Compartir
Publicidad

'LEGO City: Undercover', primer contacto

'LEGO City: Undercover', primer contacto
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'LEGO City: Undercover' estaba llamado a ser el primer must have third party de Wii U, una sensación que TT Games se ha encargado de vendernos con una colección de tráilers apabullante que dejaban poco lugar a la imaginación, trasladando a nuestra mente esa idea de un 'GTA' de Lego que a todos se nos ha pasado por la cabeza desde que se dio a conocer.

A continuación, en este primer contacto de 'LEGO City: Undercover', conoceréis lo que me he encontrado en los primeros capítulos del juego, una experiencia tremendamente divertida, totalmente a la altura de la saga, pero que no escapa de algunos fallos que pueden lastrar su valoración final.

Lego City Undercover
Hoy, a esta hora, tocaba realizar el análisis de 'LEGO City: Undercover', pero toca conformarse con un primer contacto apoyado en las primeras horas de juego por culpa de una descarga de 19 GB (atentos los que tengáis la Wii U de 8 GB y penséis comprarlo en digital) que he tenido que reiniciar en un par de ocasiones por culpa de errores de descarga.

Si Nintendo quiere demostrar sus buenas intenciones en el marco de las descargas digitales, estamos ante un problema que debe solucionarse lo antes posible. Esperemos que esa prometida actualización del sistema arregle tanto los problemas de velocidad en los cambios entre menús como una tienda digital que no está, ni de lejos, a la altura de lo esperado de una marca así.

Pero no nos centremos ahora en eso, aquí los protagonistas son 'LEGO City: Undercover' y Chase McCain, cuyas aventuras policiales nos llevarán a visitar, al más puro estilo sandbox, una ficticia representación de San Francisco. No he tenido ocasión de conocerla al completo, pero los límites vistos hasta ahora apuntan a un escenario enorme y plagado de secretos, justo lo que yo quería.

LEGO City: Undercover, al servicio de la exploración

Hay piezas y bloques por todos lados, esperando a ser recogidos por los más completistas, y alargando así las horas de juego con el doble de lo que podría acabar ofreciendo la campaña principal (unas 10 horas). Hay secretos, easter eggs, zonas a construir con los bloques que hemos ganado... os aseguro que el conjunto de posibilidades es enorme, y eso sin contar la posibilidad de repetir misiones aprovechando los nuevos disfraces conseguidos para acceder a zonas antes bloqueadas.

Emocionado por lo que 'LEGO City: Undercover' pone a nuestra disposición creo que me he saltado un paso importante, el de cómo se juega. Entre misión y misión tenemos la ciudad disponible para nuestros habituales paseos de exploración en este tipo de juegos, una vertiente que se irá intercalando con la entrada en edificios, momento en el que el estilo de anteriores entregas de la franquicia de los bloques sale a relucir.

LEGO City: Undercover

Más allá de romper bloques para desbloquear pistas o acciones especiales que nos permitan avanzar, en los puzles de estas zonas jugarán un gran papel los citados disfraces, que iremos consiguiendo mientras avanza la historia y nos permitirán continuar hasta llegar al final del capítulo. Cada uno tiene una habilidad específica, así como policías podremos utilizar un gancho que nos permita escalar edificios y en otros como el ladrón, abrir puertas o cajas fuertes que de otra forma no estarían a nuestro alcance.

Lo bueno y lo malo de LEGO City: Undercover

Las persecuciones a pie, esquivando obstáculos al estilo parkour, acaban siendo más divertidas que las de sobre ruedas, sobre todo porque estas últimas provocan algunas caídas de framerate bastante preocupantes. No es algo que arruine la experiencia, pero si Wii U tenía que demostrar su poder en estos ámbitos, algo ha fallado por el camino, o con la consola o con el desarrollo del juego.

Igual de molestas acaban siendo las pantallas de carga al entrar y salir de edificios o al reproducirse algunas escenas cinemáticas. Son esperas largas y aburridas en las que lo único que te queda es rezar para que, como en anteriores ocasiones, la carga se produzca antes de que la barra llegue al final de su camino.

LEGO City: Undercover

No entran en el grupo de las quejas ni las animaciones, que en combates, arrestos y persecuciones lucen de maravilla, ni la historia, apoyada una vez más por las voces (la primera fue la de 'Lego Batman 2') y ofreciendo un buen puñado de guiños a películas y videojuegos de todos los géneros usando el particular humor característico de anteriores entregas.

Mi valoración final la tendréis muy pronto, aunque todo apunta a que tanto sus bondades como sus carencias seguirán rayando al mismo nivel hasta el final de la aventura. Con eso en mente 'LEGO City: Undercover' parece querer mantenerse como compra obligada en el escueto catálogo de la consola, pero el problema es que es un diamante al que le quedan un par de caras por pulir. Habrá que esperar al final del juego y a nuestro próximo análisis para descubrir si, pese a ello, sigue siendo esa idea de joya de Wii U que todos dábamos por hecha.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio