Compartir
Publicidad
Hemos jugado a Shadow of the Tomb Raider y esto es lo que nos hemos encontrado
Acción

Hemos jugado a Shadow of the Tomb Raider y esto es lo que nos hemos encontrado

Publicidad
Publicidad

Este año tenemos una nueva aventura de Lara Croft a la vista, un título bastante especial por ser el encargado de cerrar la trilogía sobre los orígenes de la protagonista y dar paso a un nuevo comienzo. Se trata de ‘Shadow of the Tomb Raider’, como ya sabréis, y en VidaExtra ya hemos tenido la oportunidad de probarlo.

Lo cierto es que la demo que nos ha dejado jugar Square Enix era corta, demasiado corta para un título de estas características. Tanto que, en realidad, lo que he podido ver no dista mucho de lo que ya vimos en ‘Rise of the Tomb Raider’ y, en menor medida, en el ‘Tomb Raider’ de 2013 que hizo las veces de reboot.

Pero vayamos por partes.

Shadow of the Tomb Raider: cerrando los orígenes de Lara

‘Tomb Raider’ nos gustó mucho, muchísimo, pero quizás se echaban en falta más tumbas. Tiene una explicación: Lara se embarcaba en su primera expedición. Recordemos que lo que quería contarnos Crystal Dynamics aquí era el origen de la Lara que conocemos y sus intenciones pasaban por hacerla crecer ante nuestros ojos a través de una trilogía. Había exploración, nuevas mecánicas, un nuevo aspecto y mucho más, pero al fin y al cabo Lara, por decirlo de alguna forma, estaba dando sus primeros pasos.

Fue la segunda entrega de dicha trilogía, ‘Rise of the Tomb Raider’, la encargada de darle un mayor peso a las tumbas. Aquí es donde Lara ya empezaba a profundizar y explorar mucho más a fondo en un buen puñado de tumbas repletas de tesoros que recoger y puzzles que resolver. Pero todavía estaba a medio camino.

Shadow of the Tomb Raider

‘Shadow of the Tomb Raider’ es el título donde, sobre el papel, vamos a ver a la verdadera Tomb Raider en la que se acaba convirtiendo Lara. El mundo ya no sólo se explora, sino que se domina. Las tumbas ya no son lugares que, pese a subterráneos, tienen cierto encanto: aquí son verdaderos infiernos oscuros con aroma a muerte.

Si bien no se han ofrecido demasiados detalles sobre el argumento de este nuevo título, lo que sabemos es que esta vez toca visitar la cultura maya. Y, por lo que hemos podido ver, tiene toda la pinta de ser la entrega más sangrienta y macabra de la trilogía.

Por ahora, pocas novedades jugables

La demo que hemos podido probar nos ha permitido ver momentos de sigilo, algunos puzzles bastante sencillos y un tiroteo. Nada que no hubiéramos visto en alguna de las anteriores entregas, eso es cierto, pero creo que es demasiado pronto para asegurar nada con rotundidad. Es decir, confío en que el juego pueda ofrecer un montón de horas y novedades llegado el momento. Por ahora, con el mando en la mano y una demo de unos 45 minutos, esto es lo que he sacado en claro:

  • Sigilo. La demo empieza con Lara en México, en plena celebración del día de los muertos. Todo a su alrededor está adornado con flores, calaveras de todos los colores y gente con ese maquillaje tan característico y maravilloso. Está hablando con un tipo, tienen un mapa, están tramando algo. Lara, como no podría ser de otra forma, está buscando algún tesoro. Tiene pistas, descubre otras. Y, cuando tomamos el control, se cubre, se disfraza para pasar desapercibida y entramos en una misión en la que debemos seguir a un determinado personaje sin ser detectados. Es más una toma de contacto que otra cosa, ya que basta con ir por el camino marcado escuchando la conversación del sujeto al que seguimos y poco más. El objetivo, finalmente, se marcha.
  • Puzzles. Tras eso, acabamos entrando en una tumba situada debajo de unas rocas, a nivel del mar. Dentro descubrimos una pirámide maya y Lara decide que hay que llegar hasta el punto más alto. Para ello habrá que saltar, desplazarse por cornisas, escalar y resolver un par de puzzles sencillos para mover una especie de ¿jaulas? sujetas por cuerdas y poleas que nos ayudarán a alcanzar nuestro objetivo. Está todo bien resuelto, faltaría más a estas alturas, pero no hay nada que no hayamos visto en otras entregas, como decía. Ahí está el arco que nos permite enganchar una cuerda para tirar o para unir dos puntos, por ejemplo.
  • Enfrentamientos y tiroteos. En la parte final de la demo, Lara se las tiene que ver con un grupo de enemigos si quiere seguir avanzando. Pocas sorpresas aquí: lanzas un objeto para despistar a alguno de los guardias, te cargas a otro sin hacer ruido y, si las cosas se ponen feas, te lías a tiros con pistolas, fusiles o el mismo arco sin problemas. Bueno, quizás el tema de la cobertura automática en los momentos de acción no acaba de funcionar todo lo bien que debería, pero siendo una demo quiero pensar que en la versión final del juego estará arreglado.
Shadow of the Tomb Raider Una de las novedades: hacer rapel para alcanzar ciertos puntos del mapa

A nivel técnico cabe decir que el juego luce mejor que nunca. La demo corría sobre un kit de desarrollo de Xbox One X y tenía un aspecto impresionante, muy por encima de las dos anteriores entregas. No acabará siendo el juego más espectacular de esta generación, tampoco es eso, pero Eidos Montreal lo está haciendo bien y creo que nadie esperaba menos a estas alturas.

Nos hemos quedado con ganas de más, mucho más. Las aventuras de Lara Croft siempre tienen un aroma especial que las hace muy apetecibles y la ambientación de este ‘Shadow of the Tomb Raider’ puede darnos muchas alegrías. Esperemos que el juego final incorpore todas esas mejoras y novedades que no hemos podido encontrar en la (corta) demo que hemos podido probar y que tengamos un cierre de trilogía lo más divertido y espectacular posible.

Si nada lo impide, ‘Shadow of the Tomb Raider’ saldrá para PC, PS4 y Xbox One el 14 de septiembre de 2018.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio