Después de jugar cientos de horas a los modos temporales de League of Legends, hay dos tan buenos que los convertiría en fijos
Juegos online

Después de jugar cientos de horas a los modos temporales de League of Legends, hay dos tan buenos que los convertiría en fijos

Recientemente os he contado cómo ha sido mi experiencia en League of Legends desde que comencé a jugar hace un par de años y el hecho de que ARAM ha sido prácticamente el único modo de juego al que le he dedicado miles de horas. Lo cierto es que me sentía un bicho raro porque tenía la sensación de que no había mucha gente en mi misma situación.

Sin embargo, en los comentarios que dejasteis me quedó claro que hay más jugadores que les pasa lo mismo y que no les agrada la Grieta del Invocador. Tampoco es que lo aborrezca, sino que simplemente no me atrae demasiado la mecánica que presenta el modo principal del LoL. En cambio, la historia es completamente diferente si hablamos del resto que utilizan el mismo mapa.

Y es que a veces se van habilitando varios modos de juego especiales que van rotando. Así pues, hoy toca hablar de dos de ellos, concretamente de URF y ARURF y de por qué deberían de llegar para quedarse de una vez por todas.

Dos alternativas ideales que van desfilando cada cierto tiempo

Para que no sea siempre lo mismo una y otra vez, de vez en cuando League of Legends lleva a cabo eventos temáticos que sirven para desbloquear recompensas de lo más suculentas, como sucedió por ejemplo el mes pasado con Deleite Lunar 2022 para celebrar el Año Nuevo Lunar, lo que a su vez permitió a los jugadores participar en ARURF.

Como he señalado previamente, este es tan solo uno de los modos de juego temporales con los que cuenta el MOBA de Riot Games. Solo están disponibles durante la duración del evento, de manera que en cuanto estos finalizan desaparecen sin dejar ni rastro hasta que la compañía se anima a traerlos de vuelta con la misma excusa.

En parte se entiende para que haya una mayor variedad, pero por ese mismo motivo, como hay tantos modos de juego temporales, no estaría nada mal que alguno más siguiese el mismo ejemplo que ARAM y pasase a ser fijo para siempre. Sobre todo en el caso de URF y ARURF, porque ambos son alternativas más que decentes para todos aquellos que no les gusta jugar a la Grieta del Invocador en su versión estándar.

La cuestión es que los tres transcurren en el mismo escenario y el objetivo principal es exactamente el mismo: dos equipos de cinco jugadores se enfrentarán entre ellos con la tarea de reducir a cenizas la base contraria. No obstante, ciertas características en las mecánicas de las partidas son las que provocan que destaquen tanto.

¿Qué tienen de especial URF y ARURF?

En los dos la acción es bastante más directa, con un ritmo que ni por asomo es tan pausado y por lo tanto las partidas son más cortas por lo general, con una duración de unos 20 minutos. Esto se debe a que todos los personajes disponen de un aura permanente que hace que puedan atacar más rápido de lo normal, ya que se reduce drásticamente el tiempo de espera de las habilidades y también se elimina por completo el coste de maná y energía.

League Of Legends Lux

Por eso mismo los campeones pueden atacar tan sumamente rápido, de ahí las siglas: Ultra Rapid Fire. Esto mismo se aplica a los ataques definitivos, de ahí que no haga falta esperar un minuto o dos en algunos casos para reutilizarlos de nuevo, al igual que sucede con los hechizos, pero también se aumenta las estadísticas para que causen más daño o sean más frecuentes los golpes críticos.

Por todo esto queda claro que estamos ante unos modos con un ritmo muy frenético y en los que no es tan determinante que un jugador sea eliminado. Sobre todo porque las bases cuentan con un cañón en el que se pueden introducir los miembros del equipo para salir disparados a cualquier lugar del mapa, hasta una cierta distancia, por lo que es fácil reincorporarse a la acción nada más reaparecer.

Más allá de todo esto, la diferencia que existe entre URF y ARURF es que en el primero son los jugadores los que pueden seleccionar el campeón con el que desean jugar tras una fase previa de baneo para prohibir hasta un máximo de cinco personajes que no podrá pillar nadie. En cambio, en el segundo todo será decidido aleatoriamente (All Random), de la misma manera que sucede en ARAM.

Excelentes, pero no perfectos

League Of Legends Zed

Partiendo de la base indicada hasta ahora, en estos modos no es tan obligatorio escoger un personaje en concreto para cada posición del mapa. No es que haya que seleccionar un jungla, un support, etc., y tampoco habrá que estar tan pendientes de machacar a los minions de los contrincantes, ya que se sube muy rápido de nivel y se gana bastante dinero al eliminar a cualquiera de los adversarios.

Es por todo esto que me encantan ambos y abandono temporalmente ARAM para dedicarme a ellos en exclusiva cuando están disponibles, porque resultan de lo más entretenidos y siguen siendo modos más enfocados a la acción y no tantísimo a la estrategia, lo que permite poder jugar desde cualquier posición y no centrarse en una sola dependiendo del campeón que tenga asignado cada uno.

A pesar de todo, no quiere decir que URF y ARURF sean perfectos ni muchísimo menos, porque el gran inconveniente que tienen a causa de su mecánica de regeneración tan veloz es que estos modos no están igual de compensados para todos los personajes. Por ejemplo, tras jugar cientos de partidas me he dado cuenta de que aquellos que atacan con magias o a distancia suelen partir con una ventaja considerable frente a los demás.

League Of Legends Hecarim

Esto se debe a que pueden atacar sin parar desde lejos sin tener que esperar a que se recarguen sus habilidades, así que en URF es costumbre ver por lo general a campeones de esta división o a aquellos que originalmente ya eran muy rápidos a la hora de plantar cara a sus oponentes. Entre los mayores ejemplos tenemos a Akali, Zed, Vel'koz, Fizz, Nidalee, Cassiopeia, Hecarim o Yuumi, por nombrar tan solo a unos pocos.

De hecho, la combinación que forman estos dos últimos es de las más asquerosas que he llegado a presenciar, por la velocidad que puede pillar Hecarim gracias a Yuumi y encima sin gastar nada de maná, lo que le convierte prácticamente en un rodillo cuando se aproxima a alguien arrasándolo con tan solo un par de golpes. Pero como digo, esto no es más que un ejemplo de tantos que he visto que me han parecido absurdos por lo bestias que son.

Al menos he de reconocer que URF me ha servido de excusa para aprender a controlar a ciertos personajes que luego han pasado a ser de mis favoritos tras comprobar los estragos que son capaces de causar aquí, especialmente Nasus y Twitch. En definitiva, Riot Games debería de considerar seriamente incorporar más modos a la lista fija aparte de la Grieta del Invocador y ARAM, que tras más de una década siendo el MOBA más popular del mundo ya va tocando un cambio en este aspecto.

Temas
Inicio