Publicidad

Análisis de GRID: ni arcade ni simulador, sino puro espectáculo
Análisis

Análisis de GRID: ni arcade ni simulador, sino puro espectáculo

Publicidad

Publicidad

En una curva en solitario posterior a uno de esos tumultos de coches más propios de la entrada a un Walmart en Black Friday, la adrenalina de haber superado el peligro me hace perder el control del vehículo con un derrape. El coche va directo a estrellarse y entonces, como caída del cielo, aparece la magia de Grid.

Noto como en cuestión de milésimas el control vuelve a las ruedas. Que se agarran al asfalto de Barcelona y se defienden como gato panza arriba para intentar llevar la potencia del acelerón al coche. Un detalle muy sutil, casi imperceptible, que sin embargo adelantó lo bien que me lo iba a pasar con el nuevo juego de Codemasters.

Coches que da gusto conducir

El retorno de la marca aterriza con toda la intención de adueñarse de un hueco hasta ahora menospreciado. Pese a que los reglajes permiten virar su control y ayudas hacia un lado más arcade, o hacia otro más cercano a la simulación, donde se siente cómodo es justamente en el medio. 

Grid4

Tienes una maniobrabilidad adaptada que te permitirá lucirte y un reto que te obligará a tomar cada curva con la mayor medida posible. Una mezcla que, sin ser muy exquisito con el comportamiento real del coche, sí hace maravillas a la hora de trasladar el lado más apasionante de una competición.

Su baza -y principal objetivo- está en el espectáculo. Una bandera que se encarga de ondear ya desde el tutorial con una carrera Nascar en la que te ves obligado a pasar a cámara lenta por debajo de un coche que está dando una vuelta de campana. 

El detalle es una salvajada sacada de una peli palomitera que no se vuelve a repetir en carreras normales, pero que deja bien claro qué hemos venido a hacer aquí. 

El resto de ideas incluidas, más allá del icónico rebobinado, vienen no sólo a potenciar ese espectáculo, también a tallar en piedra que hay hueco para otro tipo de juegos de conducción que no sean los habituales. Eso y que, a base de afortunadas sorpresas, uno puede ganarse un trozo del pastel que se reparten los tres o cuatro de siempre. 

Grid3

Es la hora del espectáculo

El cómo trasladar la emoción de una competición real a un videojuego viene apadrinada por la intención de dejar atrás las carreras de Scalextric

Aunque los Drivatar de Forza nos acercaron brevemente al sueño de ver comportamientos inesperados por parte de la IA, al final todo eso se limitó a separar a los competidores en dos grupos. Los que seguían la trazada con firme exactitud y los que arrasaban con todo lo que hubiese a su paso con una agresividad incómoda. 

Grid, como en su vaivén entre lo arcade y la simulación, también quiere encontrar un punto medio. Los pelotones que se amontonan al llegar a una curva son un buen ejemplo de ello, con corredores buscando huecos imposibles y permitiéndose el lujo de arañar su carrocería si eso supone subir una posición o frenarte a ti en el intento de conseguir la tuya. 

El que lo hace único, sin embargo, es su sistema Némesis. La idea es tan simple como la de intentar visualizar qué haría un corredor si estás constantemente haciéndole la puñeta. Si se da el caso porque te has chocado en repetidas ocasiones con él o le has achuchado más de la cuenta, el juego te avisará de que le has hinchado las narices y responderá en consonancia.

Grid2

Lo que en otro escenario habría sido intentar un adelantamiento lo más limpio posible, a partir de entonces será un acoso y derribo con besos por detrás y algún intento de hacerte perder el control del vehículo. Suma eso al aglutinamiento de vehículos intentando aprovecharse del infortunio ajeno y ya tienes la fiesta montada.

Buenas ideas en un entorno humilde

A pinceladas como esa se suma el ya habitual sistema de puntuación en base a factores como la limpieza en la conducción o la sensación que provoquen tus derrapes, el apoyo de un compañero de equipo al que podrás comunicarle por radio cuándo intentar escalar posiciones y cuándo defender tu posición, o la personalidad de cada conductor de la IA que provocan que acabes cogiéndole ojeriza a la agresividad de algunos o disfrutando de un mano a mano en el último tramo gracias a la habilidad de otro. 

Un conjunto que, a su vez, ayuda a esconder un catálogo de vehículos y pistas algo menor de lo habitual. Algo que duele más sobre el papel que cuando estás en el juego, teniendo en realidad todo lo imprescindible para disfrutar del deporte sin echar de menos casi ningún coche emblemático.

Grid6

En materia de pistas pasa algo similar y, pese a haber grandes olvidados entre los circuitos disponibles, otros nuevos como el de Barcelona, La Habana o el inolvidable recorrido por una sinuosa carretera nipona, consiguen que quejarse por ello se más por capricho que por necesidad

A nivel visual es donde probablemente más se note esa diferencia con sus grandes competidores. Si bien las cortas distancias, meteorología y escenarios son realmente espectaculares, conforme los vehículos se van alejando empiezas a notar cierta pérdida de resolución que a veces los convierten en incómodos borrones en la lejanía. Nada que nos impida disfrutar del juego, desde luego, pero sí un aspecto a acabar de pulir en futuras entregas. 

La opinión de VidaExtra

Hacía mucho tiempo -creo que desde Need for Speed Shift- que no tenía sensaciones como las vividas en Grid. Las de velocidad, peligro, espectáculo y, por encima de todo, disfrute de conducción, son sentimientos que ya damos por hecho en otros juegos y que, tras probar opciones como la de Codemasters, nos damos cuenta de que tal vez no estaban tan presentes como nos gustaría. 

Es evidente que Grid tiene complicado reventar el mercado de los juegos de conducción, pero sí merece un aplauso por intentar colarse en los primeros puestos de la parrilla de salida a base de grandes ideas y una mejor ejecución. Ojalá su rendimiento en la carrera sea lo suficientemente bueno para que se convierta en un habitual del género y goce de más oportunidades para seguir sorprendiendo. 

GRID

GRID

Plataformas PC, Xbox One y PS4 (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Codemasters
Compañía Codemasters
Lanzamiento 11 de octubre
Precio 64,90 euros

Lo mejor

  • La IA de los corredores
  • Carreras que son puro espectáculo
  • Formidable sensación de conducción

Lo peor

  • Los puristas pueden echar en falta más de un coche o pista
  • Algunos pormenores a nivel gráfico

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir