Análisis de Evil Genius 2, el juego en el que crear una base secreta de supervillanos a la altura de Gru o el Dr. Maligno
Análisis

Análisis de Evil Genius 2, el juego en el que crear una base secreta de supervillanos a la altura de Gru o el Dr. Maligno

Pocas cosas me gustan más que amasar dinero para realizar grandes construcciones en las que crear estructuras lo más eficientes posibles y decorarlas hasta la extenuación. Evil Genius 2: World Domination no sólo me ofrece eso, sino que a la mezcla también suma las fantásticas parodias de espías y supervillanos a lo Austin Powers o Gru, mi villano favorito.

Con un casino que esconde una base secreta en la que llevar a cabo tus malévolos planes, la llegada de Evil Genius 2 a consolas parecía la excusa perfecta para adentrarme en su prometedora propuesta. Esto es lo que me he encontrado.

Una idea fantástica que no brilla por igual

La idea de Evil Genius 2 se separa en dos partes muy concretas. La primera de ellas es la construcción de la propia base con la intención de crear una superarma única a los distintos villanos disponibles -cada uno con sus propias habilidades especiales para ayudarte en tus planes-.

Empezando con lo puesto tocará ir excavando la tierra para hacer hueco a habitaciones para tus minions, una cámara acorazada en la que guardar el dinero, centrales de energía y, por descontado, un buen surtido de trampas para proteger tus secretos de ojos indeseados.

La segunda, a priori igual de prometedora, es la dominación mundial que lleva a controlar suficientes recursos como para poder seguir dando forma a tu base. Colocar bases alrededor del globo para poder llevar misiones que nos permitan ganar dinero, rebajar las tensiones con las fuerzas del orden o conseguir nuevos tipos de minions.

Si lo que te viene a la idea es que esas bases alrededor del globo también se montan como la principal, no estás muy alejado de lo que yo tenía en mente antes de jugar, y tampoco demasiado preparado para el varapalo que viene a continuación.

Evil Genius 2

Una dominación mundial que apetece lo justo

Como una suerte de juego para móviles en el que lidiar con eternas esperas y una interfaz que lo hace todo aún más engorroso, la idea es ir pasando por cada zona del mapa para crear un punto que abra el mapa y permita acceder a las distintas actividades que hay allí.

Pulsando sobre cada una de ellas sabremos qué nos ofrece enviar nuestros minions a esa misión, y si decidimos hacerlo tocará esperar a que esté completada para poder saltar a la siguiente dentro de esa misma zona. A más zonas controladas, más misiones simultáneas.

El problema es que, una vez completadas, tocará pasear por todo el mapa para comprobar qué hay de nuevo y qué opción nos conviene más. No hay forma de automatizar todo ese proceso, así que entre sus escasas alertas y el tedio de ir revisando poco a poco cada una de las regiones, la idea de dominar el mundo no tarda demasiado en resultar aburrida.

Evil Genius 2

Si bien es cierto que dentro de la base también puedes crear estructuras que te ayuden a generar dinero, conseguir minions y reducir la tensión con los gobiernos que te persiguen, Evil Genius 2 se apoya muchísimo en esa dominación mundial para marcar el ritmo de la partida y la cantidad de cosas que puedes hacer en ella.

La creación de bases, su mejor baza

Es una verdadera lástima porque, más allá de eso, la propuesta a la hora de dar forma a tu base es uno de esos bucles perfectos en los que apetece perderse durante tardes y noches enteras. Con los minions y el dinero como principal moneda de cambio para su bucle, la idea de crear un ejército cada vez más potente mientras intentas cuadrar todo lo que necesitas en un espacio pequeño es tan adictivo como parece.

Con una rama de investigaciones que lamentablemente está atada al progreso de la campaña y rompe un poco el ritmo, la única pega en la creación de la base es tener que depender constantemente de los tiempos que marca el mapa de dominación mundial.

Más aún cuando la cosa se tuerce, los gobiernos empiezan a enviar espías, y todo el empeño que te gustaría poner en colocar trampas por los pasillos al más puro estilo tower defense, se frustra por tener que ocuparte de acciones bastante menos interesantes que lanzar un 007 a los tiburones.

Por suerte hay un modo sandbox que elimina gran parte de las barreras y te permite montar la base a tu gusto sin tener que preocuparte de todo lo demás. No es la opción ideal porque elimina la totalidad del reto de gestionar la base al tener dinero infinito, pero llegado cierto punto es la forma más cómoda de ver todo lo bueno que tiene que ofrecer el juego sin lidiar con lo que está varios puntos por debajo.

La opinión de VidaExtra

Con un salto a consolas en el que la única pega posible es tener que lidiar con unos textos demasiado pequeños para resultar cómodos -y cero opciones de accesibilidad en ese sentido-, Evil Genius 2 es uno de esos juegos que, pese a sus peros, resulta bastante disfrutable si eres fan del género.

Puede que las quejas iniciales te impidan entrar en él con el entusiasmo que cabría esperar de una idea tan prometedora, pero si aprendes a cogerle el truco y serpentear sus principales baches, lo de crear una base plagada de trampas y dominar el mundo a golpe de rayo láser es tan bueno como suena (especialmente si lo juegas en Game Pass).

cover

Evil Genius 2: World Domination

Plataformas PC, Xbox One, PS4, PS5 y Xbox Series (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Rebellion Developments
Compañía Rebellion Developments
Lanzamiento 30 de noviembre de 2021

Lo mejor

  • La variedad de habitaciones y cacharros que construir
  • Montar trampas que vayan empujando a los espías de un peligro a otro
  • Un estilo artístico de lo más simpático

Lo peor

  • No todas sus ideas resultan igual de divertidas
  • La interfaz en consola puede resultar incómoda y difícil de leer

Temas
Inicio