Compartir
Publicidad
Publicidad
Siete momentazos épicos con los que celebrar el décimo aniversario de God of War 2
Listas

Siete momentazos épicos con los que celebrar el décimo aniversario de God of War 2

Publicidad
Publicidad

Hoy se cumplen diez añazos del lanzamiento de ‘God of War 2’, la segunda entrega de una de las sagas más queridas y salvajes aparecidas en consolas PlayStation, y en VidaExtra hemos decidido llevar a cabo una pequeña celebración.

Para ello hemos seleccionando algunos de los mejores momentazos que pudimos vivir en este título junto a Kratos. Fragmentos épicos extraídos de un todo mucho más salvaje y loco de lo que podríamos haber imaginado cuando finalizamos la primera entrega.

Porque, como todos los fans de Kratos sabréis, si hay algo que caracteriza a esta saga es su gusto por la brutalidad, el salvajismo, la espectacularidad y el elevadísimo ritmo de la acción que no deja ni un segundo de descanso.

Sin más, celebremos el décimo aniversario de ‘God of War 2’ con borbotones de sangre a litros.

El Coloso de Rodas

¿Quién no recuerda ese épico combate contra el mismísimo Coloso de Rodas? No se trata solamente de que mole mil, es que el juego nos lo planta en la cara a los pocos minutos de haber empezado. BOOM.

El primer encuentro con Pegaso

La primera vez que montamos a lomos de Pegaso, con un Kratos totalmente engorilado tras su batalla contra el Coloso y el posterior encuentro con el pesado de Zeus, es inolvidable.

La Perdición de Tifón

No hay nada como conseguir un arco mágico para Kratos destrozándole el ojo a un titán, en este caso a Tifón. Salvajismo en estado puro, una de las señas de identidad de la saga.

Combatiendo a lomos de Pegaso

Una cosa es encontrarte a Pegaso y volar con él por primera vez, como hemos visto más arriba, y otra bien distinta es librar combates aéreos a lomos del corcel alado. Brutal.

Dándole lo suyo al Rey Bárbaro

El enfrentamiento con el Rey Bárbaro que tiene lugar en El Pantano de los Olvidados es demencial, empezando por su aparición y la forma en la que Kratos decide entrar en batalla y acabando por el apoteósico desenlace. Muy a tope todo, claro.

Obteniendo el Vellocino de Oro

El lugar más lógico para encontrar el Vellocino de Oro es en las tripas del Cerbero Mole. Y Kratos, que no está para zarandajas, no se lo piensa ni un segundo.

Partiéndole la cara a Zeus

El hecho de poder partirle la cara a Zeus es uno de los mayores atractivos de God of War 2, evidentemente. Y el enfrentamiento no decepciona ni un poquito, amigos.

Me han entrado ganas de volver a jugar a toda la saga completa y enlazar con la próxima, que no pinta mal en absoluto.

Más en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos