Publicidad

Le he dado una segunda oportunidad a la demo de Balan Wonderworld, pero su mundo aún está muy lejos de parecerme maravilloso
Análisis

Le he dado una segunda oportunidad a la demo de Balan Wonderworld, pero su mundo aún está muy lejos de parecerme maravilloso

Se suele decir que la primera impresión es la que cuenta, aunque esta máxima no se cumpla siempre, por supuesto... salvo que te llames Balan Wonderworld, claro. Y es que no ha mejorado mi impresión al darle otra oportunidad a su demo, que vi con cara de incredulidad al principio, especialmente si tenemos en cuenta que Square Enix planea lanzar el juego en las tiendas el próximo 26 de marzo.

¿El motivo? Todo está muy verde, el desarrollo es soso y lento, impropio de un equipo en el que figuran los nombres de Yuji Naka y Naoto Ohshima, dos iconos de SEGA responsables de Sonic the Hedgehog, Nights into Dreams, Phantasy Star o Sonic Adventure, por nombrar algunos. Muchos vimos en esta obra conjunta entre Arzest y Balan Company un plataformas con espíritu de Dreamcast, pero parece que soñamos demasiado y está muy lejos de la calidad esperada...

Un nuevo plataformas que está todavía muy verde

Balan Wonderworld

Lo que más choca de buenas a primeras es su apartado gráfico, con una isla, a modo de zona principal, demasiado vacía. Ahí pululan los diminutos Tim, a los que podremos darles gotas de diferentes colores para verlos crecer. Un guiño que recuerda irremediablemente a los Chao de Sonic Adventures, donde SEGA se empapó de la moda (aún vigente) por los Tamagotchi con su Visual Memory.

Con una estética muy infantil y poco detallada en algunas regiones, otro detalle que sorprende es el tema del control, al contar con un único botón para saltar, usar la habilidad del disfraz o interactuar con los Tim. Esto último provoca algún conflicto en la isla, cuando queremos coger a un Tim para lanzarlo al molino central, mientras que los disfraces se antojan muy limitados por la escasez de acciones disponibles. Sin ir más lejos, con algunos ni podremos saltar...

Hay un problema a mayores con los disfraces, puesto que cambiar entre ellos no es un proceso inmediato, sino que tarda casi un par de segundos, lo que le resta dinamismo. A esto se le une que tan solo podemos llevar tres con el personaje, por lo que si cogemos un cuarto disfraz, se borrará de golpe el último de la lista.

Balan Wonderworld

Para colmo, si sufrimos daño, perderemos el disfraz, por lo que tocará rehacer el camino hasta donde lo encontramos, teniendo que obtener primero una llave para abrir su sello. Tampoco es un juego complicado, que conste, independientemente del disfraz que tengamos en posesión, al ser muy consistente el salto contra los enemigos al igual que ciertas habilidades, como el fuego del disfraz de dragón.

En otros casos, como el llamado Zorroedro, la utilidad está en entredicho, al ver cómo nos transformamos en un cubo cada pocos segundos sin poder hacer nada... Pero es la excepción, al ser todos los demas muy variados y útiles para ciertas ocasiones, especialmente a la hora de explorar el escenario y habilitar ciertos accesos, como activar un mecanismo con el "Príncipe engranaje" o flotar con el "Carnero ligero" cerca de los molinos de viento que están fijados al suelo.

Balan Wonderworld no viene a romper esquemas con los plataformas, puesto que el transformismo ya lo vimos en otros juegos, como el genial Dynamite Headdy de Treasure, por ejemplo, ni tampoco puede ocultar el pasado de sus creadores en SEGA, al toparnos con algún disfraz que recuerda a un ataque de Sonic, en concreto el del "Acróbata aéreo", para encadenar golpes sin tocar el suelo. Aunque luego está el "Saltinguro" con un impulso a lo Yoshi's Island, las cosas como son.

Balan Wonderworld tiene mucha tarea por delante

Balan Wonderworld

En esta demo hay tres regiones bien diferenciadas, cada una con sus propios disfraces a obtener, pero ninguna logra brillar frente a otros representantes del género, donde Super Mario 64 sigue siendo uno de los grandes referentes desde que nos maravilló en un 1996 legendario. Las comparaciones son odiosas, desde luego, pero es que a este trabajo de Arzest y Balan Company le falta más chispa.

Más allá de lo poco aprovechados que están sus mundos, con escasas opciones de exploración salvando unos pocos desvíos, o lo chocante que resulta ver cómo desaparecen los objetos al fondo de la pantalla (a no tanta distancia, vaya) o los NPC al poco de acercarnos (queremos achacarlo a que es una demo), es de lo más anecdótica la presencia de enemigos y de la dificultad que entraña el único jefe de esta demostración, de corta duración y paupérrimos patrones de ataque.

Esto último va un poco en consonancia con la lentitud a la hora de cambiar de disfraz, puesto que tenemos margen más que de sobra para hacer frente a las embestidas del rival usando el porrazo del cerdito o el ataque torbellino del lobo.

Balan Wonderworld

Por momentos me pareció un juego claramente enfocado al público infantil, más que a los que crecimos con las aventuras de Mario y Sonic, siendo para todas las edades. Y es que hay que poner mucho de nuestra parte para que resulte mínimamente divertida la experiencia con Balan Wonderworld, al que le vendría de perlas un retraso hasta 2022 como están empezando a hacer otros juegos.

Técnicamente tendría que dar más de sí, mejorando ya de paso las colisiones que provoca la cámara al acercarnos a algunos muros, pero también tendría que replantearse un sinfín de situaciones para crear una aventura más divertida, porque tampoco es que resulte muy acertada la escena del propio Balan con unos Quick-Time Event en los que "fotografiar" sus poses para obtener más gotas...

Vale que una demo no siempre refleja el estado de un producto final, pero a menos de dos meses para su lanzamiento, es sin duda un arma de doble filo para los que esperábamos con ganas este Balan Wonderworld, convertido (por ahora) en la primera gran decepción de 2021. Ojalá se retrase... por el bien de todos.

  • Plataformas: PS5, PS4, Xbox Series X|S (versión analizada), Xbox One, Nintendo Switch y Steam
  • Multijugador: sí
  • Desarrollador: Arzest y Balan Company
  • Compañía: Square Enix
  • Lanzamiento: 26 de marzo de 2021
  • Precio: 54,99 euros
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio