Compartir
Publicidad
He jugado cinco horas a Halo Wars 2 y ahora el 21 de febrero parece más lejos que nunca
Análisis

He jugado cinco horas a Halo Wars 2 y ahora el 21 de febrero parece más lejos que nunca

Publicidad
Publicidad

Qué gran error es olvidar que ‘Halo Wars 2’ está a la vuelta de la esquina y puede convertirse indudablemente en uno de los juegos del año de Xbox One. Un error lógico, por otro lado, la primera entrega embelesó, pero sin excesos, el género no pasa por su mejor momento y todas las miradas están puestas en otros títulos aparentemente más ambiciosos.

Y sin embargo un error porque ‘Halo Wars’ fue un invento escueto pero fantástico, el género tiene ahí más de un ejemplo de la guerra que puede seguir dando y, aunque no salga en las quinielas, ‘Halo Wars 2’ tiene todo lo que cabría esperar de una secuela, salto cualitativo tremendo incluido.

Una historia que apunta muy alto

No entraré en detalles sobre la historia por razones obvias, es algo que ya analizaremos a fondo cuando tengamos la versión definitiva en las manos, pero no puedo evitar plasmar aquí mi sorpresa por ver cómo se ha parido uno de los enemigos más carismáticos de la saga de los últimos años.

En serio, las cinemáticas, puro espectáculo CGI al más puro estilo Blizzard, nos ponen en situación entre combate y combate para que tengamos una excusa con la que explorar y conquistar los escenarios de su modo historia. Apenas tres misiones sirvieron para dar buena cuenta de que el nivel mostrado en la primera entrega va a mantenerse aquí.

Variedad a la hora de actuar, objetivos secundarios y distintos frentes abiertos, consiguen que lo de crear una base desde los cimientos y aniquilar enemigos no sea una tarea demasiado farragosa. Solo nos queda pedir que lo visto durante las primeras horas se mantenga durante el resto del juego y que, por descontado, disfrutemos de una campaña bastante más larga que la de la anterior entrega.

Puestos a pedir cosas, no puedo evitar desear que para una tercera entrega se ponga algo más de mimo en el aspecto gráfico de las unidades (imposible no sorprenderse cuando se acerca demasiado la cámara a ellas), pero al menos todo eso evita que al visualizarse batallas multitudinarias con explosiones y rayos láser sobrevolando la pantalla no haya ni un ápice de tirones, manteniendo unos 30fps estables que, si no me equivoco, en PC van bastante más allá.

Jugando al multijugador de Halo Wars 2

Estando limitado al transcurso de la historia el poder ver hasta dónde llega la variedad de unidades en esta ocasión, el multijugador de 3vs3 me sirvió para dar buena cuenta de hasta dónde puede llegar un ejército con algo de mimo y cariño por los recursos.

Como en el pasado, las fábricas que construyamos se encargarán de abastecernos de todo lo necesario para crear de todo, desde marines hasta arañas gigantes, así que se trata de un juego más enfocado a la acción que a la gestión de recursos.

La posibilidad de elegir entre distintos comandantes nos brinda además la posiblidad de utilizar sus poderes, una suerte de habilidades especiales que van desde desplegar ataques aéreos hasta generar escudos que curen a nuestras unidades, así que aunque no tengamos que enviar unidades a por madera, vamos a tener mucho que hacer en una partida normal.

No será un problema el control, y aquí me centro en la versión de Xbox One, porque el sistema creado para el primer ‘Halo Wars’ sigue siendo aquí igual de efectivo. Si bien es cierto que lo de desplazarnos por el mapa siempre será mejor con un ratón en las manos, a base de atajos y saltos de selección entre unidades podemos tener todo bajo control sin despeinarnos demasiado.

Blitz quiere dar el campanazo

Ya sería un juego muy a tener en cuenta con todo eso sobre la mesa, pero la sorpresa que se guarda bajo la manga ‘Halo Wars 2’ va a ser probablemente lo que dé más que hablar. Blitz, una especie de MOBA con cartas que recoge lo mejor de ambos géneros y suma el de los RTS, es un multijugador divertidísimo para cuando no queramos pasarnos una hora jugando a una partida tradicional.

Utilizando una energía que se recarga constantemente, deberemos seleccionar las cartas de nuestro mazo para crear desde Warthogs hasta Cruceros e intentar hacernos con el control de tres puntos situados en un mapa plagado de caminos desde los que realizar emboscadas.

A falta de saber cómo funcionarán los micropagos de esta opción, aunque también podremos conseguir sobres subiendo de nivel y completando objetivos, la jugada que tiene entre manos The Creative Assembly es realmente espectacular y tiene todo lo posible para marcar la diferencia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos