Compartir
Publicidad

Titanfall: análisis

Titanfall: análisis
Guardar
114 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras su lanzamiento en tierras norteamericanas, mañana llega a las tiendas de nuestro país el esperado 'Titanfall', el título de Respawn Entertainment y EA que tiene como misión lanzar lo más alto posible a Xbox One mientras mantiene contentos a los jugadores de PC y Xbox 360.

Pedíamos una evolución palpable en el género del multijugador y 'Titanfall' está destinado a ser uno de los títulos que sienten las bases sobre su futuro. Un juego equilibrado y al alcance de todos pero a la vez desafiante y tremendamente divertido.

Titanfall: un multijugador destinado a sorprender

Titanfall

Llego a la versión final con los deberes hechos, tras haber pasado un buen puñado de horas en la beta, que aquí se refleja con más opciones pero sin modificar las mecánicas, y con ganas de ver qué más hay escondido en el producto final. Los que pasasteis por ese trámite ya sabéis lo que os espera al respecto: más y mejor.

Las dudas que reflejaba en nuestro primer contacto, todo lo relacionado con una campaña y vida útil de las que hablaremos más adelante, no impiden que suscriba palabra por palabra lo dicho entonces.

'Titanfall' es el 'Call of Duty: Modern Warfare' de este primer tramo de generación, un juego que consigue recoger todo lo sembrado durante los últimos años y darle la vuelta para que parezca algo nuevo.

Llevo toda la pasada generación jugando a 'Call of Duty' y haciendo algunas incursiones en 'Battlefield', y 'Titanfall' consigue aunar lo mejor de ambos mundos, la accesibilidad y diversión frenética del primero y lo imprevisible y espectacular del segundo.

Su fuerte, como ya hemos recalcado en más de una ocasión, no son los gráficos sino la experiencia de juego, aterrizando en unos mapas que pese a su extensión y recovecos ya conoces a la perfección pero ofreciendo una variedad de situaciones que facilitan que cada partida sea completamente distinta.

Más opciones, mejores mapas

Como ya habíamos aventurado aquí el gran papel lo juegan el diseño de sus escenarios, ofreciendo un justo pero complicado equilibrio en el que puedas moverte con tanta facilidad como piloto como a bordo de uno de los inmensos robots que dan nombre al juego.

En la piel de los primeros aprendemos a aprovechar el parkour para movernos a más velocidad, siempre siendo más ágil correr por las paredes que esprintando por el suelo, y montados en los segundos tenemos suficientes edificios y desniveles con los que cubrirnos del ataque enemigo mientras planeamos el siguiente ataque. Todo ello genera unas batallas multijugador de alrededor de 10 minutos completamente caóticas para el que mira la partida desde el sofá pero suponen un engranaje perfecto para el que está a los mandos.

La inclusión de los bots acaba llenando los puntos calientes hasta el punto de dudar entre si lo que estás disparando restará pocos o muchos segundos a la llegada de tu titán. La clave está en la movilidad presentada por el enemigo.

Sería fácil juzgar la inteligencia artificial del enemigo afirmando que son estúpidos, pero lo cierto es que si te ves apurado pueden ser lo suficientemente hábiles para darte el golpe de gracia. Sin embargo, mientras los grupos de bots van por el suelo, el peligro viene de arriba, del resto de pilotos con tus mismas habilidades que mediante saltos, wallruns o tirolinas pueden cogerte desprevenido en cualquier momento y desde cualquier lugar, una vez más, creando momentos en los que puede pasar de todo.

Cuando cada combate es algo nuevo

'Titanfall' no es un juego que brille especialmente por sus gráficos, eso ya lo veníamos viendo desde que se presentó. Luce bien y punto, sin grandes alardes más allá de algunos efectos de iluminación y unos diseños tremendamente bien paridos, pero lo que no se le puede negar es contar con algunas de las animaciones más geniales que he visto en un título de este estilo.

Más que por su originalidad, que la ofrece por la variedad de formas de presentarnos una misma acción como la de subirnos a nuestro titán, cambiando dependiendo del lado que lleguemos y también del modelo de robot escogido, por su integración, porque una muerte es más muerte cuando se realiza pegando un puñetazo mecánico al titán contrario, recogiendo el cuerpo de tu enemigo y lanzándolo por los aires.

Titanfall

Los puntos son los mismos, sí, pero cuando has vivido esa secuencia en la que tu personaje sale volando por el escenario hasta darse de bruces contra una pared sabes lo que le ha fastidiado al contrario, y hasta ahora situaciones como esa se reducían a un simple headshot desde la lejanía y para de contar.

Creo haberlo comentado hace algunas semanas, pero lo de girar una esquina y encontrarte con una contienda en la que dos o más robots están lanzándose misiles y pegándose puñetazos mientras tú vas a pie sigue sorprendiéndome. Es muy difícil que una serie de partidas consigan arrojar momentos épicos una vez sí y otra también, y ese me parece sin duda alguna el mayor logro de 'Titanfall'.

Titanfall no pasará a la historia por su campaña

No hay demasiados modos, ni falta que hace, al fin y al cabo cualquier excusa es buena para subirte a un titán y empezar a pelear, pero el modo campaña sí debía intentar sentar unas bases más allá de la simple prueba y lamentablemente se queda a medio camino.

Nueve mapas para cada una de las dos facciones y sus nueve partidas multijugador correspondientes es todo lo que ofrece. Sí hay mensajes de audio mientras estás esperando a que empiece la partida (una espera de algo más de un minuto, demasiado larga para mi punto de vista), se ofrecen escenas cinemáticas que sirven como llegada al nivel y en el transcurso de la partida vemos la pequeña pantalla en la que los protagonistas de cada facción nos cuentan los detalles de la historia y nuestros objetivos, pero siendo irrelevante el ganar o perder para la superación de esa misión y pasar a la siguiente no veo razón para haber profundizado un poco más o incluso adaptar esas opciones al juego multijugador de toda la vida.

Titanfall

No hablo del hilo de la historia, que te generará más o menos interés dependiendo de las ganas que tengas de volver a partearle el trasero a alguien a bordo de un titán, sino de las secuencias de introducción a la partida en las que llegas al escenario de diversas formas y encontrándote distintas situaciones protagonizadas por los NPC.

No hay queja, cumplen con la inclusión de una campaña que de no haber aparecido habría generado aún más dudas frente a los que se plantean si merece la pena pagar por un juego que sólo tiene multijugador, pero era el momento de elevar el listón en todos los sentidos y en este ámbito han optado por agacharse tímidamente por debajo.

Titanfall: la mejor joya de Xbox One

¿Merece la pena entonces pagar por un juego cuya única baza es el multijugador online? Pues sinceramente creo que sí, la variedad de armas y accesorios, con distintas variantes para tu clase de piloto y titán, sumada a la inmensa cantidad de retos que hay por desbloquear, le aseguran una más que destacable vida útil.

Se habría agradecido una vertiente más completista, consiguiendo distintos camuflajes para pilotos y titanes realizando retos más complicados o incluso un sistema de emblemas basado también en desafíos como los de 'Call of Duty'. Opciones para aprovecharlas hay, sin duda, desde la complicada tarea de acabar con un enemigo pidiendo que tu titán caiga desde el cielo sobre él hasta acabar desde el aire con otro piloto mientras te paseas por el escenario en tirolina.

Titanfall

Oportunidades desaprovechadas diría yo, pero nada que empañe la calidad de un juego que me promete muchas horas a los mandos, especialmente en compañía de amigos para comentar la jugada, vibrar con las batallas que se ponen cuesta arriba y reír por esa patada voladora conjunta con la que hemos mandado a freír espárragos a ese que ha decidido montar su tienda de campaña en una torre.

'Titanfall' triunfa como multijugador, pero también como un juego al que es injusto cargarle esa losa sobre sus espaldas. Al final el problema no es lo divertido u original que sea, que lo es, y mucho, sino los inconvenientes que pueda arrojarle el hecho de ser un título exclusivamente online. Seguirá siendo un juegazo el día que los servidores decidan no funcionar, pero es perfectamente entendible que esa situación genere dudas.

Lo de 'Battlefield 4' y 'SimCity' nos fastidió mucho y, al fin y al cabo, ¿de qué sirve un gran juego si no puedes conectarte para disfrutarlo? Pero ojo, no os quedéis con ese mal sabor de boca, si como se han encargado de perjurarnos no hay problemas de conexión de por medio tras el lanzamiento... ay, preparaos para 'Titanfall'. Promete acompañarnos durante mucho tiempo.

8,5

Titanfall

Titanfall

Plataformas PC, Xbox 360 y Xbox One (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Respawn Entertainment
Compañía EA
Lanzamiento 13 de marzo de 2014
Precio 69,95 euros (en Amazon, por ejemplo, lo tienen por 59,84 euros)

Lo mejor

  • Partidas frenéticas
  • La variedad de acciones posibles
  • Que cada partida sea como nueva

Lo peor

  • Una campaña con potencial que no pasa de anecdótica
  • Que el número de titanes se reduzca a tres
  • Pocos mapas para un juego únicamente multijugador

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos