Publicidad

Después de probar los nuevos botones traseros para el Dualshock 4 durante una semana, esta ha sido mi experiencia
Análisis

Después de probar los nuevos botones traseros para el Dualshock 4 durante una semana, esta ha sido mi experiencia

Me ha costado un poco, no sé si más de la cuenta porque no tengo con qué comparar, acostumbrarme a usar los nuevos botones traseros que Sony tiene previsto lanzar el próximo 14 de febrero para el Dualshock 4. De hecho, lo cierto es que tampoco tengo claro que haya llegado a estar totalmente cómodo con ellos tras haber estado probándolos durante toda la semana, ya que llegados a este punto prefiero seguir con el mando sin añadidos.

Con esto no quiero decir que estos botones traseros sean una mala idea o un mal producto, iremos viendo todos los detalles, pero como jugador que además nunca ha usado mandos tipo élite o premium de forma habitual, no me acaba de gustar el espacio que estos botones le quitan al diseño original para poder colocarse ellos.

La sensación que he tenido con estos botones es que el Dualshock está diseñado para ser como es y ofrecer una ergonomía concreta, lo cual se va un poco al traste al añadirle este accesorio. Quiero pensar que el diseño de los mandos élite tiene en cuenta esto y articula su ergonomía en consecuencia. Creo que añadirle un extra a un mando que tiene un diseño pensado para un fin es arriesgado.

Os daré las características técnicas de los botones traseros más abajo, no os preocupéis, pero creo que voy a poder expresar mejor a quién puede ir dirigido este producto y a quién no le va a gustar o servir si intento trasladar bien las sensaciones que me ha producido.

Jugando con los botones traseros

Voy a poner un ejemplo que para mí es la señal más evidente de que estos botones no están hechos para mí. Destiny 2, como tantos otros juegos, da la opción de correr pulsando el stick izquierdo (L3). En una de mis pruebas le asigné al nuevo botón trasero izquierdo la granada, que por defecto viene en el botón L1. Pasa lo siguiente: es imposible pulsar L3 sin ejercer presión con el resto de los dedos que están agarrando el mando. O lo que es lo mismo: pulsar L3 me lleva a apretar los dedos de la mano izquierda que están detrás del mando de forma natural, activando así la granada que había asignado al botón trasero. Intentad pulsar un stick sin sujetar bien el mando y veréis lo que pasa.

Llegados a este punto pensé que quizás había sido una mala idea asignar la granada (L1) al botón trasero. ¿Qué tal si entonces optaba por poner el sprint en dicho botón para no tener que pulsar L3? Pues eso, es una opción, pero realmente no me estaba solucionando nada. Como os decía, es mi caso particular, quizás a otra persona puede venirle bien tener alguna acción en estos botones. De hecho, ¿es posible que este accesorio pudiera llegar a serle de ayuda a alguien con movilidad reducida en las manos y que por la posición acaben siendo más cómodos? No es el objetivo de estos botones ni he tenido la oportunidad de comprobarlo con nadie, pero quizás pueda ser una opción.

Botones

Características técnicas

Un momento, hemos llegado hasta aquí y ni siquiera he explicado cuántos botones tiene en realidad y qué opciones ofrece. Os lo cuento rápido. Básicamente este accesorio añade dos botones, uno a cada lado de la parte trasera/inferior del mando, y una pantalla circular en el centro gracias a la que podemos seleccionar qué botón del mando asignamos a cada botón trasero, así como seleccionar qué perfil de los tres en total que ofrece queremos usar. Pulsando la pantalla una vez podremos ver la información del perfil usado y los botones asignados, así como pasar de uno a otro. Y si pulsamos dos veces seguidas la pantalla entraremos en el modo edición, no tiene más misterio.

El resto de características técnicas serían estas:

  • Potencia de entrada: 3,2V - 100 mA
  • Dimensiones externas: 101,2 x 4,5 x 39,4 mm
  • Peso: 26,2g
  • Pantalla: OLED de 4096 píxeles
  • Temperatura: De 5 a 35 grados
  • Precio: 29,95 euros (en reserva, sale a la venta el 14 de febrero de 2020)

Un par de apuntes: asignar un botón del mando a uno de los botones traseros no lo inhabilita, en este caso tendríamos esa acción disponible en dos botones, y por otro lado es importante saber que no se pueden crear macros. Un botón por otro botón, nada de combinaciones que te lo pongan fácil para lanzar ese combo que te pide pulsar tres o cuatro botones a la vez.

Botones traseros

El accesorio no pesa nada, ya lo habéis visto. Punto a favor. Pero sí ocupa espacio, necesariamente, y entonces nos vamos a todo lo que os he explicado antes: hay que acostumbrarse porque la ergonomía cambia por completo.

Eso sí, es muy fácil de conectar: se acopla por la parte inferior y se conecta a la salida de auriculares gracias a su clavija, así como al puerto de extensión, para el que también incluye su propio conector. Queda perfectamente ajustado y tiene el detalle de incluir su propia salida de 3,5 mm para auriculares para no impedirnos el uso de cascos mientras está acoplado.

La opinión de VidaExtra

Lo he probado con más juegos y con más combinaciones, pero no he acabado de encontrarle el punto del todo. Una vez más, esto sólo es mi experiencia y aquí cada uno tendrá sus preferencias. Seguramente habrá manos que se ajusten mejor y jugadores que se adapten más rápido, no es especialmente incómodo.

Como accesorio en sí está bien diseñado, es ligero y es fácil de usar. Quien necesite un par de botones extra para el mando de la PS4 sin comerse demasiado la cabeza ni rascarse el bolsillo en exceso aquí los encontrará como opción económica, siempre teniendo claro que la experiencia tampoco será la misma que con un mando premium diseñado especialmente para cumplir su función.

Botones traseros Dualshock 4

Botones traseros Dualshock 4

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios