Publicidad

Con la demo de Desperados III he podido comprobar que los creadores del soberbio Shadow Tactics quieren revalidar título
Análisis

Con la demo de Desperados III he podido comprobar que los creadores del soberbio Shadow Tactics quieren revalidar título

Cuando THQ Nordic anunció Desperados III en la lejana GamesCom de agosto de 2018, hubo una alegría doble. Primero, por ser el regreso de una saga que debutó hace 19 años y perdió su gloria entre 2006 y 2007 con Cooper's Revenge y Helldorado. Y segundo, porque de su desarrollo se encargaba Mimimi Games.

Este estudio es el que creó desde cero el sobresaliente Shadow Tactics: Blades of the Shogun, hasta la fecha el mejor representante de los juegos en la línea del Commandos de Pyro Studios. Y, visto lo visto, no podía haber mejor testigo para seguir el rumbo de la saga iniciada por Spellbound Entertainment en 2001.

Desesperados por el regreso de Desperados

Desperados III

A tres semanas para su lanzamiento en PS4, Xbox One y Steam, ayer por la tarde me sorprendía ver que desde GOG se habilitaba una demo con las dos primeras misiones íntegras de su historia. Y como fan del género, no podía perdérmelo.

Como vimos hace tiempo desde que se presentó este Desperados III, estamos ante una precuela de aquel Desperados: Wanted Dead or Alive de Spellbound. Esto queda especialmente patente con el prólogo, donde vemos a un jovencísimo John Cooper acompañado por su padre James. Éste le llama cariñosamente Johnnie y le enseña lo básico para dominar el arte del sigilo y pasar desapercibido de los guardias mientras el propio James se los va cargando con su cuchillo.

Es, lógicamente, un prólogo camuflado de tutorial, pero que viene bien para saber de dónde sacó esas habilidades John, tanto con el cuchillo de su padre como con la moneda para despistar a los guardias y que busquen por otra zona o, por ejemplo, provocando a un caballo para noquear a uno de esos incautos forajidos.

Ya sea con ratón y teclado al estilo clásico, como con mando, Desperados III es muy amigable con su interfaz y tardaremos poco en dominar cada una de las técnicas. Bebe mucho, en definitiva, del anterior trabajo de Mimimi, donde replica hasta los desafíos ocultos, aquí en forma de medallas de sheriff: desde matar tres enemigos a la vez hasta salvar a todos los civiles en una misión, por citar un par.

Obviando el prólogo, que no cuenta como misión en sí, nuestra primera singladura nos dará de bruces con el Doctor McCoy, un viejo conocido de la saga, cuando bajamos de un ferrocarril para investigar qué pasa. La culpa es de los bandidos, por supuesto, que bloquearon el camino con unas rocas. Y nuestro deber será hacer que todo vuelva a la normalidad, dejen en paz a los civiles y que el tren siga su ruta hacia Flagstone, donde a Cooper le aguarda su amigo Héctor Mendoza.

Mimimi domina como nadie este género táctico

Desperados III

Al igual que sucedía con los anteriores Desperados, cada personaje cuenta con un abanico de habilidades y de aspectos únicos con su personalidad que habrá que saber al dedillo para evitar sorpresas indeseadas. Por ejemplo, Cooper puede escalar, pero a la hora de cargar con un cuerpo lo hace de pie; mientras que McCoy sólo puede subir por escaleras, pero arrastra los cuerpos agachados.

El sigilo es vital en esta clase de juegos y Mimimi nos pone todas las facilidades posibles para controlar en todo momento la situación gracias al modo vista, pudiendo saber el cono de visión de cada enemigo o fijar un punto que nos indique qué personajes lo pueden ver. No es solamente importante la visión (si estamos agachados, no nos pueden ver a cierta distancia), sino también el sonido, como es lógico. Y aquí también podemos ver en todo momento el radio sonoro que provoca una acción, como un disparo o un estrangulamiento con las manos.

Aparte del evidente salto a nivel gráfico, donde podemos ver hasta salamandras subiendo por las rocas, también se notan las mejoras en relación a la jugabilidad, con una renovada interfaz con accesos para cada acción y una cómoda rueda para ir alternando entre cada habilidad y ver sus tiempos de recarga, debutando un remozado modo Duelo como clara evolución del visto en Helldorado en 2007.

Aquí podemos realizar cinco acciones de golpe (una por personaje) mientras el tiempo permanece congelado, lo que viene bien para eliminar a múltiples enemigos de una sentada. Incluso Cooper puede hacer uso de dos acciones a la vez gracias a su agilidad con el revólver. Sobra decir que hay distintos niveles de dificultad que modifican ostensiblemente buena parte de estas ventajas, como que no se congele el tiempo, para crear un desafío extremo sólo para expertos.

Y es que con todo lo experimentado hasta ahora, estamos ante un regreso que huele a gloria y que apunta francamente alto. Mimimi está siendo una bendición.

  • Plataformas: PC (versión analizada), PS4 y Xbox One
  • Multijugador: no
  • Desarrollador: Mimimi Games
  • Compañía: THQ Nordic
  • Lanzamiento: 16 de junio de 2020
  • Precio: 49,99 euros (Steam) | 54,99 euros (PS4 y Xbox One)
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios