Compartir
Publicidad

El creciente enfrentamiento entre Riot Games, creadores de League of Legends, y sus empleados podría saldarse con una huelga masiva

El creciente enfrentamiento entre Riot Games, creadores de League of Legends, y sus empleados podría saldarse con una huelga masiva
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El reciente enfrentamiento entre Riot Games, conocidos por crear League of Legends, y sus empleados parece haber escalado hasta una situación insostenible, o al menos eso dicen los últimos reportes al respecto.

Todo comenzó el año pasado, cuando comenzaron a surgir voces que denunciaban el sexismo que impregnaba la cultura de la compañía. Un fuego que la propia Riot se encargó de avivar cuando se descubrió que, con el fin de evitar que muchos de sus empleados emprendieran acciones legales en su contra, tenían que firmar una serie de cláusulas de arbitraje privado que negaban la posibilidad de recurrir a la justicia ordinaria ante este tipo de cuestiones.

Este movimiento, claramente perjudicial para los intereses de sus trabajadores, ha acabado estallándole en las manos, abriendo la posibilidad de que muchos de ellos se lancen a una huelga que afectaría enormemente a una compañía, de propagarse la idea, que cuenta con más de 1.000 personas en plantilla.

No se sabe el número de empleados que estarían dispuestos a secundar este parón, pero según uno de ellos "el apoyo va mucho más allá del pequeño grupo de gente que se está organizándola".

Los rumores sobre organizar una huelga han ido haciéndose cada vez más fuertes entre algunos desde que se publicó el artículo en Kotaku, y aunque la dirección ha prometido una y otra vez que van a ser más transparentes en sus acciones todavía no han cumplido con su parte.  
Riot 4

No existe de momento una respuesta oficial por parte de la compañía de cara a la prensa, pero sí ha habido movimiento en lo que se refiere a su comunicación interna, con la encargada de velar por la diversidad de la empresa, Angela Roseboro, reconociendo que "sabemos que algunos de nuestros empleados sienten que no se les escucha" y organizando una serie de encuentros privados para que puedan exponer sus quejas -una medida que ha sentado mal entre los instigadores de las protestas, que sospechan que se trata de un nuevo intento de tapar las vergüenzas y esconder los problemas debajo de la alfombra-; y el CEO de la compañía, Nicolo Laurent, exponiendo lo siguiente de cara a sus empleados y también al público:

Nos sentimos orgullosos de todos aquellos compañeros que luchan por lo que creen. Queremos que nuestros empleados tengan la oportunidad de ser escuchados, y por eso no sentamos hoy con ellos para escuchar sus opiniones y aprender qué piensan sobre el arbitraje. También discutiremos el tema en nuestra reunión bisemanal del jueves. Los dos son puntos de encuentro importantes para nosotros a la hora de discutir nuestra política actual y escuchar su feedback; ambas cosas necesarias para evaluar nuestros procedimientos y nuestras políticas, incluyendo lo relacionado con el arbitraje.

Veremos cómo se desenvuelven los acontecimientos, pero parece claro que el conflicto no va a resolverse solo con palabras, y que será necesario que una de las dos partes ceda si no quieren enfrentarse a consecuencias que pueden marcar tanto el futuro del juego como el de la propia compañía.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio