Compartir
Publicidad
Publicidad

'Tomb Raider: Underworld'. Análisis

'Tomb Raider: Underworld'. Análisis
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Normalmente me gusta empezar fuerte los análisis y en esta ocasión es algo que está más que justificado, así que allá vamos: 'Tomb Raider: Underworld' es el mejor título de la serie. Si alguien tenía algún tipo de duda sobre esto ya puede respirar tranquilo.

Parece ser que tras el acertado aunque algo facilón 'Tomb Raider: Legend' los chicos de Crystal Dynamics tomaron buena nota y se han aplicado con esta entrega. Vale, sigue teniendo ciertos fallos que a estas alturas parece ser que Lara no es capaz de quitarse de encima, pero es un título 100% recomendable para sus seguidores.

La aventura comienza tras los hechos acontecidos en 'Tomb Raider: Legend' y lo hace de una forma bastante curiosa: mediante un flash forward. Es decir: en el primer nivel a superar, que en realidad es un corto pero muy espectacular tutorial, deberemos escapar de nuestra mansión en llamas para acabar descubriendo que la acción, en realidad, tiene lugar unos cuantos niveles después. De esta forma, una vez superado, retrocederemos en el tiempo para dar comienzo, ahora sí, a nuestra aventura.

En esta ocasión, como el propio subtítulo del juego sugiere, una gran parte de la acción se desarrollará en localizaciones sumergidas bajo el agua. Lara quiere dar con Avalon, lugar donde presuntamente yace el Rey Arturo y donde Amanda asegura que se encuentra la madre de Lara. De esta forma el primer nivel propiamente dicho da comienzo en algún lugar del Mar Mediterráneo, con lo que nos tocará bucear en busca de mundos perdidos bajo el agua.

Uno de los aspectos más interesantes de la trama de 'Tomb Raider: Underworld' es esa mezcla de mitologías que nos llevará a visitar lugares como Niflheim, un reino sumergido perteneciente a la mitología noruega, confundido con Avalon por Lara, selvas tailandesas (con sus correspondientes edificaciones y esculturas) o templos precolombinos. De hecho tendremos que encontrar ciertos artefactos relacionados con Thor, incluso su mismísimo martillo, Mjolnir, con el que podremos aniquilar a nuestros enemigos en la parte final del juego.

Lo realmente importante en 'Tomb Raider: Underworld', yendo al grano, es el fantástico diseño de niveles y la más que estudiada curva de dificultad con la que nos vamos a topar. No nos vamos a encontrar con ningún nivel tan sumamente complicado de resolver como para llegar a desesperarnos, pero sí notaremos que cada nuevo emplazamiento supone un paso más allá en cuanto a complejidad. Para los menos avezados el juego incluye una ayuda que nos dará pistas muy claras sobre los puzzles (e incluso su solución), aunque no será necesario usarla si dedicamos el tiempo suficiente a estudiar cada nivel.

Y eso es lo que hace grande a 'Tomb Raider: Underworld': los niveles, en general, son tremendamente inmensos y nos veremos obligados a estudiar hasta el último rincón para dar con la salida o la forma de resolver el puzzle de turno que nos permita seguir avanzando. Destacaría 3 momentos clave del juego, aunque todos los niveles son fantásticos: el primer nivel localizado en un barco (hay dos), sobre todo cuando se empieza a hundir y tenemos que escapar de él (como el primer nivel de 'Call of Duty 4' pasado por el filtro 'Tomb Raider'), un escenario donde debemos usar cuatro tronos para abrir cuatro puertas y superar una serie de pruebas para conseguir ciertas piezas y el nivel final, del que mejor no desvelo nada.

Tomb Raider: Underworld

Lara, como viene siendo habitual, cuenta con un buen número de movimientos: puede trepar paredes, disparar mientras se sujeta con una mano de una cornisa, saltar de columna en columna, usar su gancho para subir o descender grandes alturas, realizar disparos en la cabeza de los enemigos usando su nivel de adrenalina, ir en moto, aniquilar a los enemigos con la propia moto (dejad pulsados los dos gatillos y el stick izquierdo hacia un lado, veréis), etc., etc., etc.

Gráficamente también supone un buen salto y los escenarios no sólo son grandes, sino que son de muy bella factura y están repletos de detalles. En serio, uno puede quedarse un rato dando vueltas por algún que otro nivel simplemente por el placer de ver lo bonitos que resultan. Un gran trabajo en este sentido, al igual que en el apartado sonoro: voces en castellano con un doblaje de calidad y una banda sonora totalmente épica, magnífica y en muchos momentos sobrecogedora.

Pero no todo puede ser de color de rosa y 'Tomb Raider: Underworld', como todos los títulos de la saga, tiene un sistema de cámaras que en muchos momentos nos sacará de quicio. En ocasiones no hay manera de ponerla donde mejor nos convenga y en otras nos parecerá que cobra vida propia para gastarnos una broma e irse al peor ángulo posible. Es una lástima que un juego tan bueno, divertido y entretenido cuente con un sistema de cámaras tan nefasto. No nos impedirá seguir avanzando, ni mucho menos, pero sí nos molestará más de una vez.

Más aspectos flojos: los paseos en moto. El control de estos cacharros deja bastante que desear, aunque también es cierto que su único cometido es ayudarnos a recorrer largas extensiones de terreno en menos tiempo y sortear algún que otro obstáculo. A su favor he de decir que es toda una vacilada poder merodear por el interior de algunas ruinas sobre dos ruedas. Esta Lara es una chula de los pies a la cabeza.

Una última cosa que no me ha acabado de cuajar es la repetición de dos de los niveles presentes en el juego. Puedo entender que el nivel de la mansión en llamas tengamos que pasarlo dos veces al tratarse la primera de ellas de un flash forward. De esta forma, cuando llegue el momento en el que realmente tiene lugar el incendio, deberemos volver a completarlo exactamente igual que la primera vez. Lo que no veo claro es la segunda vez que subimos a un barco. Los dos son exactamente iguales, por no decir el mismo, pero hay que tener en cuenta que del primero salimos cuando se hunde. No acabo de entenderlo.

En cualquier caso es un buen 'Tomb Raider', el mejor hasta la fecha, y ningún fan de Lara debería perdérselo. Eso sí, no sé cuántas horas me habrá llevado completarlo (creo que unas 12 o así, no estoy seguro), pero se me ha hecho corto. Y eso dice mucho de lo entretenido que resulta. Uno se queda con ganas de más. Por suerte podremos hacernos con nuevos niveles en forma de contenidos descargables, de momento exclusivos para la versión 360.

Ficha Técnica: Tomb Raider: Underworld

Tomb Raider: Underworld
  • Plataformas: Xbox 360 (versión analizada), PS2, PS3, PC, DS y Wii
  • Distribuidor: Eidos
  • Estudio: Crystal Dynamics
  • Lanzamiento: ya disponible
  • Precio: 69,95 euros (Xbox 360 y PS3), 49,95 euros (Wii), 39,95 euros (PS2 y DS), 29,95 euros (PC)

Sitio oficial | Tomb Raider Vídeo | Gametrailers

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos