Síguenos

Fire Emblem: Awakening

No podría haber sido mejor nuestra impresión inicial sobre el esperado ‘Fire Emblem: Awakening’ de Intelligent Systems. Nuestra primera toma de contacto fue muy positiva, dejando claro que lo bueno a veces se hacía esperar. Porque respecto a Japón hemos tenido que esperar un año entero para ver el debut de esta saga en Nintendo 3DS. Pero ya está, el 19 de abril está a la vuelta de la esquina.

Debido a ello toca dar nuestra valoración final sobre este ‘Fire Emblem’, aunque muchos ya estéis intuyendo que va a seguir en la misma línea de nuestras primeras impresiones. Pues no. Es mejor si cabe. De hecho podemos decir que es el mejor de la saga de los que hemos recibido en territorio PAL.

A nivel argumental ‘Fire Emblem: Awakening’ mantendrá el esquema de la saga, pero con importantes variaciones. El protagonista en esta ocasión no será solamente el Lord, en este caso Chrom, sino nosotros mismos también. Podremos crear al estratega que acompañará al líder de los Custodios, Chrom, pudiendo definir su sexo, su aspecto, su fuerte y su debilidad. Formando parte indispensable del equipo, hasta tal punto de que si mueren tanto él como el Lord, la partida terminará.

De inicio ‘Fire Emblem: Awakening’ también contará con otra característica importante, el hecho de poder seleccionar tres niveles de dificultad distintos (normal, para principiantes, difícil, para expertos, y extremo, para los más avezados) dentro de dos modos de juego distintos (novato, en donde los caídos en combate vuelven y podremos guardar partida en cualquier momento, y clásico, en donde las muertes son permanentes). Se mantiene, por lo tanto, el estilo clásico de la saga, una de sus señas de identidad más importantes y que más quebraderos de cabeza nos ha hecho sufrir, y por otro lado se acerca este SRPG a los menos expertos para que no les eche para atrás la experiencia.

‘Fire Emblem: Awakening’, el SRPG ideal

Fire Emblem: Awakening

Los juegos de rol de corte estratégico (por casillas) nunca se han caracterizado por contar con buenos gráficos. Han cumplido, sin más. Y aquí se seguirá por ese mismo camino. Resulta bastante más vistoso que el decepcionante ‘Fire Emblem: Shadow Dragon’, con mejor aspecto para el tablero de juego y para las escenas de los combates en tres dimensiones. Como dijimos en nuestro primer contacto, aúna lo mejor de los dos mundos, pero sin deslumbrar. Salvo a la hora de mostrarnos las cinemáticas, de una calidad altísima, y que a buen seguro querremos visionar varias veces. Hasta contaremos con la posibilidad de acelerar o pausar los combates, pudiendo mover la cámara desde distintas perspectivas, para ver más al detalle tanto los escenarios como todos los personajes.

‘Fire Emblem: Awakening’ no necesita de artificios de este tipo para conquistarnos. Se agradece que Intelligent Systems siga puliendo el apartado visual, como también las animaciones de nuestros personajes cuando conversan entre ellos o contra los enemigos o futuros aliados. En este último aspecto hasta vendrán acompañadas de sonidos, gritos o palabras sueltas para reforzar la tonalidad del mensaje que desean transmitir, llegando a cansar en algunos momentos por el grado de repetición de algunos personajes, como Frederick. Por buscarle algún pero, ya que no es ni siquiera resaltable.

El resto del apartado sonoro y musical de ‘Fire Emblem: Awakening’ mantiene también el toque continuista de la saga, con sonidos que nos resultarán muy familiares, y melodías que nos transmitirán tanto el toque épico de los combates, llegando a ponernos nerviosos en algunos momentos al ver cómo se complica la situación y peligra nuestro equipo, como momentos de tristeza al ver cómo un ser querido se nos va. Porque aquí no faltarán ni las muertes inevitables (independientemente del modo de juego seleccionado), ni las traiciones, ni las sorpresas. Tenemos ‘Fire Emblem’ en estado puro, y unos personajes que se irán ganando nuestro corazoncito según vayamos progresando en la historia. Aparte del citado Donnel de nuestra previa, destacar al bueno de Kellam, un soldado de infantería pesada con una armadura enorme que siempre pasa desapercibido para los demás y que nos llevará a presenciar momentos memorables desde el apartado de conversaciones.

La importancia de las conversaciones, el nivel de apoyo, formar grupos, y la descendencia

Fire Emblem: Awakening

Otra de las señas de identidad de la saga de Intelligent Systems es el tema de las conversaciones. A medida que combatamos codo con codo con otra unidad de nuestro equipo aumentará su nivel de apoyo, y llegado a un punto ambas podrán entablar una conversación. Habrá cuatro grados distintos de conversación (C, B, A y S), siendo el último el más determinante, puesto que nos permitirá (en ciertos casos, ojo) casar a esas unidades, llegando a tener descendencia después. La primera vez que se dio esto en la saga fue en el ‘Fire Emblem: Genealogy of the Holy War’ de Super Famicom (no salió fuera de Japón), aunque en este caso el resultado será distinto, salvo por el hecho de que nuestro descendiente contará con lo mejor de sus progenitores y sus habilidades heredadas.

Fire Emblem: Awakening

El nivel de apoyo nos servirá, además, para la lucha a dúo y a la hora de agrupar unidades, otra de las novedades de esta entrega. Tal vez la más representativa y que mejor le sienta. Ya en el primer contacto dimos un pequeño avance sobre esto, pero nos explayaremos más a fondo ahora. En primer lugar, la lucha a dúo consiste en situar a una unidad nuestra en una casilla contigua a la de otra de nuestro equipo. De este modo cuando ataque la que esté en el rango del enemigo se verá arropada por la otra, mejorando su puntería, su nivel de críticos, o su capacidad de evasión. Dependiendo del nivel de sincronía entre dos unidades, podremos ver cómo la segunda unidad se suma al combate, o incluso nos defiende ante un ataque. Cuando más apoyo haya, mayor probabilidad habrá. Por su parte agrupar unidades viene a ser una variante de la lucha a dúo, pero más ventajosa si cabe. Para ello situaremos una unidad sobre la misma casilla de otra unidad en nuestro poder, con lo que no solamente se mejorará su puntería y demás, sino que se mejorarán parámetros básicos de la unidad, como su fuerza, su magia, su defensa, su resistencia, o incluso hasta su desplazamiento. Seguíra teniendo la probabilidad de ayudarnos en ataque y en defensa, con el añadido de que cuanto más nivel de apoyo haya entre ambas unidades mayor serán las mejoras temporales en nuestros parámetros básicos.

Esto hace que ‘Fire Emblem: Awakening’ sea más fácil, en el sentido de que ya no tendremos tanto miedo por las unidades más débiles, ya que podremos agruparlas con las más fuertes. Y a la vez injusto, ya que el enemigo no podrá agrupar unidades. También hay que tener en cuenta dos cosas más. La unidad que ganará más experiencia será la que esté visible de cara al enemigo. Y que el máximo de ataques (salvo que estemos equipados con un arma “Valor”) será de cuatro, siempre que contemos con +5 en velocidad respecto al enemigo. De ahí que dos unidades agrupadas de grado S sean máquinas de matar y en muchos casos nuestro mejor seguro de vida. Literalmente.

Sobra decir que el mejor método para aumentar el apoyo entre unidades será el de agruparlas. Y que las conversaciones se producirán desde nuestro cuartel. Desde aquí, además, podremos presenciar distintas novedades, como conversaciones irrelevantes junto con otras de apoyo, objetos ocultos que nos llevaremos al carro, mejoras leves de experiencia (sin subir de nivel, ojo), o mejoras temporales de dos parámetros al azar de una unidad. Eso y poder leer las biografías al detalle de nuestro ejército o el ver en primera persona, controlando de un modo muy limitado, nuestro cuartel, viendo cómo va creciendo en cuanto a objetos según progresemos en la aventura. Hasta recibiremos mensajes de los nuestros pidiendo que descansemos si llevamos varias horas seguidas. Lo más normal en un SRPG.

‘Fire Emblem: Awakening’ y su larga duración

Fire Emblem: Awakening

Por norma general los SRPG son juegos duraderos, y ‘Fire Emblem: Awakening’ tampoco iba a ser la excepción. De por sí su campaña es duradera, y con un par de misiones que nos podrán dar bastantes problemas (en especial la última, muy heavy), pero donde más horas se nos podrán ir es en las misiones secundarias y en los distintos enemigos que irán apareciendo aleatoriamente por el mapa. Por si alguno se lo pregunta, sí, aquí han desaparecido los coliseos y las torres para subir experiencia de un modo más directo. Pero se compensa con las misiones secundarias y aleatorias.

Las misiones secundarias se desbloquearán en momentos determinados de la historia, tras superar una misión en concreto, y también a la hora de crear descendencia (esto último es un vicio, os lo aseguro). Mientras que las apariciones aleatorias de enemigos por el mapa se producirán cada equis tiempo (dos o tres al día, más o menos), y exclusivamente por las zonas que hayamos superado previamente. Comentar, ya de paso, que tras superar una zona, misión principal o secundaria, desbloquearemos una pequeña tienda. Cada zona contará con objetos concretos. Pero por suerte también habrá apariciones aleatorias de la mercadera Anna (o una de sus innumerables hermanas) que nos ofrecerá, por lo general, objetos únicos o poderosos, en algunos casos a muy buen precio. De ahí que ‘Fire Emblem: Awakening’ sea de lo más rejugable, pudiendo superar las 60 horas fácilmente. Yo lo finiquité hace unos días, y todavía sigo, ya camino de las 70. Y todo por conseguir mejor equipamiento, ver el resto de conversaciones, o desbloquear todas las misiones secundarias.

Realmente no se le puede poner ninguna pega a ‘Fire Emblem: Awakening’, porque ha sabido coger lo mejor de la saga ofreciendo un producto de lo más redondo y adictivo, y que una vez superado nos permitirá ver con calma todas las cinemáticas, rememorar todas las conversaciones, o ver a todo nuestro ejército desde una galería muy especial, pudiendo variar el entorno, controlar la cámara, o incluso la banda sonora. Lo único que nos ha faltado probar, por motivos obvios, es su modo cooperativo y el acceder a nuevos mapas descargables mediante el portal dimensional. Pero con todo lo visto, que no es poco, podemos volver a decir sin tapujos que ‘Fire Emblem: Awakening’ es el mejor ‘Fire Emblem’ que hemos recibido en España. Todo un imprescindible de 3DS.

Plataformas: Nintendo 3DS
Desarrollador: Intelligent Systems
Distribuidor: Nintendo
Lanzamiento: 19 de abril de 2013
Precio: 45,99 euros

Sitio oficial | Fire Emblem: Awakening

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios