Compartir
Publicidad
Publicidad

Primeras impresiones: Project Gotham Racing 4

Primeras impresiones: Project Gotham Racing 4
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que después de darle a fondo unos días a la demo al juego completo, ya va siendo hora de unas primeras impresiones, ¿no? Pues allá va, empezando por la conclusión como mandan los cánones: Si te gustan los juegos de coches, la sensación de velocidad y te agrada la idea de mezclar coches y motos en la misma carrera, PGR4 te encantará.

Así, en corto, podríamos definir PGR4 como un juego de coches y motos de tono arcade (o máquina recreativa), pero con un buen motor de físicas, en el que puedes personalizar el aspecto de los coches, las motos y los pilotos, pero nada de cambios de aerodinámica ni motor ni ruedas ni de nada de eso. Con la tira de coches y motos de todos los tamaños. Con un modo carrera bastante largo y repleto de multitud de modos de juego distintos (carrera callejera, adelantamientos, eslalon entre conos, por tiempo, etc), y alguna que otra perla escondida como el modo online Bulldog, que viene a ser el juego del gato y el ratón en zonas abiertas de las ciudades. Y todo esto lo podrás comprar virtualmente a base de Kudos, la moneda de cambio que sólo ganarás si conduces con estilo. Ah, se me olvidaba: y con lluvia y nieve.

Similitudes e innovación

¿Conoces PGR3? Pues PGR4 es más de lo mismo, pero mejorado en todo. Así de simple. Imagina que coges PGR3, le mejoras sustancialmente el motor gráfico, mejoras el motor de físicas, añades mejoras en el sistema de Kudos y modos de juego, le añades más opciones en todas direcciones en los menus del juego (personalización, modos de juego, tienda con paquetes, calendario de eventos, etc). Luego le metes coches de muchas clases distintas, incluyendo coches grandes, pequeños, antiguos, nuevos, etc.

Ya casi tienes PGR4. Hasta ahora lo único que has hecho es mejorar PGR3.

¿A que no sabes cual es cual?

Parece poca mejora, pero en realidad es una mejora brutal: PGR3 era un juego buenísimo, que impresionaba a todo el mundo, pero que casi nadie recordaba tres meses después haberlo comprado. Casi todos los PGR3s acabaron demasiado temprano acumulando polvo en la estantería ¿Por qué? Pues simplemente porque sólo incluye una clase de coches. Bueno, para ser exactos, sólo incluye una clase de coches camuflados dentro de 5 categorías. Todos son supercars. Todos corren muchísimo. De hecho, con uno de los coches que está disponible desde el principio, el fabuloso Ultima GTR, puedes ganar todo el juego. Todo el juego.

Bueno, ¿por dónde íbamos? Ah, además de meter clases de coches distintas, le metes motos. La innovación, la verdadera innovación, radica en el hecho de que los coches y las motos están siempre juntos, indivisibles. No es solo un juego de conducción en el que puedes elegir si coche o moto. Es un juego en el que coches y motos siempre van juntos. Siempre hay un poco de sensación de caos, de carrera callejera.

No lo intenten en casa

Motor gráfico

DavidVX opina Tan bueno como cabe de esperar de un juego de última generación. En el modelado de los coches, se ve similar a Forza Motorsport 2, su primo simulador de la misma consola, aunque el renderizado (la puesta en escena, vaya) se ve mucho mejor, sin dientes de sierra ni ningún otro artefacto del siglo pasado. Comparando con pantallazos de Gran Turismo 5, el modelado de los coches parece algo más menos detallista que en título de Sony.

En el modelado de los circuitos no encuentro comparación posible porque, tanto por el entorno como por la estética de las luces de los circuitos es muy característico de PGR4. No obstante, la famosa foto es ingame.

Los efectos gráficos en lo referente a la meteorología son muy buenos, pero creo que tampoco destacaría nada en especial, salvo que da un poco de frío correr con nieve. Vamos, que welcome to the next-gen, es que creo que la mayoría de los juegos actuales tienen unos gráficos de impresión.

¿Camiones contra motos?

Alex C opina Está claro que PGR4 es un juego que entra por los ojos desde el principio. En algunos momentos, sobre todo a la hora de enfrentarse por primera vez a un circuito, uno no sabe qué hacer: si mirar y contemplar los bonitos y detallistas escenarios o concentrarse en la conducción y dejar las contemplaciones para más tarde. De hecho en cada nuevo circuito a mí me ha pasado lo primero: es tan bonito el paisaje que adorna todo el recorrido que me quedo embobado viéndolo pasar y pierdo posiciones. Por suerte en el modo recreativa puedo repetirlo cuantas veces quiera.

Con los coches y las motos pasa algo parecido. No llegan a embobarnos como para perder el norte, cualidad reservada a los paisajes, como ya he comentado, pero tienen un aspecto realmente excelente. Las cámaras interiores son igualmente fantásticas, aunque si uno se decanta por las motos lo va a pasar mal si usa cualquiera de las cámaras subjetivas.

Motor de físicas

DavidVX opina El motor de físicas parece impresionante. Parece. Es decir, cuando conduces, da la sensación de estar conduciendo con un motor de físicas curradísimo. Salvo por los efectos cuando chocas (sobre todo en las motos), que están adaptados a la jugabilidad de PGR, no al realismo, el motor de físicas es la leche. Mención especial al efecto que se transmite al mando cuando pisas un charco grande: impresionante.

Luego ves la repetición y todo el mojo del motor de físicas se va al carajo cuando ves al coche hacer strafe (término aplicado por primera vez en los videojuegos por el único y original Wolfenstein 3D, según mis fuentes). Esto de hacer strafe es lo que en los shooters se conoce como andar de lado, para disparar al malo la vez que esquivas sus balas. Exacto: un coche no puede hacer eso... El caso es que las repeticiones están llenas de movimientos que no parecen para nada realistas. Esto estropea un poco la sensación de realismo que teníamos hasta ahora, pero no afecta negativamente a la jugabilidad en plena carrera. Por suerte el efecto no existe o no se nota nada mientras conduces.

vacilando a los que van detrás

Alex C opina Pese a no ser un simulador puro y duro los coches tienen su peso y las diferencias con las motos son enormes. Tampoco es un arcade al 100%, por lo que para girar no bastará con llegar a una curva y pillarla sin más, no. El coche se nos irá y con la moto podremos derrapar, pero si no ajustamos nuestra velocidad nos comeremos la valla.

El sistema de daños es casi inexistente. Es decir, salvo que nos den un buen viaje por atrás o nos comamos una valla de frente, momentos en los que los cristales se harán añicos, los coches lucirán igual por mucha valla que rocemos. Con las motos es algo más exagerado, ya que podemos impactar de frente contra un muro y lo único que conseguiremos es que tanto piloto como moto salgan por los aires y vuelvan a su sitio en 1 segundo. Ni arañazos ni nada de nada.

Jugabilidad y manejo

DavidVX opina Los coches se conducen más o menos como cualquier juego de coches.La sensación de velocidad es espectacular. Mención especial al sistema de cambios de marchas típico de PGR, que cuando juegas en automático, puedes cambiar manualmente también. Esto permite no preocuparse del cambio de marchas, pero ajustar los cambios en las salidas de curva, etc.

¿Y las motos? ¿se conducen igual que los coches? Nada más lejos de la realidad. Las motos se son mucho más difíciles de conducir. Y encima te puedes caer al suelo, con la consiguiente pérdida de tiempo. Sin embargo también son más divertidas. Con el stick izquierdo, además de girar a los lados, puedes controlar la posición del piloto, tumbado o levantado. Esto permite hacer caballitos, picotas, las macarradas típicas de las motos. Si a eso le unes el botón de vacilar al contrario, con el que el motorista hace gestos amenazadores a los demás pilotos, o se pone a hacer acrobacias, como ponerse de pie en la moto, etc, las risas sobre una moto están más que garantizadas. Eso sí, que nadie busque realismo sobre una moto. De eso, aquí hay poco.

Definitivamente pilotar una moto en PGR no tiene nada que ver con pilotar un coche. Sin embargo, siempre van unidas. Motos y coches son todo uno en PGR.

VidaExtraPGRBikeExtreme.jpg

Alex C opina Como bien comenta DavidVX existe una gran diferencia entre conducir un coche o una moto en PGR4. Yo opté por comenzar con un coche, pero después de un par de partidas decidí probar con una moto. La primera sensación que uno tiene al pilotar una moto, sobre todo si ya le has pillado más o menos el truco a llevar un coche, es la de "bfff, así no acabo ni una vuelta. Voy a comer más asfalto...".

Pues no: resulta que me ha sido mucho más cómodo obtener mejores posiciones llevando motos que llevando coches. Quizás cueste algo más adaptarse al control sobre dos ruedas, pero una vez cogido el pulso la sensación de poder pillar curvas derrapando sin perder apenas velocidad es muy gratificante.

Lo que sí he notado es que la cámara hace cosas raras en determinadas ocasiones. Por ejemplo, si después de tomar una curva a alta velocidad nos acercamos en exceso hasta la valla exterior hasta tocarla, la cámara dará un salto hacia adelante que nos hará perder de vista a nuestro piloto de forma momentánea. No es algo grave, pero sí es algo molesto.

Kudos

Los Kudos son los puntos que se te otorgan durante las carreras. Además de puntos, los Kudos actúan como dinero, que puedes gastar en la tienda para comprar más coches, motos, circuitos, etc. El sistema de Kudos en PGR4 está muy bien currado, favoreciendo tanto la velocidad como el estilo.

Cualquier modo de juego te da Kudos que se almacenan para el perfil del jugador. Esto significa que si estás atascado en el modo carrera, puedes pasarte a terminar un par de pruebas del modo arcade para ganar más puntos. O pasarte al modo online, competir un poco con algún guiri, y ganar más Kudos para comprar coches para el modo carrera. Todos los Kudos van al mismo saco, con lo que nunca tendrás la sensación de "si juego en arcade no avanzo en el modo carrera" o similar.

El interior de mi Audi

Modo foto

No puedo hablar de PGR4 sin hablar del modo foto. Sólo dos cosas para describir lo espectacular que es: 1) todas las capturas de este artículo han sido tomadas con el modo foto y 2) no hay truco, así es como se ve el juego.

Mira mi nuevo BMW!

Conclusiones

DavidVX opina Muchos modos de juego, mucha variedad en la conducción y sobre todo, mucha, mucha velocidad. Si te gustan los juegos de coches o los de motos, éste te gustará mucho. Eso sí, no esperes innovación de ningún tipo. Desde mi punto de vista PGR4 es espectacular, impresionante, pero también el juego más predecible que he tenido nunca.

Alex C opina Sin considerarme un fan de los juegos de conducción en cualquiera de sus modalidades (simulación/arcade) este PGR4 me está resultando tremendamente divertido. La cantidad y belleza de los circuitos invita a correr un trazado tras otro y el manejo de los vehículos, al alcance de cualquier tipo de jugador, es un factor que acompaña y se agradece.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos