Compartir
Publicidad
Publicidad
Probamos Super Mario Run: no es revolucionario, pero entretiene y engancha
Aventura - Plataformas

Probamos Super Mario Run: no es revolucionario, pero entretiene y engancha

Publicidad
Publicidad

Ya hemos podido probar Super Mario Run, el nuevo juego móvil de Nintendo que llegará primero a iOS (el 15 de diciembre) y posteriormente a Android (en 2017, sin fecha concreta confirmada aún). ¿Conseguirá mantener el estado de gracia de la compañía nipona tras lanzamientos tan exitosos como la NES Mini o Pokémon Sol y Luna? Vamos con nuestras primeras impresiones.

No es solo un outrunner

Si nos dejamos guiar por su nombre y por que es un juego móvil, quizá pensemos que se trata de un "jueguecito" sencillo, facilón y sin muchas complicaciones. Bueno, en parte es así porque tiene el sello Nintendo por todos lados (casual, intuitivo, con instrucciones para dummies...). Sin embargo, Super Mario Run es algo más que un outrunner o un plataformas en el que tengamos que correr, saltar y ya.

Que sea un juego sencillo no quiere decir que sea facilón o aburrido

Sí, Mario corre solo y nosotros tenemos que saltar para conseguir monedas o para esquivar (o aplastar) enemigos. Pero hay más. En cada nivel nos encontraremos retos y puzzles para que pasarnos una pantalla no sea un paseíto de nada. Esto es bueno porque hace que queramos volver a jugar un nivel aunque ya nos lo hayamos pasado. Parece la típica tontería, pero después de conseguir el reto de reunir todas las monedas moradas de un nivel, te apetece pasar al siguiente: las plateadas. Y, claro, ni son tan fáciles de conseguir ni aparecen en el mismo sitio.

Aparte están las monedas normales, que vamos recogiendo por las pantallas, y sirven para comprar edificios y objetos para nuestro reino que nos irán dando facilidades y nos ayudarán a subir de nivel. Y loz puzzles (desde el típico con fantasmas a adivina cuál es la puerta correcta en la que se esconde el alijo de monedas) se aseguran de que el juego no sea un trámite, sino que tenemos que pensar.

También está el modo Toad Rally, hecho para jugar con nuestros amigos o cualquier otra persona por Internet. Las partidas en este modo siguen la dinámica de ganar al contrario mejorando su tiempo y su puntuación. La gracia está en que para poder acceder a este modo hacen falta tickets, que se consiguen en determinados cofres diseminados por los niveles del modo normal. Todo está pensado para engancharnos. Sin olvidarnos aquí de configurarnos nuestro propio reino con edificios y ornamentos varios, previo paso por caja en la Tienda Toad:

Comprar Super Mario Run

No hay micropagos

Super Mario Run es un free-to-play en el que, afortunadamente, no hay micropagos. Si decides no pagar, entonces podrás jugar solo a los tres niveles del primer mundo. En total, hay seis mundos de tres niveles cada uno, así que si quieres jugar a los 18 disponibles, tendrás que pagar 9,99 euros/dólares. Y aquí Nintendo asegura que, si pagas, no tendrás que volver a hacerlo para nada más. Ni para conseguir disfraces, ni para desbloquear personajes, ni para comprar monedas o tickets. Esto significa también que no habrá ventajas de los jugadores de pago frente a los gratuitos. Con un matiz. Cuando compramos el juego, Nintendo nos regalará 3000 monedas y 20 tickets, un empujón que tampoco genera muchos desequilibrios: no es una cantidad exagerada de monedas ni de tickets.

Entonces, ¿un usuario gratuito puede jugar sin problemas en el modo Toad Rally? Sí, simplemente tendrá que jugar unas cuantas veces a los tres únicos niveles que tendrá disponibles y reunir los tickets necesarios. Lo mismo si quiere crearse un buen reino con muchos edificios y ornamentos.

Solo con el pulgar

Super Mario Run está pensado para que lo juguemos solo con nuestro dedo pulgar. Y es bastante cómodo. El único misterio de los controles es que hay una lista de movimientos y saltos disponibles que se hace con una combinación de patrones en la pantalla. Hay un apartado de consejos en el que los podemos consultar, así que simplemente es cuestión de practicarlos. Esto se agradece porque añade una capa de dificultad para conseguir determinadas monedas o para llegar hasta según qué cofres.

Saltos Super Mario Run

Es bastante cómodo e intuitivo tanto en el iPhone 7 Plus en el que lo probamos como en el gigante iPad Pro de 13 pulgadas. En este último, al principio cuesta un poco acostumbrarse por el tamaño de la pantalla y porque tienes que readaptar la posición de tu muñeca para jugar bien con el pulgar. Más allá de esos dos primeros minutos, la experiencia es bastante rica porque los gráficos en pantalla grande ganan bastante en calidad y matices.

Suponemos que no habrá problemas en los dispositivos Android, al menos a nivel de manejo con el pulgar. Otro asunto es si sólo funcionará bien en teléfonos de gama alta o a partir de una versión determinada de Android.

Super Mario Run Ipad Pro

Posible baza para Nintendo Switch

Probarlo en la gran pantalla del iPad Pro nos hizo pensar en su posible adaptación a la futura Nintendo Switch. Y, sí, tiene bastante sentido: Mario es un atractivo por sí mismo y las mecánicas no serán difíciles de trasladar a la filosofía modular de la consola.

Además, si la gracia está en que podamos usar la consola como sobremesa o llevárnosla a cualquier parte, ¿qué mejor que una partida de un juego como Super Mario Run? No debe ser un desafío a nivel gráfico ni, como decimos, a nivel controles. Y no olvidemos las posibilidades multijugador del modo Toad Rally.

Si acaba haciéndose realidad, la bola de cristal VidaExtra ya lo adelantó :P

¿Yay or nai?

Super Mario Run

Bueno, ¿entonces el juego merece la pena o no? Engancha, es divertido, casual y seguro que tendrá una legión de fans desde el primer día. Sin embargo, 9,99 euros/dólares puede ser una gran barrera para muchos usuarios que igual se conforman con recoger un puñado de monedas para desconectar y ya.

Cada partida dura entre 60 y 90 segundos y, según Nintendo, podremos llegar hasta las 12 o 15 horas de juego. La duración total o la de cada nivel no es el la cuestión, sino si a la quinta hora no estaremos aburridos de andar correteando y saltando con Mario (o con Luigi, o con Peach o con Yosi, con los que también podremos jugar conforme subamos de nivel) o si estaremos más viciados que nunca. Y para saber eso habrá que esperar a nuestro análisis a fondo.

No creemos que vaya a ser un éxito tan bruto como el de Pokémon GO. Super Mario Run no es revolucionario, no inventa nada. Está bien hecho y pensado para engancharnos, pero quizá eso no sea un argumento suficiente para que los usuarios pasen por caja. Al menos con ese precio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos