Compartir
Publicidad

'Akimi Village' para PS3: análisis

'Akimi Village' para PS3: análisis
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas se puso a la venta 'Akimi Village' en PSN, y tan pronto lo vimos en movimiento lo tildamos como el kefling de dicho servicio. No sin razón, porque se trababa del mismo estudio creador de los keflings (NinjaBee), y la mecánica en este nuevo título era básicamente la misma, pero cambiando tres o cuatro detalles.

Si os gustaron aquellos dos juegos, tal vez 'Akimi Village' también lo consiga, pero os tengo que avisar que no incorpora todas las mejoras del 'A World of Keflings', quedando un poco a medio camino entre el primero y el segundo, y adoleciendo principalmente de la escasa duración de juego y su casi nula rejugabilidad. Pasemos, pues, con su análisis.

El concepto principal de Akimi Village

Akimi Village

Aquí hay que tener claro quiénes somos y cuál es nuestro objetivo. En este caso no seremos los dioses gigantes de los keflings, sino de los akimi. Estos también son trabajadores, y harán casi todo lo que les pidamos. Si queremos que recojan bambú, los agarramos y colocaremos en una plantación de bambú, que ellos ya sabrán qué hacer. Del mismo modo, si queremos que transporten un material de un sitio a otro, les indicaremos cuál será el destino final, y ellos se encargarán de repetir la tarea ad infinitum, o en su defecto, hasta que se acabe el bien preciado, claro está.

En cuanto al objetivo de 'Akimi Village', aquí nosotros tendremos que liberarlos de la oscuridad que se cierne sobre su poblabo. Los akimis en penumbra no pueden hacer nada salvo deambular por ese terreno muerto, por lo que nuestro deber será liberarlos poco a poco edificando nuevamente sobre el poblado y poniendo semillas que traerán más luz a su casa. Cuantas más tareas cumplamos (se reducen básicamente en construir nuevos edificios siguiendo el plano principal), más semillas obtendremos, y más zonas liberaremos. Aunque más adelante comprobaremos que podremos obtener luz por otro método, el de plantar plantas especiales (gracias al jardinero), aunque éstas tendrán un radio menor de acción, o eliminando escombros (tanto nosotros como los akimi).

Por lo demás, será casi idéntico al universo de los keflings, pero no ha sabido aprovechar todas las correciones del segundo, llegando a ser en ocasiones tan tedioso y limitado como el primero, incorporando además un error de bulto: aquí no tendremos multijugador. Seleccionamos un chico o una chica (nada de nuestro avatar de Home), y nos adentramos en la historia. Un simple poblado, además. No tendremos más mapas. Tan solo uno. Con lo que sumado a la inexistencia de poder jugar con los demás hace que su vida útil se resienta considerablemente. Y de poco sirve que podamos asignar tótems de nuestros contactos de Playstation Network para compartir reservas de papel y de tronco aserrado gracias a la oficina de correos, porque es un añadido que no aporta realmente nada y ni siquiera sabremos qué contactos tienen el juego, asignando a ciegas a la gente y comprobando después si lo tienen o no mediante su porcentaje de juego.

Akimi Village

A pesar de todo, 'Akimi Village' ha copiado algunas mejoras de 'A World of Keflings', como las colas de producción. Incluso ahora no tendremos que almacenar los materiales en todos y cada uno de los talleres, ya que su almacenamiento será global. Cosa que se agradece enormemente, aunque por contra no tendremos a nadie que nos ayude a construir, estando peor si cabe que en el primero de los keflings. Aparte que aquí se repite ese proceso tan cansino de refinar materiales una y otra vez. Para que os hagáis a la idea:

  • Del bambú obtenemos el papel, y de éste el pergamino
  • De la madera obtenemos el tronco aserrado, y de éste la madera fina
  • De la piedra obtenemos piedra cortada, y de ésta la piedra elaborada
  • También de la piedra obtenemos jade
  • De la paja (y mediante el barro) obtenemos el ladrillo
  • Del espíritu obtenemos esencia, y de ésta la semilla mágica

Como imaginaréis, según contruyamos edificios nuevos necesitaremos más materiales de este tipo, con lo que tendremos que organizar bien a los akimi para que nuestras reservas estén siempre a tope. Pero la mecánica es tan repetitiva que a mitad de la partida nos habremos cansado (finalizar el juego me llevó poco más de siete horas, y con el 100% de luz) porque no habrá ningún objetivo real salvo el de liberar el poblado de estos seres diminutos. Construimos edificios, se llena todo de colores, educamos y entrenamos a los akimi, recogemos objetos para mejorar nuestras habilidades y las de ellos, y poco más. Una vez finalizada la partida pocas motivaciones tendremos de volver a jugar, aparte que el final de la historia es completamente absurdo.

Sobre si es mejor que el 'A World of Keflings' claramente diré que no, pero aún así nos reportará unas horas de entretenimiento hasta que nos canse su mecánica. Es mejor que el 'A Kingdom for Keflings' en algunos aspectos, pero al no contar con multijugador le resta varios puntos en otros. Si no tuvísteis la ocasión de probarlo en Xbox Live Arcade o en Steam, es una opción a tener en cuenta en PSN, pero sin demasiados alardes. Tal vez NinjaBee se reserve las pertinentes mejoras para un hipotético 'A World of Akimis'. Aprobado raspado, en cualquier caso.

Akimi Village | PS3

Akimi Village
  • Plataformas: PS3 (PSN)
  • Desarrollador: NinjaBee
  • Distribuidor: Sony
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 9,99 euros

Akimi Village es la reinterpretación del universo Kefling, pero para PSN. NinjaBee no logra convencer del todo con esta propuesta por falta de ideas y varias lagunas, como su nula rejugabilidad y su mecánica repetitiva.

Vídeo | Youtube En Vidaextra | 'A World of Keflings'. Análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio