Compartir
Publicidad
He probado la Zona de Demolición de Crackdown 3 y aún me sigo preguntando dónde está el poder de la nube
Análisis

He probado la Zona de Demolición de Crackdown 3 y aún me sigo preguntando dónde está el poder de la nube

HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

A falta de una semana para el lanzamiento de Crackdown 3, anoche pudimos probar a fondo el modo online Zona de Demolición, donde Microsoft puso mucho énfasis en el poder de la nube desde aquel vídeo de la Gamescom 2015.

El fuerte de este modo multijugador son esos edificios que podremos destruir a placer, dejando claro todo el potencial de Microsoft Azure. O eso se esperaba, porque la prueba técnica de anoche ni mostró una destrucción total del escenario ni logró que las partidas fuesen fluidas durante todo el rato.

No compraré Crackdown 3 por Wrecking Zone

080219 Crackdown3 01

Por muchas ganas que tuviese de probar este Crackdown 3 (la primera entrega sigue siendo de mis favoritas de Xbox 360; no así ese desliz llamado Crackdown 2), este modo online de 5vs5 no era lo que más me llamaba de este regreso en Xbox One, aunque sí sentía curiosidad por comprobar su nivel de destrucción.

De esta prueba la única modalidad disponible era la de Cazaagentes, donde ganaba el equipo que acumulase 25 insignias del rival. Una especie de "Baja confirmada" de los Call of Duty, salvo por el hecho de contar con Agentes hipervitaminados capaces de pegar saltos imposibles y golpear con una fuerza descomunal. Porque en este modo no hay que preocuparse de recoger orbes, sino de matar al enemigo y asegurar su placa para sumar un punto.

La sensación inicial, a nivel gráfico, es bastante decepcionante. No solamente por el minimalismo que rodeaba el escenario de esta prueba (Zona de Apagón) y el contraste con esos colores tan exageradamente vivos, sino por lo vacíos que resultaban ser los edificios, hasta el punto de no derrumbarse de modo tan espectacular a como se preveía en 2015. Si me llegó a divertir esta prueba fue más por méritos del núcleo jugable de Crackdown que por la destrucción.

Porque las mecánicas que vimos desde la primera entrega de 2007 siguen prácticamente intactas, como el reconocible autoapuntado cuando fijamos al rival y la gran movilidad vertical y horizontal de la que disponen los Agentes.

Este modo está pensado para dar rienda suelta a la parte más loca y directa de la saga, por lo que ni siquiera tendremos que preocuparnos por recoger armas por el escenario, porque no las habrá: esto lo haremos desde el menú de selección de partida. Elegimos un arma de fuego principal (en mi caso, el rifle de plasma Mk.II), explosivos (la cadencia de la Osiris es muy bestia) y un equipamiento (impulso aéreo o sobreescudo) ante el que recurrir en situaciones de alerta. Y listo.

El minimalismo de este modo juega en su contra

080219 Crackdown3 02

Las partidas dentro de este modo de la Zona de Demolición son bastante cortas y hemos experimentado varios tirones en cierta situaciones, pese a que gráficamente desluzca bastante en comparación con el modo Campaña.

Aquí le falta vida y a las dos partidas uno está cansado de este modo, por mucho que haya situaciones donde lo podamos llegar a disfrutar: porque aquí no solamente las balas y explosiones cuentan, sino que también podremos matar a los enemigos con un potente deslizamiento aéreo (obteniendo al instante su insignia) e incluso encadenar una racha de muertes, lo que nos puede picar por intentar sumar más puntos que nadie. Pero le falta algo y el escenario se siente demasiado vacío y los desplomes de edificios son un tanto inocuos.

En este sentido, me ha molestado bastante la disposición de los puntos de impulso aéreo al tropezar en demasiadas ocasiones en medio de un tiroteo. Hay demasiados y, pese a que su utilidad es innegable (escapar de un tiroteo o situarse en la parte más alta de un edificio sin esfuerzo), acaban convirtiéndose en un problema cuando estamos concentrados al disparar a un enemigo.

Si bien no contamos con los clásicos orbes en este modo de juego (tranquilos, que en la Campaña sí que están), aquí tenemos uno que irá recargando una barra que nos permitirá desatar una habilidad adicional, en complemento con la del equipamiento del menú inicial, para aguantar más si cabe sobre la Zona de Demolición. Y aquí cualquier detallito cuenta, porque no será tan fácil esconderse de los disparos del equipo contrario al ser los edificios prácticamente de cristal.

Sé que cuando salga Crackdown 3 al mercado la próxima semana este modo online no me robará mucho tiempo ya que lo verdaderamente interesante radica en su Campaña, de aspecto más acorde a lo que se esperaría de una nueva entrega. Y eso que ni ahí tenga pinta de aprovechar todo el potencial de la consola de Microsoft. Ni siquiera de Xbox One X, por mucho que venga con soporte para 4K y HDR. Pero es que yo quiero hacer el cabra y recoger orbes. No pido tanto.

Plataformas: Windows 10 y Xbox One (versión analizada)
Multijugador: sí, online (hasta 10 jugadores)
Desarrollador: Sumo Digital
Compañía: Xbox Game Studios
Lanzamiento: 15 de febrero de 2019
Precio: 64,90 euros (de serie en Xbox Game Pass)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio