Compartir
Publicidad
Publicidad

De precios, rebajas y traiciones

De precios, rebajas y traiciones
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen por ahí (Ray Maguire, jefazo de SCE) que con la bajada de precio que va a sufrir la PS3 dentro de una semana es posible que muchos de los que compraron la consola nada más salir al mercado se sientan traicionados. Permitidme que me parta de risa ante tal afirmación por varias razones, entre las que destacaría estas dos: 1) como hemos podido comprobar, esa rebaja de precio (la de la PS3 de 40GB) es una tomadura de pelo como la copa de un pino y 2) quien compra un producto electrónico recién salido del horno paga un precio que le permite disfrutar de él antes que el resto. Todo el mundo sabe que acabará bajando de precio tarde o temprano.

Mientras me sigo riendo con esas declaraciones, reconozco que me vienen que ni pintadas para hablar sobre unas cuantas cosas.

Como ya adelantaba al principio, y como el mismo Ray Maguire comenta en el artículo donde hace esas declaraciones tan graciosas acerca de los consumidores traicionados, el precio que uno paga al adquirir un producto electrónico como puede ser una consola de nueva generación, un móvil con las últimas prestaciones o una TV de plasma recién salida al mercado, es el precio de poder disfrutar de esa tecnología antes que nadie. O al menos antes que muchos otros.

En este sector todos los productos parten de un precio X, que puede ser más o menos elevado, y a medida que pasa el tiempo va descendiendo. Es una regla básica. No creo que nadie se compre una PS3 o una XBox 360 o la consola que sea creyendo que 1 año después seguirá costando lo mismo. Pues claro que va a bajar de precio, ¿cómo puede alguien sentirse traicionado por esto?

¿De verdad es tan importante tenerlo todo cuanto antes para poder disfrutar de algo que en 6 meses o 1 año vas a poder disfrutar igualmente con un mayor catálogo y a un precio más asequible? Y no hablo de poder o no poder permitírselo. Se puede disponer perfectamente del dinero y no estar dispuesto a pagar ese precio. Y si uno se lo gasta sabiendo cómo funciona el mercado no tiene sentido sentirse traicionado cuando el precio baje.

Creo que en muchos casos nos puede el afán de querer tenerlo todo. Ya, ahora mismo. Esa extraña obsesión por tener, tener y tener. Además, en algunos casos, tener por tener.

  • Me he comprado la X (sustituir la X por la consola que queráis)
  • ¿Ah, sí? Pues es cara, ¿no? ¿Qué juegos chulos tiene?
  • Mmmm... ninguno, pero yo ya la tengo

Actualmente estoy disfrutando con un montón de joyas de PS2. Es probable que algún día acabe por comprarme una PS3 y estoy seguro de que podré disfrutar de Heavenly Sword o de cualquier otro título interesante por mucho tiempo que haya pasado. El tiempo no es un factor determinante en la jugabilidad de un título: un juego divertido hace 5 años lo sigue siendo hoy. Un título divertido hoy lo seguirá siendo dentro de 5 años.

Lo que os decía: queremos tenerlo todo, cuanto antes y en ocasiones pagando lo que haga falta. No vaya a ser que el de al lado sea más que nosotros.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos