Publicidad

Todo lo que hace único a Animal Crossing, o el arte de hacer especial cada pedacito del día
Cultura

Todo lo que hace único a Animal Crossing, o el arte de hacer especial cada pedacito del día

Publicidad

Publicidad

Por lo general, los videojuegos, así como cualquier otro formato lúdico, suelen partir de dos sencillas premisas: establecer un objetivo y dar al jugador unas reglas o instrucciones para conseguirlo. La clave para que un juego sea considerado bueno -o al menos, interesante- suele encontrarse en alcanzar la satisfacción en ambos factores. Y eso es precisamente lo que hace especial la saga Animal Crossing, aunque lo hace partiendo de un enfoque  único.

Como reconocen los propios responsables de la saga, Animal Crossing es una experiencia en la que los jugadores pueden elegir sus propios objetivos y disfrutar del juego de una forma singular. Dicho así no parece tan especial o diferente a otros Life Simulation como los Sims. Sin embargo, para entender el verdadero encanto del juego tenemos que remitirnos a una de las frases más comunes de Shigeru Miyamoto: “la vida hay que vivirla sin desperdiciar ni un instante”

Dicho lo cual, ¿hasta qué punto Animal Crossing: New Horizons puede ser considerado un juego especial? Desde luego, su aspecto -calculadamente adorable- es realmente sencillo, y su jugabilidad tampoco exigirá a quien esté al otro lado de la pantalla desarrollar reflejos extraordinarios o le expondrá ante complicadas tareas. Más bien, todo lo contrario.

Screenshot 1152

Es más, no hay desafíos, enemigos, complicaciones ni rescates. Lo cual no es sinónimo de que no haya nada que hacer: Animal Crossing es estamos  un pozo de horas sin fondo. Uno de esos juegos que, sin absorberte el alma, hacen que las horas se te pasen ligeras, con el añadido de ofrecer -hasta cierto punto- una experiencia relajante. 

A fin de cuentas, y como verás un poco más abajo, la clave del éxito de Animal Crossing -y sus cifras millonarias- está en cómo se invita al jugador a disfrutar de los pequeños placeres. Y lo que es mejor: compartirlos con otros.

La ciencia y el arte de arropar al jugador a través de un videojuego

Screenshot 1156

Un trámite obligatorio: ¿Cómo se juega a Animal Crossing? En esencia, en cada juego el esquema básico es el mismo: somos un sencillo aldeano recién llegado a una pequeña comunidad de vecinos. Un pueblecito, un camping o, en el caso de Animal Crossing: New Horizons, una exótica isla. Siempre lugares con encanto, un punto exótico y con una rica naturaleza a nuestra disposición.

Si nos ponemos pragmáticos, se podría decir que en el fondo la experiencia que nos propone Animal Crossing es la de convertirnos en recaderos para una divertidísima y curiosa población de animales antropomórficos y crear un hogar al gusto a base de intercambios, creaciones, mejoras y toda clase de actividades que se disfrutan todavía más haciendo de manera cooperativa. 

Invitándonos a jugar un poquito cada día, aunque sea solo a pasarnos a saludar a nuestros vecinos.

Screenshot 1154

Y sin embargo, lo verdaderamente magistral de la experiencia Animal Crossing es cómo el propio  juego nos hace sentirnos acogidos y nos arropa, no a través del tradicional estilo narrativo de las aventuras, sino de cara a actividades y eventos que irán floreciendo a lo largo de los meses venideros, cautivándonos en el mejor sentido de la expresión.

Haciéndonos formar parte de esa alocada comunidad de vecinos sin que en ningún momento el conjunto pierda su tono vacacional .

Un ambiente que nos invita a ser alegres. A ser generosos en regalos, pero también a través de palabras amables con personajes que dejan de ser NPC y pasan a ser parte de nuestro día a día. Sobre todo, cuando descubrimos que si dejamos de jugar un tiempo, el vínculo seguirá estando ahí y se nos hará saber que nos habrán echado de menos.

Screenshot 1157

Sentimientos, por otro lado, que se han insuflado desde la primera entrega por parte de su creador, Katsuya Eguchi, el cual exploró y estableció las temáticas esenciales de todos los Animal Crossing a través de su experiencia personal.

Animal Crossing presenta tres temas: familia, amistad y comunidad ¡Pero la razón por la que quería investigarlos fue porque estaba tan solo cuando llegué a Kioto! Chiba está al este de Tokio, a bastante distancia de Kioto, y cuando me mudé allí dejé atrás a mi familia y amigos.
Al hacerlo, me di cuenta de que estar cerca de ellos, poder pasar tiempo con ellos, hablar con ellos, jugar con ellos, era algo muy importante. Me pregunté durante mucho tiempo si habría una manera de recrear ese sentimiento, y ese fue el ímpetu detrás del Animal Crossing original.

Existe un segundo elemento esencial y más palpable de cara a entender el éxito de la propia experiencia, es la manera de traspasar la propia pantalla. No desde el juego hacia el jugador, sino del mundo real al propio juego: el paso del tiempo y las estaciones afecta al mundo de Animal Crossing y a sus actividades. Y no solo eso, la participación de otros jugadores en nuestra partida también acaba calando poco a poco en el conjunto.

Dicho de otro modo, que los vecinos te hablen de gente a la que conoces, el hecho de poder ofrecer regalos (primero por códigos y luego a través de los servicios online de Nintendo) o la funcionalidad de dejar un pequeño rastro de nuestro paso insufla vida a ese mundo que parece un diorama lleno de color, pero también lo hace más nuestro.

Screenshot 1155

Nos vincula a él más allá de nuestros propios progresos y del aldeano que nos creamos para la ocasión. Y se hace de manera magistral: no es crear un simple avatar, sino un personaje con emociones y presencia y un toque tan personal como único.

Uno de los encantos de Animal Crossing es poder vestir diferentes gorros y gafas, y experimentar con todo tipo de moda. Pero si hubiéramos obligado a los jugadores a usar personajes Mii, no habrían podido disfrutar de esta opción. También hay jugadores a los que les gustan las caras originales de los protagonistas de Animal Crossing.
Creo que si hubiéramos obligado a los jugadores a usar personajes Mii, habríamos restado diversión al juego. Por eso añadimos la opción de que tu personaje pueda elegir la cara de un Mii , y ponérsela o quitársela cuando quiera.
¡Es muy divertido ver que tu amigo viene de visita con la cara de su Mii! (Risas). Aunque también hay gente que elige tener la apariencia de otros personajes Mii, así que en cuanto los ves, te preguntas: “¡¿Quién será?!” (Risas).

Con eso por delante, ¿puede el universo Animal Crossing ofrecer una alternativa real a juegos más ambiciosos en otros aspectos como el jugable o el visual? La realidad es que la experiencia que ofrece cada nueva entrega lo pone en una posición muy particular: no necesita medirse con los pelotazos del año para convertirse en tu nuevo juego favorito.

Más allá del GOTY: el logro de hacer especial el regresar a un juego

Screenshot 1151

Como comentamos más arriba, uno de los hitos de Animal Crossing: New Horizons es su manera de llevar el mundo real al encantador micromundo del juego. No solo a través de la convivencia con otros jugadores, sino ofreciendo la posibilidad de compartir momentos especiales. Por ejemplo, los eventos.

La llegada de New Horizons coincidirá con la primavera (en el hemisferio norte) y eso marca el inicio de acontecimientos muy especiales como el florecer de los cerezos, dando pie a actividades que hacen que viajar a la isla desierta que nos propone el juego el día de lanzamiento sea diferente a hacerlo en navidad. Y lo que es mejor: compartir esos momentos con otros jugadores.

Screenshot 1150

Como comentó Hisashi Nogami  a Iwata durante el lanzamiento de Animal Crossing: Let's Go to the City para Wii, las estaciones y el paso del tiempo son parte esencial dentro de la experiencia, no solo descubriendo lo que ofrecen sus cambios, sino también celebrándolos.

Si es  31 de diciembre, allá donde vayas de viaje en el mundo de Animal Crossing, podrás disfrutar de la Nochevieja. Pero no se puede hablar de eventos a la ligera cuando sabemos que cada país tiene su propia cultura. He tenido la oportunidad de convertirme en todo un experto en festividades regionales de todo el mundo! (Risas). 
En Japón, tenemos una fiesta llamada tsukimi (mirar la luna). En Japón, cuando hablamos de mirar la luna, nos referimos a la luna de mediados de otoño. También hay eventos relacionados con la luna que tienen lugar al mismo tiempo en América, pero son totalmente diferentes en esencia.
En el otoño americano, en tiempo de cosecha, se puede trabajar de noche cuando la luna está brillante, así que ellos celebran la Luna de Otoño por este motivo.

Lógicamente, y pese a no estar establecido como tal, el tono vacacional del juego es innegable. Animal Crossing busca a ser ese rinconcito o mundillo de diorama que sirve de refugio para pequeños y mayores, fomentando no solo su creatividad, sino que lo disfruten del modo que más les guste. De manera ajetreada o  de forma más relajada. Aunque, claro, cuanto más hagas, más cosas nuevas descubrirás.

Y sin embargo, también aventuras que trascienden al propio juego. En 2007 el artista ONESOUND ilustraba una historia muy personal acreditada a un miembro de IGN y que puedes ver en el siguiente vídeo.

A fin de cuentas, y como vimos más arriba, la temática de Animal Crossing siempre giró en torno a la familia, la amistad y la comunidad. Y pese a que el propio Katsuya Eguchi tardó un año en conocer la emotiva historia dibujada por ONESOUND, sus palabras no pueden ilustrar mejor aquello que hace especial la saga.

Pensar que algo en lo que trabajé  ayudó a crear algo que jugó un papel tan importante en la vida de alguien y les ayudó a entender algo importante para ellos...Me hace muy feliz.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios