Compartir
Publicidad
Publicidad

Análisis: 'Super Smash Bros. Brawl'

Análisis: 'Super Smash Bros. Brawl'
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora mismo me encuentro ante una de las tesituras más complicadas que he vivido en los varios años que ya llevo dedicándome a esto de los videojuegos desde el lado del informador.

Analizar un título como ‘Super Smash Bros. Brawl’ para Wii es tan complicado como en su momento lo fue analizar el ‘Metal Gear Solid 4’ de PlayStation 3, por poner el ejemplo más reciente de todos.

Te encuentras ante el que será probablemente uno de los mejores juegos del año, quién sabe si el mejor en su consola, y posiblemente ante una de las grandes estrellas de la nueva y actual generación de videoconsolas. Además, cantidades ingentes de fans de la saga llevan años esperando una nueva edición y a buen seguro que diga yo lo que diga en este artículo, no voy a contentar a todos. Así que… allá vamos.

Para quien no conozca la saga, podríamos definir muy básicamente a ‘Super Smash Bros. Brawl’ como un juego de lucha muy arcade con los personajes de Nintendo como protagonistas. El objetivo del juego es echar a nuestro rival (o rivales) del escenario para ganar la batalla. Para ello, haremos uso del “smash” o golpe especial que cada personaje dispone de manera exclusiva. Mientras tanto, deberemos lanzar toda clase de objetos, golpear y hacer trucos a nuestro enemigo para que finalmente ganemos nosotros el enfrentamiento.

ssbb1.jpg

Este ‘SSBB’ destila jugabilidad y diversión por sus cuatro costados, siendo uno de los mejores y más divertidos de todos los juegos que pueblan el catálogo de la Wii de Nintendo. Pese a que disponemos de diversos modos de juego para un solo jugador, la verdadera baza del juego reside en el modo multijugador, ya sea Online o con los amigos en casa.

En el modo Online, tendremos la posibilidad de jugar contra amigos o contra desconocidos de cualquier parte del mundo, teniendo una gama amplia de posibilidades entre las que destacan jugar en combates en solitario de hasta cuatro jugadores, realizar partidas por equipos, ver alguna partida de Internet como mero espectador… entre otros modos también muy interesantes.

Si lo que preferimos es jugar en casa con nuestros amigos, podremos organizar partidas de hasta cuatro jugadores simultáneos, teniendo la posibilidad de jugar con cualquiera de los mandos compatibles con Wii, ya sea el Wiimote solo, con el nunchako, con el mando clásico o con el de GameCube. Se podrán personalizar una gran variedad de opciones de cara a la lucha, como la frecuencia de aparición de objetos, el tiempo, el número de vidas para cada jugador, o crear torneos de un elevado número de jugadores.

Otros grandes elementos que hacen de 'Super Smash Bros. Brawl' un gran juego es su aspecto gráfico, con escenarios completamente interactivos sacados de los juegos originales de donde vienen los personajes y una animación de los personajes realmente conseguida en algunas ocasiones, haciendo que en en el aspecto visual destaque por encima de la media gráfica que está ofreciendo Wii en sus juegos. También destaca el hecho de que haya personajes invitados de franquicias ajenas a Nintendo, como la presencia de estrellas como Snake o Sonic entre otros.

ssbb2.jpg

En cuanto a la música, basta decir que es una obra de arte y que es el mejor homenaje a la historia de Nintendo que haya podido escuchar en un videojuego en toda mi vida. Todas las canciones son una oda a la vida que hemos pasado junto a las consolas de la compañía japonesa, creando un clima que vas más allá de la mera ambientación de menús o de las batallas.

Sin embargo, como no todo lo que es oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida, el juego también cuenta con ciertos aspectos negativos que hacen que no sea perfecto, ya que ninguno lo es ni lo será nunca.

A pesar de que el control es bueno, en muchísimas ocasiones no requeriremos más que un simple aporreo de los botones del mando para que el personaje se encargue él solito de realizar golpes y demás para sacar al contrincante del escenario. El algo que ya me esperaba, aunque no me ha decepcionado, sí que me ha llamado la atención en algunos momentos.

Otra cosa que tampoco me gusta nada es que en algunas ocasiones el caos en pantalla es tal que cuesta realmente saber qué está ocurriendo o dónde está tu personaje, te deja sensación de estar disperso como mantequilla untada sobre demasiado pan.

Por último, y esto quizá se deba a mi conexión, las partidas Online no son todo lo fluidas que uno deseara, ya que en multitud de ocasiones se sufren ralentizaciones y cortes en combates tanto contra rivales de la otra parte del mundo como de la misma ciudad en la que me encuentro.

No obstante, y para terminar ya, concluir diciendo que ‘Super Smash Bros. Brawl’ es un enorme juego, muy largo y sobretodo muy divertido, a pesar de los errores, fallos puntuales o cosas que no me gusten del todo que pueda tener.

Es un juego correcto, que supera con creces a la mayoría de juegos que podemos encontrar en el pobre catálogo de Wii y que, sin ninguna duda, se convertirá en uno de los imprescindibles de la consola y de la nueva generación.

Yo me lo he pasado bomba las bastantes horas que le he dedicado y os lo aconsejo a todos, especialmente si podéis disfrutar de él con los amigos en casa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos