Publicidad

Megaquarium me ha robado 60 horas de mi vida que ya no volverán, pero van a hacer que lo recuerde para siempre
Análisis

Megaquarium me ha robado 60 horas de mi vida que ya no volverán, pero van a hacer que lo recuerde para siempre

Megaquarium lleva dando tumbos en Steam desde 2018 e incluso se asomó en consolas el año pasado (PS4, Switch y Xbox One), pero pese a tenerlo en mi biblioteca desde hace una buena temporada no le he dado una oportunidad hasta ahora. No sé por qué no lo había hecho antes.

Con la idea de crear un acuario, este builder temático es uno de esos juegos pequeñitos y sin una ambición desmedida que te va ganando poco a poco. Y así, sin comerlo ni beberlo, ves como vuelan las horas y acabas reestructurando decenas de hábitats para conseguir un megatanque en el que poder introducir un tiburón ballena.

Megaquarium, un pozo de horas submarino

Si hay algo que puedo decir de Megaquarium es que es un juego encantador. Con una profundidad limitada en cada una de sus opciones pero un montón de variables a tener en cuenta, no es el típico juego de gestión en el que el agobio lleva a la frustración.

En ninguna de las pruebas de su campaña me he visto contra las cuerdas o viendo cómo el dinero caía sin poder hacer nada. Es, en esencia, uno de esos juegos que invitan a relajarte y crear el parque más bonito posible.

Ver una de sus imágenes ya da buena cuenta de lo que nos espera. Tenemos que crear tanques en los que acoger distintas especies, hacer que estas se sientan cómodas con el tipo de comida, temperatura y calidad del agua que precisen.

Por otro lado, hacer que la exhibición sea lo más agradable posible para nuestros visitantes. Si están cansados y no tiene un asiento cerca, lo más probable es que vuelvan al último por el que hayan pasado y eso evitará que sigan viendo más especies.

Mega1

Tiendas de regalos, opciones de comida, guías informativas, aseos... Añadidos que podremos ir mejorando para entrar en un bucle que, a más peces a la vista, más niveles y opciones se van desbloqueando.

Un futuro prometedor

Sin errores que salten a simple vista y con la comodidad que supone pausar el juego y retocar allí donde sea necesario antes de que ocurra un desastre, perderte en Megaquarium es una de esas experiencias que recomendaría sin duda a cualquier fan de este tipo de juegos.

La búsqueda de esa nueva especie que esperas ver en el juego, un tanque más grande que te permita tener decoraciones como esqueletos de ballena, o el simple hecho de mejorar a tu personal para que sea lo más eficiente posible, es una espiral de horas que puede llevarte hasta la madrugada sin que te hayas acordado de cenar (ni merendar).

La cosa promete aún más con las nuevas actualizaciones que van añadiendo poco a poco y que, el próximo 4 de junio, sumarán un considerable salto con la llegada de una nueva expansión: Freshwater Frenzy.

La cosa promete ser aún más interesante de la mano de nuevos tanque para acoger especies anfibias y reptiles que precisen de agua y tierra, peces híbridos, control del pH y la posibilidad de obtener crías de las distintas especies.

Que cuando llegue el momento voy a ventilarme su nueva campaña y perder aún más horas en su modo sandbox es algo que tengo más que asumido. Y es que da gusto dar con un juego del que no esperas gran cosa y acabas tan encantado.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios