Todo lo que me ha gustado, lo que no y lo que ha conseguido cabrearme de la beta de Call of Duty: Modern Warfare 2
Análisis

Todo lo que me ha gustado, lo que no y lo que ha conseguido cabrearme de la beta de Call of Duty: Modern Warfare 2

Hacía mucho tiempo que un Call of Duty no me despertaba la ilusión que este Modern Warfare 2 ha conseguido rescatar de un rincón de mi cerebro. Puede que sea la nostalgia que me despierta el nombre, tal vez el haber quedado más que satisfecho con la anterior edición de Infinity Ward, o a lo mejor se reduce a algo tan simple como tener ganas de pegar mochazos.

El caso es que la pasada noche ha sido una de las clásicas de CoD. Una en la que, tras empezar manqueando y estar más perdido que Cloud el día de San Valentín, tomé las riendas de Call of Duty Modern Warfare 2 y me hinché a aniquilar enemigos, ganar partidas y terminar, para mi grata sorpresa, muchas de ellas en positivo.

No fue una experiencia 100% perfecta, pese a ello, así que parece justo detenernos unos minutos para analizar qué es lo que me ha gustado, lo que no, y lo que ha terminado por sacarme de mis casillas.

Lo que me ha gustado de Modern Warfare 2

Nuevo sistema de perks de Modern Warfare 2

Puede que el mayor cambio que atesora Call of Duty Modern Warfare 2 esté justo aquí, en un nuevo sistema de perks que me sonaba a marcianada durante los primeros minutos pero que no ha tardado en hacerme clic en la cabeza. Con cuatro perks a elegir, la idea aquí es empezar la partida con los dos primeros activados y que, sobre la marcha, se vayan desbloqueando los otros dos.

Consigue motivarte a seguir jugando lo mejor posible para ganar habilidades. 

La idea es que tras esos dos primeros tengamos que esperar cuatro minutos para el siguiente y otros cuatro para el final. Sin embargo, en base a tu rendimiento de puntos conseguidos con muertes, asistencias y objetivos, cada 10 puntos se acotará 1 segundo esa espera. Vamos, como si convirtieses la activación de los dos últimos perks en aquellas míticas rachas de bajas que no se reiniciaban al morir.

Lejos de ralentizar tu estilo de juego, lo que consigue es motivarte a seguir jugando lo mejor posible para arañar segundos y, conforme vas ganando nuevas opciones de habilidad, la partida se va volviendo cada vez más dulce. Saber que ahora cuentas con algo que antes no tenía ayuda a dinamizar la partida para hacerla menos repetitiva durante lo que ya de por sí suele ser un corto periodo, y la verdad es que le sienta de maravilla.

Modern Warfare 2

Sin parar de jugar

Acostumbrados a betas -y juegos finales- en las que la conexión suele ser un sindiós considerable, me ha alucinado lo fluido que ha sido saltar de una partida a otra en este Call of Duty Modern Warfare 2.

Evitando en todo lo posible tiempos de preparación, a menudo me veía terminando una partida y empezando la siguiente sin siquiera tiempo para degustar lo que había desbloqueado y lo que no.

Y me parece una gozada cuando sales enchufado de una partida, la verdad. Si quiero ponerme a toquetear clases ya me ocuparé yo de frenar la búsqueda para dedicarle tiempo a retocar clases. Me interesa mucho más no perder tiempo esperando a que todo esté listo.

Mapas a lo Black Ops

Es difícil que suela casar con los mapas de Infinity Ward porque siempre me han tirado más los de Treyarch, especialmente los de Black Ops 2 con aquellos clásicos tres carriles a lo MOBA en los vivir frenéticos encontronazos por intentar alcanzar el otro lado. Aquella, que me sigue pareciendo de las mejores ideas que ha tenido esta franquicia, vuelve aquí en cierto sentido.

Si bien es cierto que la posibilidad de colarte tanto en el centro como en la espalda de esos "pasillos" diseñados para generar tiroteos es fácil, y que su estructura es lo bastante abierta como para tener carriles que se cruzan en vez de ceñirse a tres caminos en paralelo, el espíritu de aquél concepto se palpa en los tres mapas incluidos en la beta.

Siguen siendo laberínticas ratoneras en las que me sobran no pocos puestos para campear y esas malditas puertas que me hacen más mal que bien en base a mi forma de jugar, pero por primera vez en mucho tiempo salgo de un mapa de una entrega de Infinity Ward con muy buenas sensaciones. Ojalá se mantengan en el resto de escenarios.

Lo que no me ha gustado del nuevo Call of Duty

Mucha variedad pero poco donde escoger

Puede que por gustos personales o por no haberme metido de lleno en ello, una de las cosas que más me escamen es haberme encontrado con multitud de opciones por las que, aventuro, voy a pasar de puntillas. Las ayudas que se activan con L1+R1 tras un breve periodo de tiempo, sin ir más lejos, me parecen una inmensa lista de opciones que no me llaman nada la atención.

Hay chutes de adrenalina, cajas de munición, máquinas capaces de minimizar el ruido de nuestros pasos y hasta un soldado hinchable que se activa de forma remota o al cruzarse un enemigo en su camino.

A nivel de efectos en forma de explosiones y partículas el juego luce espectacular.

Detallitos que suman, en cualquier caso, pero que a la larga parecen lo bastante inútiles como para que sólo vayas a centrarte en dos o tres de ellos. Hay cierta sensación de falta de ideas realmente claves para darle la vuelta a la partida o a tu forma de jugar.

Modern Warfare 2

Un Call of Duty sin sorpresas en lo visual

Lo visto de la campaña me invitaba a soñar con un pequeño aunque apreciable salto de calidad en lo gráfico, pero como suele ser habitual en estos casos el multijugador se queda varios pasos atrás de lo que promete la aventura principal. Por falta de recursos no será, menos aún en las nuevas consolas, pero sin embargo aquí estamos.

Sí, es cierto que a nivel de efectos en forma de explosiones y partículas el juego luce espectacular, pero además de torpedear en muchas ocasiones lo bien que puedas jugar. Te ahorras el problema del retroceso con unas manos que ya no parecen de mantequilla (por fin), pero entre fogonazos y partículas de humo visualizar al enemigo es todo un reto.

Hubo un inicio de partida en el que sobrevuelas Amsterdam para llegar hasta el hotel en el que se desarrolla la partida que, a todas luces, me pareció de esos momentos a los que le haces un pequeño gif en una red social y se viraliza como la espuma.

Edificios planísimos en detalles y un agua de los canales que llamaba más la atención por lo cutre que resultaba que por convertir ese paseo en helicóptero en una experiencia impresionante. Bueno, miento, impresionar impresiona, pero en el peor sentido de la palabra.

El respawn sigue siendo una broma de mal gusto

Todo lo anterior son temas que puedes esquivar u obviar con facilidad, al fin y al cabo el juego sigue adelante y a nivel de gunplay, escenarios y posibilidades funciona como un tiro, pero con lo que realmente me enfadé es, una vez más, con los fallos clásicos de respawn de Call of Duty.

Que salgas de una reaparición y tengas a un enemigo detrás que no te permite ni dar dos pasos, en pleno 2022 y tras chopocientas entregas sufriendo en mayor o menor medida el mismo problema, me parece de traca.

Que en un duelo por equipos de grupos reducidos y mapas considerablemente grandes tengas que estar tropezándote con problemas de reaparición que son de primero de multijugador online es para llevarse las manos a la cabeza.

Modern Warfare 2

Sé que estamos en beta y que siempre hay margen de mejora y testeo con usuarios reales de cara a retocar cositas aquí y allá, pero a estas alturas de la película es un problema que deberíamos tener ya superadísimo y que, sin embargo, sigue generando más dolores de cabeza de los que merecemos como fans de esta saga.

Temas
Inicio
Inicio