Publicidad

Análisis de Calendula, el juego que no quería ser jugado
Análisis

Análisis de Calendula, el juego que no quería ser jugado

Publicidad

Publicidad

2016 nos sorprendió gratamente con su arranque gracias a 'Pony Island', un juego que no era un videojuego al uso, exactamente, ni tampoco algo tan inocente como "una isla de ponis". Se trataba de una propuesta muy original que jugaba con algo aparentemente tan básico como el menú del juego, la posibilidad de hackearlo, y de hacer otras historias para progresar en su intrincada historia.

'Calendula', del estudio español Blooming Buds Studio, guarda ciertas similitudes con la obra de Daniel Mullins Games, aunque sin albergar tanta complejidad en su interior. Es más limitada en esa concepción de meta-juego al quedarse más en la superficie, pero, al mismo tiempo, resulta más inquientante por los destellos que nos va dejando al progresar...

Tal y como pasó con 'Pony Island', no es fácil describir 'Calendula' sin destripar las sorpresas que guarda en su interior. Porque no es un juego al uso. Además, su lema principal nos deja bien claro que esta propuesta se aleja de todas las modas al ser "un juego que no quiere ser jugado".

Y la cosa se complica con estas otras:

"Calendula es un videojuego. Calendula es un meta-juego. Calendula es un juego minimalista. Calendula es un juego de terror. Calendula es un juego atmosférico. Calendula es un misterio. Calendula es una experiencia. Calendula es un vaso lleno de sangre. Calendula es el mal. Calendula es una flor. Calendula es dolor. Calendula es tu secreto más profundo."

Todas estas definiciones sobre 'Calendula' también son válidas. No en vano, provienen de sus autores, un grupo de tan solo siete personas. De ahí que la concepción de 'Calendula' parta de una premisa pura, sencilla, sin estridencias. Blooming Buds Studio ha creado un viaje muy especial cuyo desenlace, como suele suceder en estos casos, nos dejará con la cara torcida.

¿Pero qué demonios es Calendula? ¿Es un juego?

240216 Calendula 01

"Vale, pero aún no habéis dicho de qué va el juego", dirá alguno. Y con razón. Pero porque 'Calendula' no es, insistimos, un juego al uso que se pueda entender sin probar primero.

El que haya probado 'Pony Island' se hará a la idea de lo que se puede encontrar en esta propuesta española si decimos que se queda, principalmente, en los rompecabezas del menú del juego. Aunque el desenlace para cada uno de ellos nos dejará una sensación de lo más intrigante... que preferimos no desvelar para no estropear ninguna sorpresa. Tan solo diremos que hay más cosas allá de ese diseño tan minimalista del menú de 'Calendula', pero sin la complejidad de "los ponis".

Porque 'Calendula' es, ante todo, un juego de ingenio que nos pondrá a prueba en todo momento, dándonos pequeñísimas pistas sobre cuál será el paso a seguir. Puede ser algo aparentemente inútil como quedarse quieto sin hacer nada para "descubrir la verdad", hasta regular un parámetro de brillo.

'Calendula' es un juego de repetición, en el sentido más estricto de la palabra, por cómo se nos presentará una y otra vez el menú de juego. Iniciaremos "Nueva partida" o "Load Game" y nos encontraremos ante un problema a resolver para seguir avanzando. Pero todo será distinto cada vez, y ahí radica su atractivo, pese a que sus puzles no sean muy complejos.

En una hora, u hora y media, podremos completar sin demasiada dificultad esta propuesta de Blooming Buds Studio, para que os hagáis a la idea, y por desgracia no es tan rejugable como 'Pony Island', pese a que cuente también con secretos en su interior (muy pocos, eso sí).

Jugando a un juego que no quiere ser jugado

240216 Calendula 02

El escollo de la duración no sería algo verdaderamente negativo en 'Calendula' de no ser por esa concepción tan limitada de la que parte al centrarse solamente en su superficie, como hemos recalcado anteriormente. Los puzles son variados, sí, pero a la vez se acaban tornando previsibles cuando comprendemos realmente la mecánica del juego.

En 'Pony Island' no solamente teníamos esa variedad de puzles en el menú, sino que se extendía a otras facetas con mecánicas totalmente distintas. En 'Calendula' se mantiene esa linealidad estructural que le resta impacto al jugador, pese a que en el fondo resulte una experiencia digna de mención y sobre todo de vivir. Porque hay momentos de genialidad pura, especialmente con la búsqueda de las contraseñas en el último tramo de este meta-juego.

Hay que tener, a todo esto, nociones básicas del inglés. Siendo una producción española, más de uno se extrañará al no verlo en español, pero tenemos que decir que no todas las partes tienen traducción. Al menos en los passwords, que juegan mucho con los juegos de palabras, valga la redundancia.

¿Y qué pasa si ya jugamos a la citada obra de "los ponis en una isla"? Pues que 'Calendula' pierde un poco de fuelle al repetir, en cierto modo, varias tretas para la resolución de puzles, como una en la que la protagonista es la sangre. Pero pese a todo, cuenta con la personalidad suficiente como para que queramos seguir avanzando y comprender qué es lo que estamos viviendo.

No es tan redondo como el título de Daniel Mullins Games, especialmente por la carencia de una BSO potente, sin embargo estamos ante un debut muy prometedor de este estudio español y por lo tanto, ante un juego que deberíais probar si os gustan esta clase de rarezas.

Calendula

Calendula

Plataformas Steam (Mac y PC; versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Blooming Buds Studio
Compañía Blooming Buds Studio
Lanzamiento 2 de febrero de 2016
Precio 6,99 euros

Lo mejor

  • Interesante propuesta de meta-juego
  • Su atmósfera intrigante
  • Algunos puzles son muy originales

Lo peor

  • Demasiado corto y más fácil de lo esperado
  • Se echa en falta algo más "fuera"

Sitio oficial | Calendula

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir