Compartir
Publicidad

'Final Fantasy XII: Revenant Wings', primeras impresiones.

'Final Fantasy XII: Revenant Wings', primeras impresiones.
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante las horas muertas de esta semana he tenido la oportunidad de probar uno de los títulos que más polémica están causando entre los usuarios, un juego que o lo adoras o lo odias, pero no está hecho para las medias tintas. Ese juego es 'Final Fantasy XII: Revenant Wings' para Nintendo DS, la secuela de el último título de la famosa franquicia de Square Enix aparecido para PS2, el cuál por cierto, también ha sido objeto de numerosas críticas por parte de algunos jugadores.

3.gif
La historia nos sitúa tras lo ocurrido en 'Final Fantasy XII' y una trabajada cinemática introductoria nos presenta a Vaan, Penelope, Balthier y Fran que acaban de embarcarse en la aventura de conseguir un famoso tesoro. Tras esto la historia comienza a coger forma y acompañamos a la pareja protagonista, Vaan y Penelope, hacía una región que se encuentra flotando sobre sus cabezas. Este territorio es conocido como Luminés y sus habitantes se encuentran bajo un temible peligro: El Juez Alado. Como era de esperar nuestra misión será devolver la paz a este nuevo mundo aunque de una forma distinta a la aparecida en otras entregas de la serie.

Una de las numerosas reseñas a las que sus detractores hacen referencia es el sistema de juego, las luchas de estrategia en tiempo real que Square Enix ya se encargó de probar en el notable 'Heroes of Mana'. En este juego el concepto de protagonista queda relegado a un segundo plano durante los combates ya que Vaan solo se encargará de guiar a las tropas, entre las que encontraremos a viejos conocidos de la anterior entrega así como la posibilidad de invocar diversas criaturas que nos acompañarán en los combates.

Dispondremos de tres tipos de personajes, los de ataque cuerpo a cuerpo, los magos blancos, los ataques aéreos y los magia negra a larga distancia. Como cabe esperar la vulnerabilidad entre unos y otros dependerá del tipo de ataque ya que por ejemplo los de tipo melee o cuerpo a cuerpo serán los mejores para combatir contra los enemigos que atacan a larga distancia. Este sistema de luchas me ha parecido bastante acertado para un título de estas características, ya que la mezcla de RPG y acción táctica le aporta una frescura que funciona muy bien con las características de DS y que muy probablemente acaba por implantarse como un nuevo género.

1.gif
Nuestras habilidades irán evolucionando durante el juego consiguiendo así nuevos ataques y magias. Las invocaciones a las que hacíamos referencia anteriormente también gozarán de un sistema de evolución que nos recordará al aparecido en 'Final Fantasy XII' para adquirir mejoras en los personajes. Así, con la ayuda de piedras que dejaran caer nuestros enemigos al ser derrotados, podremos ir consiguiendo nuevas criaturas de distintos tipos de ataque llegando incluso a poder dirigir tropas formadas por grandes iconos de la saga como Shiva o Ifrit. Su otro aspecto más destacable es el apartado gráfico, el cuál ha conseguido ofrecerme una grata sorpresa. Si os gusta el diseño de juegos como 'Heroes of Mana' o los 'Final Fantasy Tactics', el de 'Revenant Wings' os encantará, ya que además de sumarle el colorido correspondiente a este tipo de juegos y las más que notables animaciones de los personajes, podréis disfrutar de unas cinemáticas en pantalla doble que a más de uno os dejarán con la boca abierta. En este apartado lo único que se le podría reprochar es algunas breves ralentizaciones cuando el número de enemigos en pantalla es elevado.

En conclusión, 'Final Fantasy XII: Revenant Wings' además de acabar de pulir un nuevo subgénero y mostrarnos unos gráficos muy bien conseguidos es un juego se ha de probar para saber si será de tu agrado o no pero estoy seguro que a ninguno os dejará indiferentes.

fin

Sitio oficial | 'Final Fantasy XII: Revenant Wings' En VidaExtra | FFXII: Revenant Wings, trailer y nuevas imágenes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio