Publicidad

Valve deberá pagar una sanción de cuatro millones de dólares por haber infringido una patente con su Steam Controller

Valve deberá pagar una sanción de cuatro millones de dólares por haber infringido una patente con su Steam Controller
7 comentarios

Valve va a tener que pagar, al menos, cuatro millones de dólares a Ironburg Inventions por haber infringido una patente con su Steam Controller, un mando del que se vendieron 1,6 millones de unidades durante los cuatro años en los que estuvo a la venta. El juicio, que se llevó a cabo vía Zoom debido a las restricciones por la COVID-19, tuvo lugar el pasado 26 de enero de 2021 y este primer veredicto llegó ayer.

Ironburg Inventions, propietaria del fabricante de mandos SCUF Gaming, aseguró durante el juicio que la compañía avisó a Valve en 2014 de que su nuevo Steam Controller, que por aquel entonces todavía era un prototipo, incluía las mismas "superficies de control en la parte trasera" que ellos acababan de patentar.

En aquel momento, Valve hizo caso omiso de las advertencias de Ironburg Inventions y siguió adelante con sus planes, según esta información, y acabó lanzando el Steam Controller en 2015.

La patente a la que hace referencia Ironburg, registrada en 2011 por Simon Burgess y el propio CEO de Ironburg Inventions, Duncan Ironmonger, se puede consultar aquí. En la siguiente imagen podemos ver los controles traseros que, según Ironburg, usó Valve sin la licencia pertinente señalados con el número 11:

Mando Ironburg

Valve podría haber evitado esto con una licencia

Microsoft, por ejemplo, cuenta con una licencia de Ironburg que le permite usar ese tipo de controles en sus mandos. Valve, por otro lado, además de no atender a los avisos de Ironburg en 2014, aseguró durante el juicio que en ningún caso se había producido tal infracción.

La situación actual es que el jurado ha decidido de forma unánime que Valve infringió la patente de Ironburg y deberá pagar cuatro millones de dólares por daños. Ironburg pedía inicialmente 11 millones de dólares, o al menos los seis millones de dólares equivalentes al acuerdo de licencia al que llegó con Microsoft para los mandos de Xbox, pero por ahora se queda en esos cuatro millones.

El jurado, además, cree que Valve infringió la patente de Ironburg de forma deliberada, lo cual podría derivar en un aumento de dicha cantidad si el juez Thomas Zilly del Distrito Oeste de Washington entra en juego y considera que la ofensa de Valve es mayor. Queda por ver también cuál es el siguiente movimiento de Valve.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio