'Warhammer 40.000: Kill Team' para Xbox 360: análisis

Síguenos

warhammer-kill-team-01.jpg

A modo de prólogo y como avanzadilla en forma de campaña de marketing hecha videojuego, llega a nuestras consolas ‘Warhammer 40.000: Kill Team’, para las plataformas PSN y Xbox Live Arcade. Una curiosa pero insatisfactoria forma de presentarnos una ínfima parte de lo que después nos encontraremos en ‘Warhammer 40.000: Space Marine’, título al que dedicamos unas líneas recientemente.

Vista la calidad que puede llegar a atesorar un título de XBLA o PSN, ‘Warhammer 40.000: Kill Team’ se queda corto. Muy corto. Pero no corto de querer tirarte de los pelos por ser un desastre, sino de hacer lo propio al ver que sus desarrolladores podrían haber profundizado mucho más en su propuesta, y acabar lanzando un producto en el que se palpase un poco más de interés.

warhammer-kill-team-02.jpg

Como decía nos situamos durante los acontecimientos previos al ataque que dará comienzo a ‘Warhammer 40.000: Space Marine’. Estamos en una nave Orko enemiga, dispuesta a declarar la guerra a nuestra civilización, por lo que nuestro cometido está bastante claro: destruir la nave y acabar con cualquier resquicio de nuestros atacantes. Vamos, el típico argumento excusa, que está ahí porque los juegos sin hilo conductor van al infierno mientras que los de historia moralista y final triste van al cielo.

A partir de aquí jugamos al clásico juego de comandos con vista cenital. Espíritu arcade que se refleja en sus puntuaciones al acabar la partida e intenta aportar algo más con algunas, pocas, opciones de personalización. Contamos con cuatro personajes, dos pensados para atacar a distancia y dos con armas destinadas al cuerpo a cuerpo.

Ganando puntos por muertes y con el correcto aprovechamiento de los ataques especiales y power ups que pueblan el escenario podremos mejorar nuestras rachas y se desbloquearán mejoras para nuestro marine espacial. Éstas van desde potenciar nuestros tipos de ataque como resistencia o incremento de la velocidad de carga de nuestro modo furia.

warhammer-kill-team-03.jpg

El constante ataque de Orkos puede ponernos en aprietos en más de una ocasión, así que al menos hay que aplaudirles que hayan creado un reto a la medida de los jugadores más exigentes. El caso es que contando con esto el juego en cooperativo gana muchos enteros. Pero claro, y aquí volvemos al interés a la hora de diseñar y lanzar el juego en el mejor estado posible, ‘Warhammer 40.000: Kill Team’ falla en varios aspectos clave, que se podrían reducir en cuatro, siendo bastante benévolos.

Para empezar la campaña es muy corta, no os durará más de tres horas. ¿Los gráficos? los justos tirando a bien para ser un título descargable. Además no añade un momento en el que la mecánica cambie para evolucionar a algo más que pasar de habitación en habitación reventando Orkos. Tres cosas que podríamos obviar perfectamente, de no ser porque la gota que colma el vaso viene en forma de multijugador local, y punto. Clama al cielo que en la época en la que vivimos no podamos disfrutar de la campaña en cooperativo online.

En resumen, si eres muy fan del universo Warhammer, o la innumerable cantidad de imprescindibles que pueblan PSN y XBLA ya están instalados en tu disco duro, échale un ojo. Si no entras en ese grupo personalmente guardaría el dinero para comprar ‘Warhammer 40.000: Space Marine’, que tiene mucho mejor aspecto y podrás disfrutarlo igualmente con algún amigo.

Warhammer 40.000: Kill Team | Xbox 360

Warhammer 40.000: Kill Team
  • Plataformas: PS3 y Xbox 360 (versión analizada)
  • Desarrollador: THQ
  • Distribuidor: THQ
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 800 Microsoft Points

Warhammer 40.000: Kill Team es un juego de acción arcade que nos pone en la piel de los duros marines espaciales para evitar un ataque a nuestro planeta.

Vídeo | YouTube

En VidaExtra | ‘Warhammer 40.000: Space Marine’ para PS3: primer contacto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios