Crítica de Cyberpunk: Edgerunners, el videojuego llega a Netflix y se corona como una de las mejores series de anime de nuestro tiempo
Análisis

Crítica de Cyberpunk: Edgerunners, el videojuego llega a Netflix y se corona como una de las mejores series de anime de nuestro tiempo

La nueva vara de medir el éxito al llevar un videojuego a la pequeña pantalla tiene nombre propio: Cyberpunk: Edgerunners. Una espiral de autodestrucción en clave de anime en la que toda la riqueza y la brutalidad del universo de Cyberpunk 2077 estallan en tu cara desde el minuto uno. Exactamente lo que se espera de cualquier incursión en Night City, la ciudad en la que todos los días se vive al límite. ¿Una adaptación animada? Mucho más que eso.

Netflix y el estudio Trigger producen y dan forma de anime a Cyberpunk 2077 y, en el proceso, nos regalan una de esas obras capaces llenar el ojo, emocionar de manera genuina y, llegados a los tramos finales, calar de una manera especial en el espectador. Posicionándolo merecidamente como uno de los mejores animes de la nueva década. Palabras mayores.

Una nueva joya de la animación japonesa magistralmente dividida en apenas diez episodios que no llegan a la media hora, pero aprovechan cada minuto. Exprimen cada fotograma. Capítulos en los que el ritmo frenético y la ultraviolencia son recursos al completo servicio del tema principal: dos jóvenes sin nada que perder lucharán por recuperar el control de sus vidas. Someterte al sistema quedó descartado, así que optan por hacerlo explotar

En el proceso, veremos como el destino de estas dos almas acaba descarrilándose de manera irremediable. Alimentando sus propias obsesiones. Las relacionadas con los implantes cibernéticos, las neurodanzas y aquellas que les han convertido, por voluntad propia, en rebeldes con causa.

Y ojo, que no es necesario jugar Cyberpunk 2077, el videojuegos de CD Projekt RED, para disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer Cyberpunk: Edgerunners al espectador. La manera en la que se ha planteado la trama y los acontecimientos del anime te familiarizan con la distopía de ciencia ficción imaginada por Mike Pondsmith en solo un episodio. Como mucho dos. Como comentamos, más que una adaptación del videojuego, el anime es una historia completamente original que transcurre en el mismo universo. Un anime soberbio.

Pero, claro, si vienes de la Night City de PC y consolas sumarás nuevos y enormes matices a la experiencia que se manifiesta en pantalla.

Dos jóvenes contra la ciudad en la que todos los días se vive al límite

Screenshot 464

Para el sistema educativo de Arasaka, la megacorporación que controla Night City, David Martinez es un joven problemático. David tiene unos estupendos resultados académicos, pero tiene enormes problemas para integrarse en el sistema. Nos referimos a su naturaleza rebelde, desde luego, pero también porque la tecnología con la que se conecta a la red formativa de su instituto es una chapuza. En su casa andan muy cortos de efectivo y se ve obligado a recurrir a actualizaciones mediocres para salir del paso.

La madre de David hace malabarismos imposibles para llegar a fin de mes y costear su educación. Night City es extremadamente caprichosa a la hora de repartir oportunidades. Tener modificaciones corporales o un costoso implante capaz de otorgar habilidades superhumanas ayuda, desde luego, pero existe un riesgo: el ciberware defectuoso y hardware experimental implantado en el cuerpo puede provocar ciberpsicosis. La pérdida total del control de sus actos.

Fcqqqu6aaaq34kq

David no tiene implantes y jamás ha salido de Night City. Se puede decir que está bastante acostumbrado a todas las salvajadas que ocurren en la metrópolis. Literalmente, forman parte de su día a día y las sortea sin que le afecten. Al menos, hasta que un accidente de tráfico cambiará su vida.

Un intenso combate entre dos vehículos convierte el humilde automóvil en el que viajan David y su madre en chatarra. Un accidente con desenlace fatal que dejará al joven con lo puesto y con un montón de deudas por pagar. Por suerte, entre lo puesto está la propia chaqueta de su difunta madre, ya incinerada, y en ella estaba oculto un poderoso implante militar: el Sandevistan. Un implante tan poderoso que incluso cambiará su vida.

En Night City dos jóvenes sin nada que perder lucharán por recuperar el control de sus vidas. Someterte al sistema quedó descartado, así que optan por hacerla explotar

Sin nada que perder, el joven se implanta el Sandevistan en su espalda con la ayuda de un matasanos de confianza sin demasiados complejos. Se puede decir que en Night City es una práctica más o menos habitual. El efecto producido en David es una potente carga que le otorga velocidad, fuerza y agilidad por tiempo limitado. Algo que usará para ajustar un par de cuentas en el instituto antes de dejarlo. ¿Y después qué?

Screenshot 458

Lucy es una Netrunner, el equivalente a una prodigiosa hacker, pero sobre todo es una Edgerunner. Un grupo de mercenarios que aceptan encargos poco sofistcados o de enorme riesgo, incluso para los estándares de Night City, como modo de vida. Encargos muy bien remunerados, por cierto.

Originalmente, el implante que lleva David debía haber llegado a manos de Maine, el líder del grupo de Edgerunners de Lucy, y eso le pondrá en su radar. Sin embargo, no tardarán en llegar a la conclusión de que el David se ha acomodado muy rápido al Sandevistan, de modo que puede resultar más valioso como mercenario que despiezado y abandonado a su suerte en un callejón.

De hecho, esa resistencia tan especial de David a los implantes tampoco ha pasado inadvertida para la propia Arasaka. ¿Podría ser la clave para dar forma al arma definitiva?

Cyberpunk: Edgerunners, un viaje en clave de anime a Night City

Ice 1x 10b9e5fb

Decir que Cyberpunk: Edgerunners es una adaptación del videojuego Cyberpunk 2077 no es del todo cierto: al igual que CD Projekt RED, Netflix y Trigger nos sumergen de lleno en el mismo universo que pudimos conocer en PC, consolas y Google Stadia. Sin embargo, se trata más bien de una historia paralela. Una estupenda, por cierto.

Uno de los máximos hitos de la serie es su retrato y el modo de plasmar y llevar el mismo mundo abierto de los videojuegos a un medio tan diferente como es la animación japonesa, conservando en el proceso toda su esencia. La crudeza de la sociedad imaginada por Podnsmith es omnipresente, así como la enorme obsesión por los implantes y la desmesurada ambición por aspirar a más en una ciudad que devora a sus propios hijos.

Fixer 1x 060bd441

En cada episodio se nota el enorme despliegue puesto en recompensar al jugador con un espejo brutal de lo que ya pudo ver en Cyberpunk 2077. Cada fotograma de la serie nos lleva a las mismas localizaciones que pisaste al jugar están ahí. El Afterlife, la sede de Arasaka y los distritos de Watson, Westbrook y Santo Domingo. Estallando todo en un apoteósico clímax en pleno Centro de la ciudad.

Logros espectaculares que son merecidamente solapados por otro todavía mayor: el retrato de la sociedad y de la cultura de Night City que se logra en Cyberpunk: Edgerunners es absolutamente intachable. Pese a la abrumadora información que hay en cada escena, el anime sabe llevar el monumental trabajo de Pondsmith y el estudio polaco a cada plano con una sencillez brillante, mostrando a todos los espectadores lo mejor y lo peor de la ciudad que nunca duerme, sin sacarlo de cada escena, pero regodeándose al deleitar a quienes vienen del juego.

No solo nos referimos a los pequeños y grandes detalles de los escenarios los vehículos o la propia ropa y estilo de las diferentes bandas. Los Maelstrom, los Animales, Las Mox o los Garras de Tygre, entre otros muchos, sino la manera en la que la tecnología y los implantes forman una parte esencial de esa distopía e incluso se integran en la trama.

Logrando una espectacular radiografía de la cultura que subyace tanto en el juego de rol como en el videojuego.

Screenshot 461

De hecho, hay montones de guiños a la interfaz del juego: veremos el sistema de hackeo a través de una especie de realidad aumentada que es exactamente igual al de Cyberpunk 2077. Cada conversación telefónica, y hay un montón, viene acompañada de su correspondiente transcripción con texto en pantalla, aunque ésta se nos muestra en inglés, y veremos cómo la práctica totalidad de efectos especiales del videojuego son usados en la serie. No de cualquier manera o bajo cualquier excusa, sino plenamente integrados en la acción.

En este aspecto, las secuencias de acción y combate coronan una animación intachable y llena de carácter propio: tienen una fuerza espectacular y, además, no se cortan lo más mínimo al mostrar desmembramientos, decapitaciones y auténticas carnicerías a un ritmo absolutamente brutal. Transmitiendo una emoción genuina al espectador mientras lleva a sus protagonistas y antagonistas más allá de sus propios límites.

Por otro lado, es un gustazo ver cómo David experimenta capítulo a capítulo lo que podemos considerar una subida de niveles como en el videojuego, pasando de rata callejera a edgerunner y llevando a cabo misiones muy parecidas a las del RPG de Cyberpunk 2077. Lo cual habla muy bien tanto de cómo Netflix y el estudio Trigger se han empapado en el material original como en el empeño de CD Projekt Red por ofrecer un universo enorme y tangible.

Maelstrom 1x D4c38f64

Ahora bien, las influencias de Cyberpunk: Edgerunners van más allá del videojuego: con un exquisito descaro, el anime le devuelve la moneda a otros clásicos de culto como Ghost in the Shell, Akira, Roujin Z y tantos largometrajes de merecido culto que sirvieron de confesa inspiración a la hora de crear el videojuego Cyberpunk 2077. Atreviéndose en muchos aspectos a ponerse a su nivel. Lográndolo en la mayoría de las ocasiones,

Con todo, no todos los méritos son compartidos: si bien, se nota que el estudio polaco ha estado muy implicado en la producción de Cyberpunk: Edgerunners, la brutal animación, el diseño de personajes y la manera de ofrecer contenido transgresor, atrevido y potente en pantalla es puramente mérito de Trigger. Quien no solo supera las expectativas puestas en el proyecto sino que posiciona sus 10 episodios entre lo mejorcito que ha producido Netflix en cuestión de anime en toda su historia.

La opinión de VidaExtra

Atrevido, transgresor y reverencialmente fiel al videojuego, aunque sin colisionar con él. Cyberpunk: Edgerunners es toda una alegría para los apasionados por la animación japonesa, la temática cyberpunk y, sobre todo, para aquellos que se han perdido y encontrado a si mismos en las calles de Night City al jugar a Cyberpunk 2077. Un anime derivado del título de CD Projekt RED, desde luego, pero que se sostiene por sí mismo a base de excelencia.

Trigger no solo captura la esencia genuina del videojuego sino que la lleva a su terreno ofreciendo una animación de diez, unos personajes a los que no se le tarda en pillar cierto cariño y situaciones realmente límite para sus protagonistas que hacen que sus caídas, sus hitos y sus sacrificios resuenen todavía más al estallar los grandes acontecimientos.

Cyberpunk: Edgerunners es de lo mejorcito que ha producido Netflix en cuestión de anime en toda su historia

Especialmente, cuando David, Lucy y compañía se estampan irremediablemente contra su destino arrastrados por su determinación y sus propias obsesiones. Enfrentándose a Night City a sabiendas de que no ganarán.

Como comentamos, no necesitas ser un entendido o un enamorado del universo Cyberpunk de Pondsmith ni tampoco haber tocado el videojuego para rendirte a todo lo logrado y el empeño puesto por Trigger a la hora de darle la réplica al videojuego desde su propio medio, la animación: Cyberpunk: Edgerunners no tarda en enganchar y poco a poco los clichés del anime juvenil ceden paso a las temáticas más crudas que se cuecen en Night City.

Screenshot 460

Abordando temáticas como la adicción a los implantes, la obsesión por la neurodanza e incluso usando la ultraviolencia como recursos muy bien integrados en una obra y un mensaje mucho mayor que el simple entretenimiento y que lleva a sus protagonistas más allá de sus límites en cada episodio. Superando sus propios listones en cada capítulo y, finalmente, preparando al espectador para dos trepidantes episodios finales que lo llevan irremediablemente a través de todo el espectro de emociones.

A través de Netflix,  Night City abre sus puertas de par en par y la manera de plasmar la esencia de la ciudad en la que todos los días se vive al límite en clave de serie de animación logra que nos quitemos el sombrero. No solo por cómo Cyberpunk: Edgerunners triunfa al llevar el videojuego a la pequeña pantalla y, en el proceso, ofrecer un espectáculo glorioso, sino por todo aquello que lo convierte en una de las mejores series de anime de nuestro tiempo.

Temas
Inicio
Inicio