalmente causen una auténtica masacre. A falta de saber cuántas habrá y cuáles, la primera que te presentan es el mismísimo Bahamut, que desciende desde los cielos con una impresionante cinemática y con un ataque que resultará muy familiar a todos los seguidores de FF.

Las actividades cuando no todo es batalla tras batalla

The Diofield Chronicle 02

Otro de los mayores motivos por los que me he acordado de Fire Emblem, especialmente de Fire Emblem: Three Houses, es porque al terminar cada misión regresas al castillo principal en el que se reúne nuestro grupo de mercenarios. En estos momentos todo transcurre en una perspectiva en tercera persona para que vayamos de un lado para otro hablando con los otros soldados o personajes que están ubicados por las habitaciones y así entablar amistad o mejorar nuestra relación con ellos.

Desconozco hasta qué punto influirán estas situaciones, porque la parte que vi era de lo más básica y no ofrecía demasiadas opciones más allá de ir de un lado para otro para charlar con cualquiera. Lo que sí me gustó fue que había como una mesa de operaciones desde la que podías seleccionar la siguiente misión a cumplir, con sus propios objetivos y desafíos secundarios para desbloquear recompensas especiales.

Asimismo, en este lugar también tendremos la oportunidad de perfeccionar a nuestro grupo al modificar sus piezas de equipo o también canjear los puntos de habilidad que vayan obteniendo a base de subir de nivel, para que así sus estadísticas se vean aumentadas y de paso ganen más ataques especiales.

The Diofield Chronicle 05

La verdad es que me quedé con ganas de profundizar más en esta sección, pero no habrá que esperar demasiado para comprobar qué más puede ofrecer The DioField Chronicle, porque su lanzamiento se producirá la semana que viene, aunque hay que resaltar que no vendrá localizado al castellano, lo que puede resultar una barrera para alguno porque antes y después de cada misión hay una buena tira de conversaciones. Eso no quita que el juego tenga una pinta excelente y pueda ser uno de los que deje huella sin que nadie se lo esperara.

  • Plataformas: PS4, PS5 (versión jugada), Xbox One, Xbox Series X/S, Nintendo Switch y PC
  • Multijugador: No
  • Desarrollador: Square Enix
  • Compañía: Square Enix
  • Lanzamiento: 22 de septiembre de 2022
Temas
Inicio
Inicio