Compartir
Publicidad

Echando unas partidas a 'Silent Bomber'

Echando unas partidas a 'Silent Bomber'
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para muchos Hudson Soft siempre será recordada por 'Bomberman'. Ha sido y será uno de los títulos por excelencia de este mundillo, sobre todo a la hora de recomendar juegos con multijugador adictivo.

Si pensamos en los trabajos que se han visto influenciados por la saga de Hudson hay uno que suele sobresalir respecto a los demás ya que salió bien parado. Hablamos de 'Silent Bomber', una de las primeras obras de CyberConnect2 para PSone. Un 'Bomberman' futurista de desarrollo muy arcade que no tiene nada que ver, por suerte, con el olvidable 'Bomberman: Act Zero' de Xbox 360.

Todavía recuerdo, por motivos obvios, la primera vez que leí algo sobre este 'Silent Bomber'. Su publicidad era muy sexy, con una voluptuosa Katie Price que no pintaba nada ahí, pero nos daba igual. Éramos jóvenes, y un par de bombas bien puestas eran el reclamo perfecto para probarlo.

Silent Bomber

Bromas aparte, lo cierto es que ese tipo de publicidad resultó ser algo contraproducente, ya que daba la sensación de que necesitaba vendernos carne para atraernos, como si se tratase de un mal juego. Cosa que finalmente no resultó ser así, ya que CyberConnect2, tras haber parido 'Tail Concerto' un año antes, nos demostró que era posible crear un juego en solitario, influenciado por 'Bomberman', divertido. Todo gracias a un desarrollo muy arcade fácil de entender, pero difícil de dominar.

Tenemos un protagonista que es capaz de soltar bombas con el cuadrado y explotarlas con el triángulo, como en el clásico de Hudson Soft, pero que a su vez es capaz de saltar, de esquivar con una acometida veloz en el aire, y de incluso fijar al enemigo para lanzarle bombas a distancia. Porque aquí, a medida que progresemos en la historia, la dificultad irá en aumento y cada vez habrá más disparos y sablazos por doquier, con lo que no podremos estar quietos. De lo contrario: muertos.

En cada misión hay un objetivo a cumplir que siempre estará relacionado con varias explosiones. Lo bueno es que con cada fase podremos mejorar a nuestro protagonista si recogemos e-chip, gastando un determinado número para aumentar el límite de bombas, su rango y nuestro escudo. Y lo que mola es que también tendremos tres tipos adicionales de bombas líquidas que hacen un daño considerable, pudiendo quemar con napalm al enemigo, paralizarlo con electricidad o creando un agujero negro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio