El verdadero (y perfecto) final de 'Red Dead Redemption'

Sigue a

Red Dead Redemption

Los videojuegos son un arte relativamente joven, pero títulos como ‘Red Dead Redemption’ vienen a demostrar la madurez y seriedad que esta disciplina ha alcanzado en los últimos años. La última obra de Rockstar (y casi me atrevería a decir que su obra cumbre), contiene todo aquello a lo que un título debería aspirar. Como experiencia de juego es divertido y variado al máximo, su universo está tan extraordinariamente detallado que resulta imposible no creer que hemos viajado al Salvaje Oeste y como eje para todo, encontramos una historia inteligente, emocionante y cuidada al detalle, como demuestra su perfecto final.

En númerosas páginas y foros de Internet he leído comentarios bastante negativos sobre el cierre de la aventura de John Marston, algo hasta cierto punto comprensible si no has visto el verdadero final de la historia, el que concluye definitivamente con los créditos. Por si no está suficientemente claro, este artículo contiene spoilers sobre el juego, así que ya sabéis cuáles son las condiciones a la hora de leer.

Lo lógico es pensar que cuando pasamos a tomar el control de Jack Marston todo ha acabado, dejando así un final abierto y atípico en el que se nos permite ser el hijo del protagonista para seguir disfrutando de la experiencia unas cuantas horas más. Sin embargo, Rockstar se guardaba con ello un as en la manga, una genialidad narrativa a la que no es fácil llegar, pero que una vez descubierta nos obliga a dejar el mando, levantarnos de la silla y aplaudir con todas nuestras fuerzas.

Un primer y engañoso final abierto…

Red Dead Redemption

El primer amago de cierre lo tenemos cuando acabamos con Dutch Van Der Linde y volvemos cabalgando hasta nuestro rancho, pensando que el clímax final ya ha pasado y sólo queda el vídeo de clausura. Cuál es nuestra sorpresa cuando encontramos una nueva tanda de misiones junto a nuestra familia, un prolongado anticlímax que nos permite disfrutar de una hora larga de prórroga relajada y casi tierna.

No obstante, la paz familiar se quiebra cuando los despreciables agentes federales vuelven a hacer acto de presencia, acompañados de todo el músculo del ejército para poner fin a la vida del ex forajido. Tras una emocionante batalla final, John muere de forma trágica y en ese momento pasamos a tomar el control de su hijo, a través de cuyos ojos presenciamos el entierro de su padre, y tres años después el de su madre.

Cuando al poco nos vemos tomando el control de un Jack más crecido y muy diferente al tierno chaval que se nos presentó, todos pensamos que la aventura ha acabado y que sus creadores han optado por un final abierto, como anticipo de una secuela en la que nos tocará cobrarnos venganza, ¿verdad? Pues no, la venganza nos espera a unos kilómetros de galope.

…y una conclusión perfectamente cerrada para ‘Red Dead Redemption’

Red Dead Redemption

Como ya he dicho, no es sencillo dar con el cierre de la historia porque no aparece indicado como una misión más en el mapa, ni se muestra nada que nos haga pensar que el juego continúa. Sin embargo, al acercarnos a Blackwater vemos que cerca de la plaza principal encontramos una misión secundaria llamada Recuerda a mi familia; al acercarnos para ver de qué se trata, un agente federal nos dará las indicaciones para encontrar al indeseable Edgar Ross.

El agente que nos utilizó y finalmente traicionó cuando aún éramos John se ha retirado y vive ahora en una pequeña cabaña junto a su mujer, la cual nos dirá que Edgar está cazando. Finalmente lo encontraremos en la orilla del río, donde nos espera el último y más crucial duelo, la última bala disparada desde un revolver que ha visto demasiadas muertes ya, y que finalmente sirve de incontestable herramienta ejecutora de una venganza plena.

Ahora sí, todo ha acabado; los títulos de crédito aparecen ante nosotros para confirmarlo. En este momento no sabes si reír de alegría, llorar de emoción o averiguar la dirección de cada uno de los desarrolladores que trabajaron en la creación de esta obra maestra para ir a sus casas y darles un beso en los morros. Sólo tienes claro que acabas de presenciar uno de esos momentos únicos e inolvidables que sólo los mejores videojuegos pueden regalarnos, y que pasará mucho tiempo hasta que vuelvas a vivir algo semejante con un mando en las manos.

Sitio oficial | Red Dead Redemption
En VidaExtra | Red Dead Redemption. Análisis

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios