Compartir
Publicidad
Análisis de Age of Empires: Definitive Edition. Un buen remake lastrado por una IA agresiva y defectuosa
Análisis

Análisis de Age of Empires: Definitive Edition. Un buen remake lastrado por una IA agresiva y defectuosa

Publicidad
Publicidad

'Age of Empires' forma parte del selecto grupo de las joyas que surgieron en los noventa y, por extensión, de los RTS más legendarios de aquella época. Debutó en 1997, por lo que hace unos meses celebró los 20 años de su nacimiento. De ahí que Microsoft Studios, con un pequeño retraso de por medio, no haya querido perder la oportunidad de rendir homenaje al clásido de Ensemble Studios.

Forgotten Empires coge la batuta de este 'Age of Empires: Definitive Edition', su primer trabajo serio tras hacerse popular con expansiones recientes para otras entregas de la saga. Pero esta "Edición Definitiva" no es una remasterización, sino un remake, aunque respetando al máximo la esencia del original.

La pregunta es evidente: ¿ha logrado superar al 'Age of Empires' de 1997? Antes hay que echar la vista hacia atrás para recordar cómo fue aquel clásico, qué aportó al género y cómo se conserva hoy en día. Porque la nostalgia nos suele jugar una mala pasada casi siempre, olvidando los aspectos negativos.

Retrospectiva: Age of Empires (1997)

190218 Aoede Review 01

La estrategia en tiempo real empezó a despuntar en 1995, pese a que su revolución llegase con el mítico 'Dune II: Battle for Arrakis' de Westwood Studios en el año 1992. Blizzard Entertainment lanzó su réplica en 1994 ('Warcraft: Orcs & Humans'), mientras que Westwood Studios contraatacaría en 1995 con 'Command & Conquer', donde acabaría coincidiendo con la propia secuela de 'Warcraft'.

Ya en la estrategia por turnos, fue muy aplaudida la llegada de 'Civilization II' en 1996, mucho más completo que su precursor de 1991, y donde llamó la atención su cambio de perspectiva: de la cenital se pasó a la actual isométrica.

Todas estas sagas tuvieron una importancia capital en el desarrollo de 'Age of Empires', lo cuál tampoco extraña mucho sabiendo que su director (Bruce Shelley) estuvo involucrado en el diseño del primer 'Civilization'. Pero Ensemble Studios quería diferenciarse del clásido de Sid Meier, no solamente por la implementación del tiempo real para la gestión de recursos y los combates. Quería crear una franquicia que fuese, a su vez, referente de su propio género. Y lo consiguió.

Amplió la gestión de recursos que tuvo el clásico de Blizzard, lo aderezó con la recreación de nuestra historia (entre la edad de Piedra hasta la de Hierro, lo que son 10.000 años de diferencia) tomando como referencia las civilizaciones más representativas, y unas batallas en tiempo real que nada tuvieron que envidiar a las obras de Westwood Studios. Uno de los pocos casos donde todo encaja.

190218 Aoede Review 02

El atractivo de 'Age of Empires' por aquel entonces aún sigue vigente hoy en día. Conserva todo su carisma, ese halo que pocos juegos de estrategia han sabido transmitir. Es entretenido hasta cuando pasamos de las batallas, gestionando todas las facetas de nuestros aldeanos. Por el simple placer de ver progresar nuestra civilización, ya sea egipcia, griega, sumeria, persa o babilónica.

Es un RTS que, pese a todo, sigue abrumando de inicio. Porque contamos con una docena de civilizaciones del original de 1997, y cuatro de su expansión 'The Rise of Rome' de 1998. Cada una con sus ventajas y sus limitaciones. Siempre ha sido una de sus señas, y a la vez una de sus contras, por la poca diferencia entre ellas.

La nostalgia, en cualquier caso, y como dejamos caer al inicio, es muy mala. 'Age of Empires', el original, era muy tosco. En su momento, por cómo estaba el género todavía (en pañales), parecía una maravilla. Si lo volvemos a jugar ahora (como hice a lo largo de estas últimas semanas para refrescar la memoria), nos sorprenderán mucho sus limitaciones. Algunas impensables hoy en día, como que no se pudiesen crear colas de producción o que no estuviese implementado el doble clic sobre una unidad para seleccionar todo el grupo de su mismo tipo.

Estos dos puntos en concreto sí se implementaron en 'Age of Empires: The Rise of Rome', la citada expansión de 1998. Pero el producto original, el que marcó la senda, tiene taras importantes. Aunque uno se acabe acostumbrando y hasta agradezca, en cierto modo, esa estrategia tan cruda que proponía, donde era esencial racionar bien las unidades (el límite era de 50 en el original, y de 75 en la expansión) y sobre todo, pararse a leer bien la descripción de cada una. Porque importaba, y mucho, saber contra quiénes eran fuertes y con las que se mostraban más débiles. No apostaba (tanto) por ganar por la masa de unidades.

Fue generoso también en el número de campañas (diez en total, junto con las de los romanos), centrándose en las más representativas de cada época: la de los egipcios actuaba a modo de tutorial, con los babilonios aprendimos a marchas forzadas a comenzar de cero con un simple sacerdote, con la de los griegos a estar contra las cuerdas desde el primer minuto... El primer punto de partida antes de adentrarse en las partidas en red, otro fenómeno en aquella época, con el extra en forma del editor de escenarios, tanto para las Escaramuzas como para las propias Campañas. En definitiva, un debut para Ensemble Studios prometedor.

Age of Empires: Definitive Edition, el dilema

190218 Aoede Review 03

Forgotten Empires tenía a priori, por lo tanto, la difícil tarea de rescatar el clásico de Ensemble Studios. Por una parte, respetar esa esencia cruda sin abusar de las modernidades de hoy en día; y por otra, que volviese a ser competitivo como aquel entonces, intentando replicar el éxito del remaster 'Age of Empires II HD'.

Y cabe decir que lo ha hecho bastante bien, a excepción de ciertos cambios de actitud en la IA (tanto la de nuestras unidades como del rival) que todavía no llegamos a comprender y ante los que será inevitable acostumbrarse (por ahora).

Lo primero que sorprende, obviamente, es el salto cualitativo a nivel gráfico. Como explicamos hace unos días con una comparativa entre el original y esta edición, el juego está en 2D pero ha utilizado ciertos modelados en 3D para añadir más profundidad a todo el conjunto, resultando bastante espectacular tanto el derrumbe de los edificios como el comportamiento del agua o ciertas unidades.

A nivel visual es una maravilla, y pese a que ahora todo esté más recargado por tanto detalle en pantalla, ha sabido modernizarse mejor de lo esperado, implementando varios grados de zoom (x1, x2 y x4) para ver todo con más detalle o alejar la cámara para poder controlar mejor la situación (la opción más recomendable). Aunque haya perdido, inevitablemente, parte del atractivo minimalista del original, uno se acostumbra muy rápido al nuevo look.

Al incrementar la resolución de base, se ha mejorado ostensiblemente la interfaz de juego, ganando por goleada al original. La interfaz del clásico de 1997 era tosca y extremadamente limitada. Al seleccionar a un aldeano, no veíamos qué podía construir. Teníamos que hacer clic sobre un recuadro para ver los edificios... y no se mostraban todos de golpe. En 'Age of Empires: Definitive Edition' lo vemos todo de un plumazo, incluido el ahora clásico aviso de los aldeanos inactivos (al lado de los recursos), cuáles son los grupos que hemos creado y con qué números del teclado (en la parte inferior), o si ya podemos pasar de edad.

Entra por la vista hasta que descubrimos algo...

190218 Aoede Review 04

Uno se las prometía felices de entrada. Ahora, con mucha más calma que en las betas cerradas (que tan solo permitían partidas online contra otras personas), eran más palpables este tipo de mejoras jugando con aplomo la Campaña. Hasta que uno empieza a ver cosas extrañas en ciertas misiones que nos echan para atrás.

No nos referimos al rediseño de algunos mapas que nos plantearán, en muchos casos, un cambio de planteamiento inicial, como en la puñetera primera misión de los griegos, que aquí es más salvaje si cabe ya que los pelasgos cuentan con atalayas defendiendo su base. No. Nos referimos más bien al comportamiento de la IA, que hace aguas, empeorando la experiencia respecto al clásico de 1997.

No es que el 'Age of Empires' fuese perfecto en este aspecto, pero no solía dar tantos quebraderos de cabeza. Aunque las unidades se entorpeciesen con el paso (le pasó a los más grandes, como 'Command & Conquer', siendo muy famoso el "truco" de los sacos de arena), a la hora de recolectar era bastante eficiente.

Aquí nuestros propios aldeanos serán nuestros primeros enemigos. Es totalmente desquiciante toparse con ciertas misiones, como la de arriba, en la que no paran de olvidarse de la tarea que les encomendamos, especialmente cuando se trata de recoger bayas. A veces, sin saber el motivo, no quieren hacerlo. ¡Incluso aunque no haya nadie recolectando! Mientras que con la madera tienden a dar muchos (demasiados) rodeos, haciéndose un lío cuando tenemos varios almacenes subterráneos (a veces optan por el camino más largo). Aunque peor es cuando se atascan cuando queremos aprovechar el poco espacio que se nos da.

Lo curioso es que la propia IA rival, muy agresiva de entrada, se derrumba por completo pasado el ecuador de la partida al no saber gestionar bien sus recursos: envía una cantidad desproporcionada de aldeanos lejos de su base a cortar madera, dejando sus granjas casi vacías y despreocupándose, por lo general, de las canteras de piedra y oro de sus aledaños, por lo que es cuestión de tiempo hasta que podamos ganar con facilidad a la máquina si aguantamos al principio.

Limitaciones que contrastan con todo lo positivo

190218 Aoede Review 05

El vicio que llevo estas semanas con el clásico de 1997, rememorando todo lo que viví en aquella época, es importante. Y el vicio que llevo con este 'Age of Empires: Definitive Edition' también es importante, pero uno no llega a explicarse por qué cuenta con estos fallos tan flagrantes en la IA. Ese comportamiento errático no era tan marcado, ni por asomo, en el original. Forgotten Empires lo ha empeorado, sin saber cómo, extendiéndolo a otra faceta del juego: las formaciones.

No es que tengamos formaciones como en la secuela de 1999, sino que las unidades tienden a quedarse en la posición inicial al moverse en grupo. Nos explicamos. Tenemos cinco guerreros: cuatro están juntos y el quinto está a 50 metros. Los seleccionamos y los llevamos hasta la otra punta del mapa. Al llegar se quedan en la posición exacta en la que estaban al principio: cuatro juntos y el quinto a 50 metros. Esto, extrapolado a defender una base, es un problema.

Y es una pena, porque salvando esos dos aspectos de la IA (habrá partidas donde el tema de los aldeanos no será tan marcado, por suerte), 'Age of Empires: Definitive Edition' va como la seda en todo lo demás, siendo muy de agradecer que ahora las granjas no entorpezcan el paso, que podamos crear puntos de ruta para cada tipo de cuartel, o que las colas de producción se puedan realizar de cinco en cinco o incluso seleccionando varios edificios a la vez.

Forgotten Empires ha sabido modernizar el clásico con bastante acierto, siendo tanto o más adictivo que aquella época. Porque resulta fresco y está muy cuidado en otros aspectos. Ahora cada misión de la Campaña está perfectamente narrada con una voz en castellano, cuando antes era un simple texto, por ejemplo. O las siempre útiles granjas, que ahora se pueden reactivar con un clic derecho.

Age of Empires, la edición "casi" definitiva

190218 Aoede Review 06

'Age of Empires: Definitive Edition' lo tenía todo para arrasar, pero es imposible pasar por alto el mencionado comportamiento errático de la IA, ya que puede dar al traste con cualquier partida que tengamos bien encauzada o restarle emoción a otra al ver cómo la pifia la máquina (aunque le demos recursos por Diplomacia).

Es, ciertamente, un juego de contrastes. Las buenas sensaciones quedan un poco empañadas por esas decisiones incomprensibles y que fácilmente se podrían subsanar. Por ejemplo, el tema del guardado de partidas. Está exactamente igual que en el original: no muestra ni hora, ni ningún otro tipo de información, tan solo el nombre que le hayamos puesto, y ordenado de manera alfabética, para más inri.

El puntazo de poder jugar con el modo Clásico, con el aspecto del clásico de 1997, queda ligeramente empañado al saber que ahí ya no podemos fijar puntos de destino desde los edificios, pese a que sí contemos con colas de grupo o el doble clic sobre una unidad para seleccionar todas las del mismo tipo.

'Age of Empires: Definitive Edition' sí que conserva la grandeza del original en lo relativo a las partidas online (sin olvidarse del clásico LAN, que despuntó en cibercafés y distintas parties del mundo del PC), con el incentivo extra de que ahora el límite de población es de 250, lo que desemboca en unas partidas sumamente multitudinarias cuando se enfrentan ocho jugadores. También aplicable, cómo no, a las Escaramuzas contra la socorrida máquina.

Y por si fuera poco, sigue conservando tanto su editor de escenarios, con una interfaz bastante sencilla pese a todas las variables que habrá que tener en cuenta (no sólo de colocar arbolitos y demás), como el de personalizar las Campañas, para modificarlas a placer y que no soltemos el ratón durante meses.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, 'Age of Empires: Definitive Edition' es un grandísimo juego lastrado un poco por ciertas decisiones. Ese comportamiento errático de la IA en determinados puntos de las partidas echa un poco por tierra todo lo bueno que tiene, que no es poco, esta puesta al día del clásico de 1997. Al menos Forgotten Empires aún está a tiempo de redimirse por completo, solventanto el tema de la Inteligencia Artificial mediante un parche posterior. Pero está claro que no era nada fácil rescatar un clásico de hace 20 años sin toparse con algún "pero".

Age of Empires: Definitive Edition

Age of Empires: Definitive Edition

Plataformas Windows 10
Multijugador Sí, LAN y online (hasta ocho jugadores)
Desarrollador Forgotten Empires
Compañía Microsoft Studios
Lanzamiento 20 de febrero de 2018
Precio 19,99 euros

Lo mejor

  • ¡Revivir el clásico de 1997!
  • Un pozo sin fondo de horas de juego
  • Todas las mejoras a nivel de interfaz
  • Conserva las partidas en LAN del original
  • El modo Clásico dentro de las Escaramuzas

Lo peor

  • El comportamiento errático de la IA
  • Las partidas guardadas no muestran información alguna

En VidaExtra | 20 años de Age of Empires: así es la historia de uno de los RTS más laureados del PC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio