Sigue a

Irem (nacidas antes de los 80)

Aunque en Navidad apetezca más el descanso y juntarse con nuestros seres queridos, no podemos dejar de lado la serie de artículos que iniciamos hace un mes. Hoy toca conocer la historia de Irem.

Llamándose este especial nacidas antes de los 80 no extraña que Irem se fundase en 1974 en Japón. Llama la atención (para los que no vivimos esa época) que su nombre inicial no fuese Irem, sino IPM, cuyas siglas se correspondían con International Playing Machine. Inicialmente se centró en temas de hardware relacionados con las recreativas de la época, llegando sus primeros videojuegos entre 1978 y 1979, siendo uno de ellos el IPM Invader’. Ya en el segundo año cambió su nombre por el más conocido Irem Corporation. Lo que no lo es tanto es el hecho de que el nombre de Irem también es un acrónimo de “International Rental Electronics Machines”, aunque a mediados de los ochenta dichas siglas se han asociado finalmente a “Innovations in Recreational Electronic Media”. Ya es rizar el rizo.

Año 1982, llega su primer éxito internacional: ‘Moon Patrol’

Moon Patrol

Tras haber creado varios videojuegos en estos años su primer gran éxito, no solamente por Japón, sino a nivel internacional, le llegó con ‘Moon Patrol’, título que se distribuyó en los Estados Unidos gracias a Williams. En él, tal y como su nombre hace entrever, nos las veíamos patrullando la Luna, y lo hacíamos con un vehículo lunar todoterreno con capacidad para saltar y disparar. Es el futuro…

‘Moon Patrol’ se convertía no solamente en un shoot’em up de scroll lateral, sino también en una carrera de obstáculos para sortear socavones o rocas que bloquean nuestro camino. Hoy en día lo cierto es que no nos dice nada, pero en su momento pegó lo suyo y se versionó a un montón de plataformas tras su paso por los salones recreativos. Lo que no sabía Irem es que había puesto la primera piedra que cinco años después daría sus frutos dentro del género, situando a la compañía nipona como una de las mejores representantes de los shumps. Pero ya llegaremos a eso luego.

Be water, my friend. ‘Kung-Fu Master’ pega en 1984

Kung-Fu Master

Dos son los géneros que más le han aportado a Irem. Uno es, sin lugar a dudas, “el de las navecitas”, y otro es el de la acción desde el suelo, sea con maestros de kung-fu, ninjas o soldados. ‘Kung-Fu Master’ vino a demostrar lo segundo, siendo otro éxito para la compañía con bastante repercusión y que aún hoy en día se recuerda al hablar de los primeros títulos de tollinas virtuales de scroll lateral.

Su premisa era bastante simple, aún así. Al protagonista de la historia le capturan a su novia, y tenemos que rescatarla. Para ello nos valdremos de nuestros puños y de nuestras patadas. Los enemigos nos vendrán de cualquier lado, pudiendo agarrarnos, obligándonos a forcejear con ellos para que nos suelten y que nuestra barra de vida no se resienta más de lo debido. Dominarlo costaba lo suyo. La pena es que, a día de hoy, no se puede decir que haya aguantado bien el paso del tiempo.

Ni siquiera ‘Vigilante’ (1988), también de Irem, considerado spin-off de ‘Kung-Fu Master’. Hasta en la historia se parece. Y, por supuesto, en el estilo de juego. Aunque aquí su protagonista es un poco más ágil y el acabado gráfico es superior. Cosa lógica, por otra parte. Son cuatro años de diferencia.

1985, toca explorar. Llega a los salones arcade ‘Spelunker’

Kung-Fu Master

Si bien el ‘Spelunker’ nació dos años antes en la serie de consolas de Atari de 8-bits y Commodore 64 a cargo de MicroGraphicImage y Brøderbund, Irem se encargó de su adaptación a recreativas, al igual que para sus posteriores entregas. Difícil y frustrante como pocos, ‘Spelunker’ nos metía de lleno en la exploración de cuevas, afrontando mil y una trampas y enemigos con muy mala fe.

A pesar del tiempo transcurrido hay que destacar que el original aún se conserva bien a día de hoy. Obviando su apartado gráfico, demasiado pobre a estas alturas, supone todo un reto completarlo al alcance de muy pocos. Aparte que ha influenciado a múltiples títulos, como por ejemplo el reciente ‘Spelunky’ de Derek Yu, también con una dificultad de lo más elevada. Además el original ha gozado hasta de un remake que salió hace unos años en Japón (a Europa nos llegó a finales de 2011) para PS3 vía Playstation Network bajo el nombre de ‘Spelunker HD’. Conserva toda la grandeza del original, pero con un nuevo lavado de cara, más aniñado y recargado. Ah, y un multijugador local y online a cuatro bandas. Suerte que tenemos la opción de dejarlo tal y como la obra de los ochenta. Eso sí, es difícil de cojones, hablando en plata. Sé que algún día lo terminaré. No sé cuándo, pero lo sé.

1987, nace uno de los reyes de los shoot’em ups: ‘R-Type’

R-Type

Siempre que pensamos en Irem pensamos en ‘R-Type’. Esto es así. Es impepinable, y por algo será. El mayor pelotazo en su historia vino de parte de esta saga de shoot’em ups, considerada además una de las que dio comienzo, se podría decir, a la nueva generación de juegos de naves, después de que Taito Corporation hiciese lo propio a finales de los ochenta con su archiconocido ‘Space Invaders’.

Si bien Konami o la propia Taito habían golpeado primero, ¡y de qué manera!, con sus respectivos ‘Gradius’ y ‘Darius’, ‘R-Type’ supuso todo un cambio en el género, principalmente por el uso de la fuerza. No, no en plan Luke Skywalker, sino esa bola que se podía acoplar a nuestra nave y que era invencible. Aparte de cubrirnos, bien en la parte frontal de la nave o en la retaguardia, disparaba, con lo que se convertía en el complemento perfecto. Pero a pesar de su uso ‘R-Type’, y por extensión toda la saga, siempre ha sido un hueso duro de roer. Vamos, que se ha caracterizado por una alta dificultad.

A lo largo de su historia ‘R-Type’ ha recibido varias iteraciones y para múltiples plataformas (Amiga 500, Super Nintendo, Playstation, etc), destacando en lo personal el ‘R-Type Delta’ de la primera Playstation por lo flipados que eran sus efectos para la época (amén de conservar esa esencia tan grande a nivel jugable), el homenaje a toda la saga con ‘R-Type Final’ para PS2, y el cambio drástico de planteamiento que han supuesto los ‘R-Type Tactics’ de PSP. Del shoot’em up se pasó a la estrategia por casillas. Gozó de dos entregas (la segunda no salió en Europa), y a la postre ha significado el final de la saga. Una pena. Aunque al menos su recuerdo sigue vivo entre nosotros.

Los noventa, llega el pequeño pero matón ‘Hammerin’ Harry’

Hammerin' Harry

‘Hammerin’ Harry’ es otro de esos títulos que se recuerdan con cierto cariño al hablar de Irem. Los que más lo recuerdan, probablemente, sean los usuarios de la NES de Nintendo, versión que a Europa nos llegó en 1992, con dos años de diferencia respecto al original de recreativas, entre otras versiones.

No ha sido una saga muy prolífica, en parte por haberse prodigado más por su país de origen que por Europa, por ejemplo. En Japón se le conoce como ‘Daiku no Gen-san’, y en 2008 recibió la que fue su última entrega, un spin-off para PSP titulado ‘Hammerin’ Hero’. Ojo, nos llegó a Europa en 2010.

El ‘Hammerin’ Harry’ original nos metía en la piel de un chico que llevaba un martillo casi tan grande como él y que podía utilizar de múltiples formas: golpear a los enemigos, golpear objetos para que impacten con los enemigos, o golpear el suelo para atudir a los enemigos. Un título que nos volvía a dejar claro que otra de las grandes pasiones de Irem eran los títulos de acción de scroll lateral con seres humanos de por medio. Y sí, es lo que estáis pensando. No era muy fácil. Let’s get busy!

1991, nace el germen de ‘Metal Slug’, nace ‘GunForce’

GunForcer 2 (Geo Storm)

¿Cómo es posible esta sentencia si ‘Metal Slug’ es obra de Nazca Corporation? Porque varios miembros de Irem se largaron de la compañía para fundar precisamente Nazca Corporation, maravillando a todo el mundo con sus trabajos para recreativas y SNK. Si tuviésemos que remontarnos a su origen sin duda lo tendríamos en la corta saga ‘GunForce’ de Irem.

Iniciado en 1991, no fue hasta la llegada de su secuela, en 1994, conocida tanto como ‘GunForce 2’ como ‘Geo Storm’, dependiendo del territorio, cuando esta realidad se hizo palpable. Los diseños, la mecánica, e incluso hasta muchos sonidos son muy similares, por no decir un calco, de los de ‘Metal Slug’. No contaba, eso sí, con el gran sentido del humor de Nazca Corporation, pero había distintos tipos de armas, explosiones de lo más espectaculares para la época (a nivel gráfico sigue siendo una maravilla a día de hoy), varios vehículos a manejar, e incluso supervivientes a rescatar (en vez de presos de guerra había que salvar a chicas de buen ver), todo ello con una dificultad, a mi juicio, más elevada. En parte por un control a veces torpe por culpa del sistema de agachado. Para que sepáis mejor de todo lo que comentamos, nada mejor que un completo vídeo gracias a MrMaskaman.

Este toque ‘Metal Slug’ también lo vimos bajo otra perspectiva, en este caso submarina, en el recomendable ‘In the Hunt’ (1993), también de Irem. Éste, aparte de en recreativas, lo vimos en Saturn y Playstation, con unas buenas conversiones. En especial para la consola de SEGA, que se manejaba mejor con los píxeles. Algún día tocará hablar en profundidad (ejem) de él, que se lo merece.

‘Irem Arcade Hits’, una buena forma de revivir sus clásicos

Irem Arcade Hits

Varios de los clásicos que hemos tratado en estas líneas podemos encontrarlos en la colección ‘Irem Arcade Hits’. La anunciamos en su momento, hace dos años ya, por medio del servicio DotEmu, y lo cierto es que se trata de uno de los mejores recopilatorios que podemos encontrar en la actualidad. Títulos preparados para funcionar sin problemas en Mac y Windows, pudiendo configurar controles (hasta con mando, no solamente teclado), y distintas opciones gráficas. En él tenemos hasta los ‘Legend of Hero: Tonma’ y ‘Undercover Cops’. Hay grandes ausencias, pero aún así se trata de un buen repaso a una compañía que nos ha brindado momentos de gloria… y dificultad a raudales.

2011, Irem abandona los juegos y retorna a sus raíces

Irem

Quién nos lo iba a decir… En abril de 2011 la compañía Irem puso final al desarrollo de videojuegos para centrarse en las máquinas tragaperras y de pachinko, tal y como hizo en sus inicios. Muchos de sus miembros fundaron otro estudio (Granzella) para seguir con los videojuegos. Desde aquí sirvan estas líneas para homenajear a Irem por su labor en este mundillo. ¡Gracias y hasta siempre!

Pero ojo, que este repaso a las compañías nacidas antes de los 80 aún no se ha acabado. El próximo miércoles, ya en 2013, continuaremos con otra, y una de las grandes. En cierto modo ya la hemos nombrado en este especial. ¿Sabéis de cuál se trata? Pronto lo desvelaremos. ¡No cambiéis de canal!

Más en Vidaextra

Sitio oficial | Irem

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios