Impresiones tras jugar a la beta de Back 4 Blood: la evolución de Left 4 Dead pasa por introducir cartas que lo revolucionan todo
Análisis

Impresiones tras jugar a la beta de Back 4 Blood: la evolución de Left 4 Dead pasa por introducir cartas que lo revolucionan todo

Una de las sagas que aún no cuenta con ningún rival a la altura es Left 4 Dead. Hubo intentos compartiendo temática, como World War Z, junto con otros que apostaron por la fantasía, como Warhammer Vermintide, pero hasta la fecha ninguno con la misma calidad que los clásicos de Turtle Rock Studios y Valve.

De ahí que sus propios creadores originales tengan una oportunidad de oro para superarse mediante Back 4 Blood, a todas luces su sucesor espiritual. Ahora bien, con las novedades suficientes como para ofrecer un toque diferente y que hemos podido degustar en un adelanto privado de su beta cerrada gracias a Warner Bros.

Doce años de espera por el sucesor de Left 4 Dead

Back 4 Blood

La sensación inicial al adentrarse en este nuevo trabajo de Turtle Rock Studios es la de estar ante un juego muy familiar, pero no por ser para toda la familia, sino porque nos sentimos como en casa si hemos jugado a Left 4 Dead. Se repite a rajatabla su esquema, con zonas seguras ante las que reaprovisionarse, oleadas de zombis (infectados) en ciertos tramos del mapeado y la necesidad de colaborar con el resto de compañeros para salir con vida de cada pesadilla.

Una década de diferencia da para mucho al haber dos generaciones de por medio. Porque sí, no hay que olvidar que el primer Left 4 Dead debutó en 2008 para PC y Xbox 360. Y su secuela salió al año siguiente en los mismos sistemas. Así pues el salto a nivel gráfico en Back 4 Blood es considerable, aparte de gozar de una mejor maniobrabilidad a la hora de disparar o desplazarnos por el escenario.

Armas a corta distancia contundentes para ahorrar munición, otras de fuego para mantener un margen de seguridad frente a los distintos tipos de infectados... A priori parece igual pero en seguida empieza a mostrar mayor profundidad con los tipos de armas, entre escopetas, fusiles, ametralladoras ligeras o pistolas, sin olvidar granadas, cócteles molotov y demás. Y no sólo eso, sino que hay distintos grados de rareza y por ende con parámetros muy diferenciados que hay que leer.

Además, el número de protagonistas dobla al de los juegos de Valve, al contar con hasta ocho exterminadores. Y cada uno cuenta con características únicas, como reponer munición con muertes, hacer lo propio con la vida o gozar de diversas resistencias u otro tipo de mejoras frente al resto del grupo. Esto hace que sea importante de entrada ver cuál se adapta mejor a nuestro estilo y también de cara a la compenetración con los demás, puesto que en una misma partida no puede haber dos personajes idénticos. Esto es de perogrullo pero hay que recalcarlo.

También influye el modo de dificultad escogido, tal y como sucedía en los clásicos de hace una década, al despreocuparnos del fuego amigo en superviviente o sufrir de lo lindo en pesadilla. Y esto último es francamente duro y agotador al saber que la campaña dispone de actos bastante más largos que cualquier Left 4 Dead.

Hasta aquí, en cualquier caso, nada que suponga una revolución frente a esos clásicos... Pero es un espejismo, puesto que su gran punto diferenciador reside en las cartas. Nos podemos montar una baraja potenciando diversos aspectos del juego en base a salud, munición, potencia y un sinfín de variables más. Pero también sufrir con las cartas contaminadas que son las que cambian las reglas de cada partida de modo drástico para aumentar al extremo su rejugabilidad.

Las cartas de Back 4 Blood cambian las reglas

Back 4 Blood

Desde algo aparentemente tan inofensivo como perder visibilidad por culpa de la bruma hasta eventos mucho más serios como que se te plante un Ogro de seis metros a primeras de cambio, este dinamismo hace que cada partida en Back 4 Blood suponga un reto la mar de interesante. O al menos en los niveles altos de dificultad, claro, que en superviviente disponemos de demasiadas facilidades.

Este "director del juego dinámico", como mencionan sus creadores, es el que se irá adaptando constantemente a nuestras acciones, como si de La Presencia de Song of Horror se tratase, para que no estemos tranquilos ni por un instante. Y es que los enemigos no siempre estarán en los mismos sitios al volver a jugar un acto...

Se le podrá echar en cara la poca originalidad a la hora de introducir nuevos infectados, que no dejan de ser variantes de los vistos en Left 4 Dead y otros imitadores del género: Delator, Grandullón, Apestoso, Punzadora... Pero a la vez todo resulta más fresco y es en el modo Versus (hasta ocho personas en dos equipos; unos con humanos y otros con monstruos) donde se perciben más diferencias entre los infectados, al disponer de variantes para cada uno.

Back 4 Blood

Por ejemplo, para la huidiza Punzadora habrá dos versiones extra (Escupidora y Acechadora), ocurriendo lo mismo con el lento pero potente Grandullón (Matón y Triturador). El bando que controla a los infectados tendrá que eliminar lo más rápido posible a los humanos, pudiendo mejorar en el proceso varios parámetros básicos de los monstruos usando puntos de mutación. Mientras que los que controlan a los humanos deberán aguantar el mayor tiempo posible con vida, que es lo que definirá realmente qué equipo sale victorioso al terminar las rondas.

Sobra decir que en el modo Versus el mapa es muy reducido y los infectados tan solo pueden reaparecer cuando no son visibles para los humanos. Son partidas frenéticas ideales para alternar con la exigente campaña en niveles más altos.

Salvo por las desconexiones que sufrí (no deja de ser una beta), me ha dejado con buenas sensaciones, principalmente por la implementación de las cartas y todo lo que eso conlleva, y de que se juega mejor que Left 4 Dead. Si quieres saber todos los detalles de la beta te recordamos que acaba de arrancar hoy mismo para la gente que reservó el juego (o con invitación), durando hasta el día 9. Después vendrá otra segunda beta abierta sin restricciones desde el 12 al 16 de agosto.

Back 4 Blood - Edición Estándar PS5

Back 4 Blood - Edición Estándar PS5

¿Y la versión final? El próximo 12 de octubre en PC (Steam y Epic Store), PlayStation (PS5 y PS4) y Xbox (Xbox Series y Xbox One), con juego cruzado entre todos los sistemas y el incentivo de Xbox Game Pass en el caso de Microsoft.

Temas
Inicio