Análisis de Aeterna Noctis, la inflexible apuesta por la dificultad a la que he querido volver una y otra vez
Análisis

Análisis de Aeterna Noctis, la inflexible apuesta por la dificultad a la que he querido volver una y otra vez

El día que pude entrevistar a Hugo Gómez y Fernando Sánchez, fundadores de Aeternum Game Studios, ya me dejaron claro por donde iban a ir los derroteros de Aeterna Noctis.

"Hay retos coreanos, como digo yo, retos que muy muy poca gente va a ser capaz de superar. Tocará morir"

Prácticamente una advertencia, un aviso a navegantes. Aunque lo tenía bien apuntado en mi cuaderno de bitácora, lo cierto es que la conclusión es simple: el juego es difícil de narices. Y si bien conlleva consecuencias de todo tipo, lo cierto es que hay que poner en valor lo que desde el estudio afincado en Castilla La Mancha han querido hacer.

Aeterna Noctis se ha presentado no solo como uno de los últimos grandes títulos del 2021, sino como uno de los más relevantes que han surgido desde el sector español en todo el año. Todavía conservo mis mandos tras haber jugado, pero las cicatrices en mi memoria no me las quita nadie.

Recupera tus poderes

Como buen metroidvania que se precie, comenzamos siendo poco menos que un alfeñique frente a las hordas de monstruos y a las trampas que tendremos que superar. Una situación que choca frontalmente con el estatus que posee nuestro protagonista, el Rey de la Oscuridad. Este ser milenario se encuentra enzarzado en una lucha interminable con la Reina de la Luz para dirimir quién gobierna el mundo de Aeterna.

Como nadie puede imponerse completamente sobre el otro, esta batalla se ha tornado en un ciclo sin fin de derrota, recuperación de habilidades y vuelta al ruedo. Una premisa sencilla con la que tirar del hilo para justificar nuestra presencia en las 16 zonas que componen el título.

Aeterna Noctis

Y es que Aeterna Noctis entra por los ojos desde un comienzo. Desde la Ciudad Famélica y el Altar de los Reyes, pasando por las Minas Goblin o la imponente Torre de Luz; todos y cada uno de ellos son perfectamente reconocibles y se nota el esfuerzo por dotar a cada nivel de características propias.

Incluso con efectos al fondo de la pantalla, ya sean llamas ardiendo, diamantes brillando o una oscuridad inabarcable. Mención propia requiere la mencionada Torre de Luz, la cual es extremadamente alta y supone un desafío cada vez que su núcleo provoca explosiones que nos dificultan avanzar. Sin embargo, no es menos cierto que hay casos en los que no me he sentido todo lo cómodo que me gustaría recorriéndolos.

Aeterna Noctis

Lugares como La Forja están repletos de hierro fundido, fuego y una sensación constante de calor. Para crear este panorama, se ha optado por dotar de mucho brillo al fondo, lo que termina por confundir, ya que los enemigos poseen colores rojizos y anaranjados, al igual que sus ataques. Más de una vez me he perdido en el desconcierto, sin poder identificar claramente qué es lo que sucedía en pantalla.

Por otro lado, las influencias de grandes obras de ficción están presentes. Basta con echar un vistazo a la Bahía Infinita para reconocer inmediatamente los paisajes de Gihbli o una visita a la tienda de Asnur para encontrar guiños a franquicias de todo tipo entre las estanterías.

Aquí se ha venido a sufrir

Efectivamente, aquí no nos encontramos para buscar felicidad, pues no la hallaremos. Aeterna Noctis está repleto de trampas, enemigos y plataformas traicioneras. En cada nivel nos encontraremos cuchillas, criaturas bloqueando el paso, suelos llenos de pinchos y toda clase de amenazas a evitar. Avanzar con velocidad no es posible, por mucho que tengamos el dash a nuestra disposición y lo mejor es actuar con cautela.

Porque en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos rodeados de un enemigo volador que lanza orbes de energía mientras un condenado muerto viviente quiere que nos vayamos con él a la tumba. Si no calculamos bien el tempo de las lanzas afiladas que salen de la pared, tocará empezar de cero. Y nada de esto dura poco, precisamente.

Aeterna Noctis

Hay secciones endemoniadamente largas en cuanto a trampas se refiere y no podemos fallar ni una sola vez, ya que si sufrimos un impacto, toca iniciar todo el recorrido de nuevo. Puros reflejos o ensayo y error, lo que mejor se te dé será la clave para sobrevivir.

Ojo, hablamos de recorridos que tendremos que atravesar para completar la historia, pero, ¿qué sucede cuando queremos conseguir ese coleccionable que se aprecia en una gruta complicada? Aquí es donde los retos coreanos se ríen de nosotros, porque tranquilamente os podréis tirar bastantes intentos hasta haceros con esa pieza de vidriera o cofre.

Los jefes también son de los que hay que sudar tinta para acabar con ellos. Los tenemos de todas formas y colores, por lo que, como indican los cánones del videojuego, toca aprender sus patrones para aniquilarlos. Teniendo todo ello claro, Aeterna Noctis coquetea muchas veces con el precipicio de la frustración en el jugador, puesto que la exigencia es alta y puede atragantarse.

También existen decisiones de diseño que, llanamente, resultan desesperantes. Es posible que quieras avanzar por una zona concreta y no haya otro modo que evitando a los enemigos ya que no puedes activar el viaje rápido. Existen algunos de ellos que te persiguen sin un solo respiro y no será hasta que cambies de pantalla cuando te dejen en paz. Por otro lado, puedes colocar varios marcadores de colores en el mapa para recordar puntos de interés, pero son de pago a través de uno de los mercaderes.

Aeterna Noctis

Qué decir del bestiario que tenemos por delante. Son variados, con ataques propios que se esquivan de formas concretas y con diseños que los enmarcan en sus respectivas áreas. Sí, existen algunos diseños que cambian, pero lo cierto es que es de ensalzar cómo se nutre cada zona con propuestas distintas de enemigos. Para acabar con sus vidas, tendremos a nuestra disposición una selección de armas que bailan desde una espada, guadañas hachas y todo tipo de herramientas recomendadas para la profesión de verdugo.

Junto a ellas nos acompañan habilidades como poder regenerar nuestra vida con los fragmentos dejados por los rivales, una flecha que nos puede teletransportar al instante o servirnos como ataque y activadora de mecanismos. El clásico árbol de habilidades nos saludará desde el menú, junto a las gemas que nos otorgan poderes muy específicos, como poder sostenernos en una pared vertical. Como veis, estamos ante un metroidvania de toda la vida, así que los amantes del género estarán completamente en su salsa.

Se ha dotado al título de ingredientes propios, como una mecánica Souls tan clásica como recuperar todos nuestros efectivos en una masa de oscuridad que nos espera allá donde hayamos muerto.

Aeterna Noctis

Lo que se esconde más allá

"La historia para nosotros es vital", me comentaba Hugo Gómez durante la entrevista. A lo largo de Aeterna Noctis tendremos diferentes diálogos del Rey de la Oscuridad con personajes clave, algunos más fugaces y aquellos que tan solo nos sirven para conseguir aquello que deseamos.

La construcción de su propio lore se nota a cada paso, pero lo cierto es que no me ha terminado de convencer qué es lo que me contaban. Sí, existe un buen abanico de seres con los que ponernos en contacto o formas de conocer el mundo (notas repartidas por las zonas, misiones secundarias...), pero creo que cuando más brilla en este aspecto la obra es durante las cinemáticas.

Los diálogos me han mantenido atento, pero no ansioso ante lo que me esperaba más adelante. Con todo, las escenas en las que suelto el mando y me dedico a escuchar y ver son las mejores, con la fantástica Nuria Mediavilla haciendo de narradora. Los dibujos son excelentes y representan perfectamente lo que la historia necesita.

Aeterna Noctis

Estamos hablando de un juego que se extiende más allá de las 20 horas (máxime teniendo en cuenta la habilidad de cada uno) y no nos dejará sin contenido. Tranquilamente puedes toparte con más de una decena de tareas secundarias que puedes llevar a cabo, las cuales no son necesariamente inmediatas y puede que no se resuelvan hasta haber pasado muchas horas. El backtracking está totalmente asegurado, porque te picarás más de una vez queriendo volver a visitar un punto concreto y ver qué más escondía esa ruta que no habías visto.

Lo cierto es que a pesar de que la frustración me ha invadido más de lo que me gustaría, he de reconocerle una cosa a Aeterna Noctis, que pocos juegos provocan y que es señal inequívoca de que algo está haciendo bien: me he despertado por las mañanas con ganas de seguir jugando. Es esa difusa línea entre los juegos que se quedan marcados, los que te enganchan o los que desechas a las primeras de cambio.

Estaba ahí y logré sumergirme en ella, aún con todos los problemas del título. No recuerdo ningún juego de todo el 2021 que me provocase esa sensación y eso que se lleva conmigo.

Aeterna Noctis

La opinión de VidaExtra

Aeterna Noctis es ese momento en el que te golpeas con la pata de una mesa o pisas un LEGO sin querer. Duele, te frustras, pero sabes que deberías haber estado más atento. Su curva de dificultad no se dispara demasiado y es que el principal condicionante es que ya comienza bastante alto en la gráfica.

Una serie de patinazos aquí y allá mejor pulidos nos hubiesen dejado una obra más redonda, aunque Aeterna Noctis ha apostado por una idea y ha ido con ella hasta el final. Muchas otras obras deciden acomodarse, arrimarse al sol que más calienta y conseguir los cuantiosos beneficios. En Aeternum Game Studios han creído que la dificultad es el pilar sobre el que sustentar el juego.

¿El primer proyecto de la desarrolladora? Un buen comienzo, sin duda. España vuelve a demostrar que hay talento a explotar y a partir de ahora estaré atento a su próximo proyecto. Quién sabe, hasta podrían convertirse en un estudio especializado en juegos retorcidamente difíciles. Se ve que hay mucha gente a la que le gustan ese tipo de desafíos.

Aeterna Noctis

Aeterna Noctis

Plataformas PS5 (versión analizada), PS4, Xbox, Nintendo Switch y PC
Multijugador No
Desarrollador Aeternum Game Studios
Compañía Aeternum Game Studios
Lanzamiento 14 de diciembre de 2021

Lo mejor

  • Cómo arriesga en su propuesta
  • Las secuencias cinemáticas y el arte

Lo peor

  • Varias imposiciones jugables que frustran
  • La historia no termina de seducir totalmente

Temas
Inicio