Jugamos a Dune: Spice Wars: el desafío de conquistar Arrakis a golpe de click a la sombra del clásico de Westwood
Análisis

Jugamos a Dune: Spice Wars: el desafío de conquistar Arrakis a golpe de click a la sombra del clásico de Westwood

Explorar, expandirnos, explotar los recursos a nuestro alcance y exterminar a nuestros enemigos. Hay incontables juegos de estrategia que siguen con mayor o menor rigidez el esquema de las 4X, pero en Dune: Spice Wars hay un factor determinante que lo condiciona todo: el recurso más valioso del universo está en juego.

Shiro Games y Funcom continúan el generoso legado de Dune en los videojuegos, y pese a que el rebufo de la superproducción cinematográfica de Warner juega a su favor, los creadores de Northgard saben extraer lo justo y necesario de ella y mezclarlo con el material original, los juegos de mesa y, por supuesto, el mismísimo Dune II: Battle for Arrakis para abordar a una nueva generación de fans y apasionados por la estrategia. Palabras mayores.

Encontrando un equilibrio singular entre todo lo anterior. No de cualquier manera, sino a través de reformular la estrategia en tiempo real con los ya citados elementos de los juegos en 4X, pero barriendo en última instancia para casa tanto en lo estético como en lo que se refiere al ritmo de sus partidas.

Y pese a que al principio cuesta acostumbrarse a una dinámica en la que las batallas se suceden a la vez que las negociaciones o la extracción de recursos, poco a poco sus aciertos afloran mientras se abre una puerta a los videojuegos de estrategia a medida de los fans de la obra de Frank Herbert y sus incontables derivados. Porque, Dune: Spice Wars es muy consciente de que no son pioneros dentro de su campo y la temática que abordan, pero también de que no todo el mundo ha tenido la oportunidad de jugar al gran clásico de 1992.

Dicho lo cual, ponerse a la altura de Dune II: Battle for Arrakis es imposible y las comparaciones son inevitables. Pero, por otro lado, tomar solo aquello que te interesa de él y llevarlo a tu terreno da mucho juego. El suficiente como para que Dune: Spice Wars sea muy selectivo a la hora de heredar el legado de Westwood Studios en favor de encontrar su propia identidad.

a

En VidaExtra acabamos de aterrizar el planeta Arrakis, y nos ha pasado un poco de todo: hemos conquistado y sido sometidos. Hemos negociado con la casa Harkonnen en condiciones poco ventajosas mientras hemos pillado a sus espías con las manos en la masa. Hemos sobrevivido al desierto y sus peligros. Incluso hemos visto como los gusanos de arena se han zampado a nuestras unidades delante de nuestras narices. Sobre estas líneas tienes la prueba.

Definitivamente, en el desierto de Arrakis no hay tiempo para aburrirte. Y pese a que el viaje de Dune: Spice Wars solo acaba de comenzar, dado que llega en calidad de acceso anticipado, los hitos de ese viaje merecen ser tratados en propiedad empezando desde lo más esencial: ¿qué es la Especia?

Cómo conquistar el universo de Frank Herbert a golpe de click

Dune222

Desolado a la vista, el solemne mar de arena del planeta Arrakis es una suerte de manto que recubre incontables misterios y peligros, así como una riqueza que ha obsesionado al universo entero: la Especia, el recurso más raro y valioso jamás conocido.

Por regla de tres, quien controle el flujo de la Especia controlará el universo, pero extraerla el planeta Arrakis es una cuestión especialmente delicada: más allá de los intereses de los contrabandistas y la oposición de los nativos Fremen, existe un profundo conflicto de intereses entre varias facciones.

Por un lado, la casa Atreides ha asumido la responsabilidad de extraerla para el Imperio por expresa voluntad del consejo de nobles. Por otro lado, su facción rival: la casa Harkonnen es plenamente consciente de la riqueza que se extrae del planeta, y apoderarse de ella llevándose por delante a los Atreides sería una doble victoria pese a las represalias del consejo.

a

En Dune: Spice Wars tendremos acceso a estas cuatro civilizaciones y sus personajes clave durante las novelas. Cada una de ellas está directamente basada en los libros y los líderes responden a la estética descrita de éstos, aunque hay cambios que no pasan desapercibidos como el hecho del cambio de género de Liet Kynes de los Fremen como en la película DUNE de 2021. Algo que, lógicamente, no afecta al desarrollo de la partida.

A partir de aquí el desarrollo del juego se mueve de manera muy dinámica entre los tópicos de los juegos de estrategia y la ambientación propia del universo Dune:

a
  • Por un lado, cada facción cuenta con sus propias ventajas y características a la hora de utilizar o gestionar los recursos y unidades. Algo que se establece desde las bases, al elegir líder y que queda todavía más afianzado al escoger dos consejeros con sus respectivas características.
Ss 820acae51753f5b1bb1ba2270300cadf77e92889 1920x1080
  • Por otro lado, el planeta Arrakis también forma parte esencial de la experiencia y le añade matices de supervivencia. Si bien, técnicamente solo existe un tipo de escenario en forma de desierto, los ciclos de día y noche, las condiciones climáticas o los desastres naturales tienen un impacto en las partidas.
a
  • En este aspecto, Dune:Spice Wars bebe de referentes como Civilization a la manera de abrazar el concepto de estrategia 4X, de modo que negociar, invadir otros pueblos o expandirse no es opcional si queremos avanzar.
a
  • Es más, en todo momento contemplamos los progresos del resto de facciones. Comenzamos con una pequeña extensión de tierra a la vista rodeada de arena y nuestra prioridad pasa a ser explorarla y extraer sus recursos, pudiendo alcanzar la victoria conquistando a la fuerza, prosperando o logrando tener el práctico monopolio de los recursos.

Como comentamos, el ritmo de las partidas es el apartado fuerte de la experiencia. Si bien, el desarrollo bebe de manera directa del clásico Dune II y sus herederos legítimos (de Warcaft a Age of Empires), es posible pausar la partida cuando queramos y asimilar nuestras prioridades y objetivos para alinearlos con las capacidades de la facción que escogemos.

Elegir qué pueblo conquistar y de qué modo hacerlo. Beneficiarte de la conquista pacífica de la casa Atreides puede jugar tanto en tu favor como en tu contra, y lo mismo pasa con los métodos más retorcidos y poco ortodoxos de los contrabandistas; pero Shiro Games sabe tentarte a que pruebes todas las opciones y encuentres tu propio estilo.

Es decir, Dune: Spice Wars promueve constantemente que, una vez alcanzada cierta autonomía tras los compases iniciales de la partida, nos dediquemos a curiosear con los atributos de nuestro líder y consejeros para extraer todas las posibilidades del escenario que es generado para cada partida. Pero tarde o temprano nuestro explorador se encontrará con el de otra facción y tocará hacer alianzas o llegar a las armas.

a

A partir de aquí hay que tener una cosa clara: pese a tratarse de estrategia en tiempo real, la cantidad de unidades que vas a tener que gestionar es bastante limitada. No esperes generar esos interminables ríos de guerreros de Total War WARHAMMER, y si descuidas a tus tropas y los tienes dando vueltas por el desierto sin rumbo ten por seguro que acabarán muriendo de sed, calor o agotamiento.

Aunque, claro, su supervivencia también depende de cómo gestiones tus árboles de progresos y la facción que escojas.

El presente y el futuro de Dune: Spice Wars: un acceso anticipado con muy buenos mimbres

El apartado técnico y visual de Dune: Spice Wars son una prueba de que lo que ofrece está pulido, pero no terminado. De hecho, el plan original es que llegue en calidad de acceso anticipado y que se vaya puliendo la jugabilidad, el apartado visual y los contenidos a través de la participación de la comunidad. Que su precio de lanzamiento sea de 29,99 euros en Steam, además, derriba barreras muy interesantes.

Si bien se aborda de una licencia que funciona por si misma, como ocurre con Northgard se trata de un juego de estrategia más modesto en términos generales que los que nos plantean Firaxis, Paradox o Xbox Game Studios. Y pese a que eso podría parecer que juega en su contra, lo hace un poco más prometedor: lo planteado es sencillo, resulta muy familiar de cara a los apasionados por la estrategia y el universo Dune y, sobre todo, funciona en pantalla.

Si bien, ya es posible lanzarse a Arrakis y tomar parte en la Guerra por el control de la Especia desde cuatro puntos de partida que contrastan y se complementan entre sí, lo cierto es que Shiro Games tiene mucho trabajo por delante: la versión actual del juego carece de un prometido multijugador y en comparación con otros juegos similares que haya solo cuatro facciones lo pone en desventaja.

a

Visualmente, Dune: Spice Wars es bastante modesto. Intencionadamente minimalista, desde luego, aunque más allá de la propia interfaz le falta caracter a los modelos que se muestran en pantalla. No es que sea algo realmente determinante de cara a un juego de estrategia, pero dado el peso de la licencia podría ser más atractivo. Con todo, sí es cierto que eso ayuda a que se mueva sin problemas en ordenadores que no están a la última.

A partir de aquí toca tener en cuenta que los planes de expansión de Dune: Spice Wars incluyen la adición de al menos una facción adicional, así como numerosas novedades en lo relacionado con los contenidos y los modos de juego. Es más, la versión en acceso anticipado a la que hemos tenido acceso ni siquiera ofrece la posibilidad de jugarse en español. Pero, como decimos, será la propia comunidad de jugadores quien tome partido en el diseño y la evolución del proyecto. Por lo pronto, lo ya planteado y dispuesto ya está bien alineado y funciona. 

Quizás, Dune: Spice Wars no juegue en la misma liga que lo grandes juegos de estrategia. Al menos, de momento. Y tampoco busca darle el relevo al clásico de Westwood Studios actualizando su fórmula. Pero hay que admitir que ver emerger a un gusano de arena resulta fascinante y ya cumple holgadamente a la hora de ofrecernos tomar parte en las guerras declaradas y encubiertas por el recurso más valioso del universo.  

Dune: Spice Wars

Dune: Spice Wars

  • Plataformas: PC
  • Multijugador: No. Se implementará durante el Acceso Anticipado
  • Desarrollador: Shiro Games
  • Compañía: Funcom / Shiro Games
  • Lanzamiento: 26 de abril de 2022 (Acceso Anticipado)
Temas
Inicio