Compartir
Publicidad
Análisis de Assassin’s Creed Odyssey: la entrega más grande, variada y arriesgada es también la mejor
Análisis

Análisis de Assassin’s Creed Odyssey: la entrega más grande, variada y arriesgada es también la mejor

Publicidad
Publicidad

No sería justo empezar a hablar de ‘Assassin’s Creed Odyssey’ sin pararme un segundo a comentar qué opinaba del juego antes de este texto, así que me parece adecuado empezar su análisis precisamente por ahí. Estoy entre los que, pese haber disfrutado enormemente de ‘Assassin’s Creed Origins’, la nueva entrega no me llamaba nada. Para ser lo más fiel posible a la realidad, diré que me parecía el típico juego que viene a aprovecharse de un éxito anterior con menos escrúpulos que novedades.

Tampoco estaría siendo sincero si no reconociese que, tras casi 40 horas de juego durante los últimos días, tengo ganas de abofetear a mi yo del pasado con todas mis fuerzas. Un error así merece un guantazo con la mano vuelta, porque si Assassin’s Creed Origins’ era un juegazo, ‘Assassin’s Creed Odyssey’ lo es aún más.

Egipcios por espartanos

Cambiando Egipto por las islas y la península de la antigua Atenas, ‘Assassin’s Creed Odyssey’ cambia los dioses egipcios por los griegos para ir aún más atrás en el tiempo y seguir contándonos los inicios de la Hermandad, y cómo los Isu dieron paso a un legado que luego se convertiría en la clave entre la lucha de Templarios y Assassin’s.

As1

Lo hace de la mano de una historia que crece con nosotros desde el principio, no sólo dándonos a elegir entre los personajes de Alexios y Kassandra, también permitiéndonos elegir entre distintas opciones cada vez que encaramos una conversación para generar un total de 9 finales diferentes y un sinfín de opciones.

Como uno de los dos hermanos espartanos tocará cerrar tres arcos distintos que se van alargando y cruzando durante todo el juego. Un de dónde venimos y a dónde vamos de manual que funciona genial a la hora de ir introduciendo todos esos personajes clásicos de los que siempre hace gala la saga, desde Leónidas hasta Sócrates.

Variedad es el concepto que mejor se adapta a la historia de ‘Assassin’s Creed Odyssey’ y, aunque no es santo de mi devoción que el juego se centre más (mucho más) en la historia de los personajes que en dar a conocer el lore de esos primeros pasos, estamos ante una de esas entregas en las que es fácil cogerle cariño a personajes y enemigos.

Una nueva dosis de evolución RPG

Manteniendo la misma estrategia que ya vimos en ‘Assassin’s Creed Origins’, un cambio hacia lo RPG que reformula combate, misiones y evolución del personaje, ‘Assassin’s Creed Odyssey’ va un poco más allá con la intención de añadir aún más variedad y profundidad a todo lo que se cuenta o haces.

La elección de distintos caminos en los diálogos se une a otra gran idea que, en conjunto, hacen de esta edición una aventura más orgánica y madura. Por primera vez desde que le tomase el pulso a la fórmula de un mundo abierto plagado de iconos en el mapa, Ubisoft nos da la opción de abandonar la experiencia guiada para saltar a la exploración pura y dura.

En ella, pudiendo elegir si optamos por la opción clásica o nos quedamos con la nueva propuesta, los detalles que se nos den en las conversaciones nos servirán para encontrar los objetivos de cada misión. Así, un punto brillante en el mapa diciéndote “ven aquí”, se cambia por la necesidad de ir desvelando zonas de cada región para saber dónde ir cuando alguien te dice que han visto al enemigo que buscas en las minas de plata de X isla.

As2

La idea suma aún más horas a un juego que de por sí ya es apabullante, cayendo probablemente demasiado en el truco de obligarte a farmear experiencia con misiones secundarias si quieres continuar la historia. Es probablemente el punto más incómodo de una aventura que, por otro lado, tiene suficientes opciones siempre a tu alcance para que cumplas tu cometido mientras los niveles saltan uno tras otro sin tener que desplazarte constantemente.

Un sinfín de cosas por hacer

Busca pistas de los miembros del culto para desenmascararlos y asesinarlos, cumple recados que van desde salvar a un civil encarcelado hasta destruir una flota de barcos, acaba con campamentos y fortificaciones para desencadenar una guerra en la que tus acciones en peleas multitudinarias serán clave, busca tumbas y objetos legendarios para mejorar tus opciones de hacer más holgado todo lo anterior…

Es probablemente el ‘Assassin’s Creed’ más grande al que me he enfrentado, pero también el que mejor sabe captar mi atención para llevarme de aquí para allí sin refunfuñar. Que la mayoría de misiones se centren en matar, ya sea de forma sigilosa o a espadazo limpio, es menos importante que nunca gracias a las novedades en ese campo.

As3

Si ‘Assassin’s Creed Origins’ introducía unas luchas más tácticas, ‘Assassin’s Creed Odyssey’ mejora la experiencia de sigilo para hacerla más cómoda. Los asesinatos a distancia, lanzamientos de la lanza de Leónidas que se activan desde varios metros y automáticamente hacen que el personaje se desplace hasta ese punto, agilizan mucho más el limpiar una zona de enemigos. Se acabó eso de ir pasito a pasito para recorrer toda una sala, es mucho más rápido hacerlo encadenando lanzamientos entre enemigos.

Puede que los puristas del sigilo vean en ello un camino poco realista y destinado a facilitar las cosas, pero el hecho de estar ante una habilidad que no está siempre disponible, sumado a una saga que habla de cómo los alienígenas se zumbaron a los primates para crear una línea de sangre alternativa, deberían calmar las aguas frente a lo que a grandes rasgos no es más que una opción.

No todo el monte es orégano

Con un juego muy bien depurado que sólo me ha dado problemas en contadas ocasiones a la hora de cargar ciertas secciones (uno o dos segundos en los que la acción se frena por completo), no estamos ante una entrega que pueda ganarse muchas quejas ni en lo técnico ni en lo jugable.

As4

Por mi parte, sólo la lentitud frente a ciertas acciones ha conseguido sacarme de mis casillas en alguna ocasión. Hablo de los desplazamientos en barco, que son muchos y no precisamente ágiles, la deceleración del caballo siempre que pasas por un pueblo o cerca de él (¡¿por qué?!), y la activación de ciertas habilidades, la diferencia entre la vida y la muerte por culpa del inicio de una animación que no frena o modifica la anterior.

No acabo de ver tampoco cómo poco a poco han desaparecido lo que antaño eran una seña de identidad de la saga, las atalayas y el parkour. Las primeras son ya un mero trámite destinado a que los viajes rápidos hagan más cómodo el trayecto, pero están colocadas sin mucha gracia y han dejado atrás por completo el reto de encontrarlas y alcanzar su cúspide.

Respecto al parkour, aquí, por la posición de los edificios y la poca interactividad que hay en los desplazamientos, la sensación de estar en un ‘Assassin’s Creed’ se va perdiendo paulatinamente. Es cierto que hay alguna cuerda para ascender rápido, ramas en las que balancearte y pequeños salientes que te ayudan a girar una esquina sin perder velocidad, pero se ha perdido tanto la espectacularidad como la efectividad de desplazarte por el mundo, y ahora sin un caballo estás completamente perdido.

As5

La opinión de VidaExtra

Es esa fina línea entre la evolución y el mantener las raíces donde la saga ‘Assassin’s Creed’ se cruza con su particular cuerda floja. Si bien todas las novedades que propone merecen ser aplaudidas y abrazadas de cara a siguientes entregas, me resulta incómodo cómo su inclusión va suponiendo el abandono de otras ideas que me parecían esenciales.

‘Assassin’s Creed Odyssey’ huele a continuismo fácil desde fuera, pero una vez estás dentro entiendes hasta qué punto es capaz de cambiar la saga para bien con algunos ajustes aquí y allá. Pese a ellos es innegable que es más 1.5 que una secuela en toda regla, pero a base de novedades y una capa visual e histórica para enmarcar, se convierte en un juego igual de imprescindible que ‘Assassin’s Creed Origins’.

Sin duda estamos ante un pozo de horas de esos que tanto aprecian los que relacionan el precio de un juego con el tiempo que ofrecen, pero su mayor baza es ser un tapado que no sólo vuelve a repetir la gesta de revolucionar la saga que marcó el anterior, también pone un buen puñado de granitos de arena que invitan a estar aún más emocionados por lo que está por llegar. ‘Assassin’s Creed Odyssey’ es, en gran medida, el juego que marca la evolución no sólo de la saga ‘Assassin’s Creed’, también de la propia Ubisoft.

Imprescindible

As5

Assassin’s Creed Odyssey

Plataformas PC, Xbox One y PS4 (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Ubisoft
Compañía Ubisoft
Lanzamiento 5 de octubre
Precio 64,90 euros

Lo mejor

  • Un juego enorme con decenas de horas de contenido
  • El modo de exploración es un gran añadido
  • Espectacular a nivel visual

Lo peor

  • Algunos errores de framerate puntuales
  • Ciertas decisiones de diseño como la velocidad de caballos y barcos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio