Publicidad

Volviendo a Hearthstone con El Auge de las Sombras y el primer capítulo de Golpe en Dalaran. Diversión asegurada
Análisis

Volviendo a Hearthstone con El Auge de las Sombras y el primer capítulo de Golpe en Dalaran. Diversión asegurada

Publicidad

Publicidad

Hearthstone es el típico juego que sigo abandonando y al que acabo volviendo una y otra vez. Imagino que le pasará a muchos más jugadores: cuando el meta de una expansión está totalmente asentado puede llegar a ser un poco aburrido por diversas razones, así que lo dejas hasta que entre una nueva colección de cartas. Y con El Auge de las Sombras, por supuesto, he vuelto a picar.

La expansión está disponible desde el pasado 9 de abril, por lo que el meta todavía se está definiendo. Es cierto que ya hay varios mazos dominantes, como por ejemplo ese Bomb Warrior que nos trae a todos de cabeza o el Token Druid, pero creo que aún queda margen de maniobra. En mi caso he decidido tirar por el nuevo Hand Mage con Khadgar, Kalecgos y aquellas cartas que tienen buena sinergia con ambas.

Probablemente no acabe siendo el mejor mazo de esta expansión, pero sin duda da para unas partidas divertidísimas y es capaz de hacerle frente a muchos tipos de mazos. Si queréis probarlo, en la descripción de este vídeo podéis copiar la versión del mazo que usa Trump, que es con la que he estado jugando.

Risas aseguradas, sobre todo cuando estáis a menos de 10 puntos de salud, el contrincante está como nuevo, y lográis darle la vuelta a la tortilla soltando todos los bichos enormes que, gracias a Khadgar y a un par de hechizos, podéis multiplicar hasta tener un tablero realmente demoledor. Ojo, no recomiendo gastar todo el polvo arcano en este mazo por lo que os comentaba sobre que no acabará siendo el mejor, pero si tenéis la mayoría de las cartas, incluso sin Khadgar es divertido.

No he podido probar muchos más mazos fuertes porque, sencillamente, no me llega el polvo arcano para crear todas las cartas necesarias. Al final, por mucho que algunas cosas cambien en Hearthstone, para tener mazos realmente competitivos y poder subir en ladder hay que dedicarle mucho tiempo, optimizar las recompensas, poder desencantar cartas y crear las mejores. Porque hablo de jugar sin aflojar ni un solo euro, claro. Siempre está la Arena si tenéis suficiente oro o estáis dispuestos a pagar con dinero real en busca de sus recompensas, pero para mí sigue siendo un terreno demasiado árido. Suelo caer en las primeras rondas, así que hace años que no entro.

Golpe en Daralan, una nueva aventura de lo más divertida

Hearthstone

Más allá de las nuevas cartas que ha traído consigo la expansión, El Auge de las Sombras también trae bajo el brazo una nueva aventura para un jugador llamada Golpe en Dalaran. Abrió las puertas hace un par de días, el 16 de mayo, y el primer capítulo de los cinco que habrá en total es gratuito para todos los jugadores. El resto son de pago y se podrán adquirir a cambio de monedas de oro ganadas en el juego o con dinero real. La cosa es que está realmente divertido y, si bien sigue la pauta de las últimas aventuras, trae como siempre algunas nuevas mecánicas para darle algo de sabor al asunto.

Como su propio nombre indica, Golpe en Dalaran nos invita a llevar a cabo un gran robo. En este caso, el malo maloso de Rafaam ha formado un equipo de supervillanos, La Liga del MAL, con el objetivo de robar la ciudad mágica de Dalaran. Y así, en la piel de uno de estos agentes, tendrás que ir luchando contra una serie deenemigos cada vez más fuertes hasta completar el capítulo. En total son ocho jefes y, aunque es cierto que cada uno ofrece algo más de resistencia que el anterior, en general son combates más o menos sencillos. El último sí es algo más complicado, tampoco demasiado, pero luego, si os sabe a poco, siempre podéis volver a jugar el capítulo en dificultad heroica.

Al principio de la aventura hay que escoger un poder de héroe y, a medida que vayamos avanzando en el capítulo, el juego nos irá dando a elegir diversos bloques de cartas, así como efectos pasivos que pueden llegar a ser realmente potentes. Esto permite que, cada vez que queramos llevar a cabo el capítulo de nuevo, tengamos la posibilidad de escoger distintas cartas y efectos que cambian el enfoque de las partidas casi por completo.

Lo más interesante, en todo caso, es que en un par de ocasiones durante el camino nos toparemos con un tabernero que nos permitirá eliminar algún esbirro o hechizo que no nos acabe de gustar, así como escoger nuevas cartas. Es decir: además de seleccionar pequeños bloques de cartas antes de cada nuevo jefe, estos encuentros con el tabernero nos permitirán ajustar nuestro mazo un poquito mejor durante la marcha. Y lo cierto es que se agradece mucho.

Por otro lado están las tácticas y mecánicas de los jefes enemigos. La primera jefa es una administrativa harta del papeleo que nos fastidiará durante toda la partida con sus movimientos de cartas, aunque es muy sencilla de batir. A partir de ahí vamos a encontrarnos con jefes muy molestos, especialmente el de tipo druida que no dejará de crear antárboles, y la jefa final, que es capaz de poner esbirros de nuestro mazo en su tablero para molestar todo lo que pueda y más.

Creo que la hora, hora y pico no os la quita nadie para completar el capítulo, pero el grado de rejugabilidad es muy alto gracias a los desbloqueos por completarlo y a las distintas cartas que podemos ir eligiendo antes de los combates. Eso sumado a lo que os comentaba del nivel de dificultad heroico. Y una última cosa: aquí, como viene siendo habitual, no hay puntos de control. Si un jefe os mata a mitad de capítulo os tocará empezar de cero.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir