Publicidad

Foundation me ha demostrado que la creación de ciudades también puede ser relajante y contemplativa sin resultar aburrida
Análisis

Foundation me ha demostrado que la creación de ciudades también puede ser relajante y contemplativa sin resultar aburrida

Publicidad

Publicidad

Adoro el género de construcción de ciudades. Sería difícil intentar descubrir cuántas horas de mi vida he pasado entre cuadrículas de casitas y carreteras, pero puedo afirmar sin temor a equivocarme que el contador de horas de estos juegos gana por goleada a cualquier otro.

Resulta curioso que, después de tantos años, un juego aún en Early Access haya sido capaz de ganarse mi atención y aplauso como lo ha hecho Foundation. Es el pozo de horas más relajante y entretenido que he tenido la ocasión de probar.

Un juego de gestión relajante

Foundation se centra simplemente en crear y equilibrar una ciudad medieval. A diferencia de otros títulos de gestión se enfoca en esos dos aspectos para dejar atrás todo lo que pueda resultar ajeno a esa idea. No hay historia, no hay combates, no hay nada capaz de sacarte de ese bucle de conseguir piedra para tener nuevos edificios y comida para que tu población no te abandone.

Foundation02

Presentado por sus creadores como un juego de creación de ciudades orgánicas, tu papel en Foundation está más centrado en crear la ciudad perfecta para que lleguen nuevos aldeanos que en tener que ocuparte de cada nimiedad. A pesar de que puedes elegir dónde va cada edificio relacionado con la producción, serán los aldeanos los que construyan donde les plazca en las zonas que hayas decidido para tal efecto.

Una herramienta de pintura es todo lo que necesitas para marcar qué suelo puede ser urbanizable, cuál está destinado a la obtención de recursos y qué zonas deberían quedar vírgenes. A partir de ahí serán ellos los que vayan construyendo sus casas sin orden alguno, creciendo en función de las necesidades y colocándose caminos y edificios en base a sus necesidades sin depender de una cuadrícula.

Foundation03

Simple pero personalizable

Si varios viajeros pasan por allí y creen que tu ciudad es lo suficientemente atractiva para vivir de forma cómoda, si los aldeanos son felices porque tienen los recursos necesarios para su día a día, se quedarán a vivir en ella. Ese es el bucle continuo del que se vale Foundation para entregar el reto de seguir creciendo constantemente mientras vas retocando la cadena de producción para crear la comida y los bienes materiales que vuelvan a hacer rodar la rueda.

Pero que la ciudad se construya de una forma más o menos aleatoria no evita que pueda ser preciosa. Ciertos edificios como tu casa, los militares o religiosos se construyen por módulos, permitiéndote así dar forma a auténticas mansiones y catedrales en las que todo, desde las puertas hasta las gárgolas que coronan sus techos, estén justo donde tú quieres que estén.

Foundation01

Los resultados son casi siempre espectaculares y basta un paseo por la galería de la comunidad de Steam para comprobar hasta qué punto Foundation da forma a ciudades realistas y majestuosos edificios de una belleza tremenda. Todas las imágenes que veis aquí pertencen a creaciones de los jugadores.

Tan divertido de jugar como de admirar

Con la única preocupación de tener suficientes recursos para sobrellevar épocas de lluvias y hambruna, el resto del tiempo se limita simplemente a disfrutar haciendo crecer la ciudad. Todo lo que veis en las imágenes ha nacido de un mero campamento inicial.

Foundation04

Con un planteamiento tan simple, al juego ni siquiera le hace falta un tutorial, valiéndose del sentido común para ir añadiéndote pinceladas de novedades en forma de soldados que van a cumplir misiones para el rey en formato menú y favores que ganas a la hora de mejorar la calidad de vida de tus ciudadanos mediante la atención al pueblo, el clero y el rey.

Es cierto que, aún en Acceso Anticipado, llega un momento en el que ya no tienes más edificios disponibles para desbloquear, pero eso no impide que sigas mejorando tu ciudad durante semanas para intentar dar forma a enormes urbes medievales en las que es tan divertido jugar como placentero quedarte admirando tu creación.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios