Need for Speed Unbound: primer contacto. Así han sido mis primeras horas haciendo el cabra por Lakeshore
Análisis

Need for Speed Unbound: primer contacto. Así han sido mis primeras horas haciendo el cabra por Lakeshore

Carreras urbanas al servicio de la genuina sensación de velocidad. Derrapes en los que se celebra -y recompensa- la precisión con chispas, formas de neón y nubes de puro color. Need for Speed Unbound es todo lo anterior llevado a la ya habitual fórmula de los mundos abiertos de conducción y, a la vez, el regreso de la frenética saga de Electronic Arts. Una nueva entrega que busca lucirse en los sistemas de nueva generación en lo técnico y, en el proceso, apuesta muy fuerte por el estilo urbano. El de los coches y el de los pilotos.

Criterion Games no quiere estar ausente en un año soberbio para los apasionados por la conducción en el que Gran Turismo 7 y los juegos de sus compañeros de Codemasters han marcado los ritmos. Eso sí, a diferencia de los británicos que nos han dado Grid Legends o F1 2022, los responsables de la saga Need for Speed nos vienen arropados por el sello EA Sports. No es que se descarte la experiencia competitiva, en absoluto, sino que es otro tipo de juego. Algo que se entiende mejor tras las primeras horas haciendo el cabra por Lakeshore.

En VidaExtra nos encantan los juegos de conducción. Los simuladores y los legítimos herederos de las sensaciones arcade. ¿Cómo no lanzarnos de lleno a una nueva entrega de Need For Speed? Eso sí, en esta entrega no solo se incentiva que seamos unos ases del volante y unos maestros del derrape: en Criterion se han volcado de lleno para que estampemos nuestro estilo en cada partida. Tanto al desatar el nitro como al fardar desde el podio con nuestro personaje creado y vestido al gusto y con marcas oficiales. Un avatar que, por cierto, luce como un dibujo animado ante el fotorrealismo del juego.

Lo cual es, en cierto modo, paradójico: EA Sports lleva varias entregas buscando darle una identidad única y distinguible a una de sus sagas principales. Combinar el mundillo de las competiciones de motor callejeras y el arte urbano es algo que. sobre el papel, y bien implementado, puede ser interesante. Pero, ¿lo suficiente como para poner Need for Speed Unbound a la vanguardia del género de la conducción?

Ni arcade ni simulación: un Need for Speed para la nueva generación

Exc Drop04 Morethanmachines Screenshot02 Nissanz Drivingeffects 1920x1080 Logo 3 Jpg Adapt 1920w

El énfasis en torno a la estética del juego y las opciones de personalización son uno de los grandes reclamos de esta nueva entrega, pero todo caería en saco roto si eso supusiera renunciar a la sensación de conducir a velocidades  absurdas que siempre ha caracterizado la saga.

En este aspecto, Need for Speed Unbound se toma muy en serio su legado y desde los primeros compases se nota el modo en el que apoya en él. Pero también es plenamente consciente de lo que desean ver los jugadores de Xbox Series y PS5 a estas alturas y lo pone sobre la mesa: 4K y 60 fps sin concesiones y juego cruzado.

El precio a pagar para lograrlo es sacrificar las versiones de octava generación, aunque hay un matiz a tener en cuenta: según nos indica la propia Criterion, si jugamos en Xbox Series S las partidas lucirán a 1280p a 60 fps. Un acierto, ya que tras poner a prueba el ritmo y la intensidad de las competiciones, sacrificar el rendimiento de Need for Speed Unbound no es una opción.

Need for Speed Unbound

Para la ocasión, Criterion ha diseñado una ciudad que funciona a modo de mundo abierto: Lakeshore. En esencia, es una muy libre interpretación de la ciudad de Chicago, Illinois, que abre la puerta a circuitos con rectas kilométricas que recorreremos en un santiamén y derrapes que se vuelven muy gratificantes tanto en asfalto como sobre tierra si se ejecutan bien.

Porque, continuando con la tendencia de las últimas entregas, en Need for Speed Unbound saber encajar las curvas con reflejos y maestría será lo que determine nuestra posición al completar cada desafío o carrera.

Y ojo, que hay toda clase de desafíos: desde carreras tradicionales a desafíos de trompos y pruebas contrarreloj. Y el modo en el que se nos incita a pasar por todos ellos está fundamentado en el otro aspecto clave de esta entrega: Need for Speed Unbound quiere que nos luzcamos al volante, faltaría más, pero que también promueve de manera proactiva y constanteque presumamos de estilo propio.

Need for Speed Unbound

De primeras, deberemos crear un personaje a medida para cada uno de los dos modos principales del juego: un protagonista para el modo historia y un avatar para Lakeshore Online. Un poco más abajo hablaremos de estos modos más en profundidad, pero en esencia se trata de experiencias separadas en un mismo contexto. ¿Y qué pasa con los coches?

Siendo justos, inicialmente no tendremos mucho dónde elegir, ya que se nos darán tres vehículos en los dos modos de juego y tardaremos en reunir fondos para ampliar el garaje. La cifra que estás buscando: 143 coches de lanzamiento. Comenzaremos con dos, eso sí, pero desde el principio tendremos acceso a un taller en el que lucirnos a base de vinilos y opciones estéticas.

Es más, Need for Speed Unbound no solo apuesta fuerte por ofrecer montones de opciones de edición a nivel de color y estampados, sino que cuenta con piezas, accesorios y marcas que le dan un extra de personalidad tanto a los vehículos como a los pilotos.

Electronic Arts ha fichado a Toni Blaze, redactora jefa de Wonderland, para establecer una estética definida y desarrollar la identidad visual a los personajes, incluyendo los que creemos nosotros mismos. Esto se traduce en estilos urbanos y la posibilidad de adquirir ropa de marca que va desde Versace, Palace y Born x Raised a Vans, PUMA y FILA. Eso sí, en contraste con el fotorrealismo de la ciudad y los vehículos, los pilotos del juego parecen dibujos animados.

Need for Speed Unbound

Criterion se ha tomado muy en serio dotar de una identidad visual reconocible a Need For Speed. Esto se traduce en pilotos que son representados con Cell Shading y que conducen coches detalladísimos. El efecto logrado es, cuanto menos, curioso pero al final durante las partidas se logra fusionar la estética con un elemento muy resultón: Criterion ha sido generosa a la hora de añadir efectos visuales e incluso se ha esmerado en que éstos transmitan el estilo urbano de esta entrega.

Esto se traduce en remolinos que se dibujan en nuestras ruedas al acelerar, generosas estelas de humo de colores o efectos que saltan en situaciones concretas y parecen dibujados a mano: al tomar el primer puesto se nos dibuja una corona sobre el coche y si hacemos un enorme salto aparecen dos alas a la altura de nuestras puertas. Lógicamente, nosotros tenemos la última palabra a la hora de elegir qué marcas aparecen dibujadas, la clase de estelas que dejamos y de qué color son.

El riesgo de anteponer el estilo a la Sustancia

Fiue7njxwaawupa

Con Need for Speed Unbound, Criterion establece dos experiencias principales, muy definidas y -pese a que nos recuerdan a la fórmula de Forza Horizon- se abordan por separado:

  • Por un lado tenemos un modo historia tradicional con desafíos repartidos por el mapa y elementos cinemáticos en el que deberemos labrarnos un nombre como competidor en las carreras urbanas.
  • Por otro, está el modo Lakeshore Online, un modo sandbox online en el que compartiremos el mapa de mundo abierto con hasta 16 jugadores de cualquier plataforma (PS5, Xbox y PC), pudiendo participar en los eventos y competiciones.

En lo relativo a la historia del juego, y hasta dónde hemos podido llegar, nos encontramos con una entrega muy conservadora en lo que respecta a la propia saga de Need for Speed: somos un conductor que participa en carreras urbanas con un talento especial. Poco a poco va escalando posiciones y ganándose el respeto del resto de corredores.

a

Lo interesante aquí es que existe un sistema de riesgo y recompensa que tiene en cuenta el paso de los días, de modo que mientras más competiciones  hagamos antes de cerrar la jornada obtendremos una mayor remuneración a la vez que nos jugamos el tipo: al tratarse de carreras ilegales deberemos lidiar con una policía cada vez más agresiva, de modo que tendremos que evaluar si continuar nuestra racha o dar paso al día siguiente.

En este aspecto, el diseño del mundo abierto juega a favor del conjunto. De primeras porque se complementa con un clima dinámico muy bien planteado que saca a relucir lo que se espera de los sistemas actuales de vanguardia, incluyendo PCs, y también porque los ciclos de día y noche acentúan la sensación de progresión de un día a otro.

Haciendo que valoremos lo logrado el día anterior a la vez que se nos inserta en el curso y los giros de la propia trama.

Need for Speed Unbound

Ahora bien, pese a que los personajes parezcan dibujados al estilo comic y de manera intencionada y veamos efectos descaradamente inspirados en los grafitis, Criterion no ha renunciado a ofrecer unos acabados y un nivel de detalle acorde a lo que se espera de los juegos de conducción actuales. Prueba de ello es que, salvo las imágenes con el logotipo del juego, todas las capturas de nuestro texto son propias y sacadas de partidas en curso.

La otra modalidad de juego, Lakeshore Online, funciona como un sandbox multijugador que podemos abordar a nuestro ritmo o de manera competitiva. Que se ofrezca juego cruzado es un acierto total, ya que pese a que en las primeras horas hemos competido en pequeños grupos, no hemos tardado en ver cómo las solicitudes y la promoción de carreras llegaban a un ritmo estupendo.

Eso sí, siempre podremos rechazarlas, desactivarlas o directamente ignorarlas hasta superar los desafíos o derrapes en los que estemos metidos o hayamos encontrado el desbloqueable que hemos ido a buscar: el arte urbano que encontremos repartido en Need for Speed Unbound lo podremos llevar al taller y convertirlo en un vinilo para nuestro vehículo.

A

Con todo, y pese al esfuerzo de Need for Speed Unbound por tratar de distanciarse de otras propuestas de conducción, al final no tardamos en ver cómo el conjunto va a rebufo de otras alternativas como Forza Horizo, Grid Legends o The Crew en aspectos específicos. Dando la sensación de que, a la hora de desmarcarse como videojuego, Criterion ha antepuesto el estilo a la sustancia.

Y hablando de estilo: si bien, el editor de personajes bebe mucho de FIFA o el modo VOLTA, la manera de abordar la creación de una Banda Sonora Original muy resultona, variada y acorde a lo que sucede en pantalla también juega a favor del conjunto. Y para muestra, aquí puedes escucharla.

El matiz competitivo de Need for Speed Unbound está bien planteado: al estar centrado en la nueva generación no hay tiempos de cargas en consolas y, pese a que no hay opciones de rebobinado, si nuestro coche acaba estampado o nos perdemos un checkpoint regresaremos a la partida en un instante.

Ahora bien, en ninguno de los dos modos esperes una experiencia de simulación: pese al realismo logrado por los vehículos, estamos ante un juego que bebe de las entregas más recientes de la saga Need For Speed. Es más, ni siquiera hay cámaras que muestren el volante y el interior del coche, aunque podrás ajustar la vista para ver el capó o ponerte en los ojos del conductor. Cero distracciones para que no decaiga la intensidad de las partidas. Como debe ser.

Un Need for Speed para una nueva generación de consolas

Nfsu3

Nuestra toma de contacto de Need for Speed Unbound nos deja sensaciones curiosas: por un lado, en lo que respecta a la manera de plasmar la velocidad o la gratificación de lograr encarar con maestría una curva peligrosa está muy bien planteado. Que te reincorpores al instante tras un choque brutal es algo que se agradece, especialmente para evitar que la emoción del momento se diluya.

En este sentido, Need for Speed Unbound apuesta muy fuerte por la estética urbana, las posibilidades que le abre la tecnología de PS5, Xbox Series o PC y hasta tiene presentes los aciertos de otros juegos de conducción que reniegan de la simulación en favor de la diversión y la emoción.

Pero, claro, ¿es lo que de verdad esperamos de cara a un Need For Speed planteado para encabezar la década? ¿Es la entrada por la puerta grande de la franquicia a la nueva generación de consolas y los PCs más potentes? Dudas más que legítimas, dado que se trata de la 30ª entrada dentro de la saga y lo bien que se ha portado 2022 con los apasionados por la conducción.

Need for Speed Unbound

A partir de aquí tocará exprimir al máximo sus posibilidades para ver hasta dónde es capaz de impresionarnos Need for Speed Unbound. De dejarnos una huella una Criterion que no solo debe medirse con los mejores juegos de automovilismo, sino con una Codemasters plenamente integrada en EA que revalida anualmente su autoridad en los juegos de conducción.

En VidaExtra despejaremos todas estas incógnitas más pronto que tarde: Need for Speed Unbound estará disponible en PC y sistemas de nueva generación el 2 de diciembre. Eso sí, los suscriptores de EA Play (y de Game Pass Ultimate) podrán ponerse al volante con nada menos que 10 horas de Acceso Anticipado. En cualquiera de los dos casos, nos veremos soltando relámpagos de todos los colores por las calles Lakeshore.

Need for Speed Unbound PS5 | Videojuegos | Castellano

  • Plataformas: PS5, Xbox Series X / S y PC.
  • Multijugador:
  • Desarrollador: Criterion
  • Compañía: Electronic Arts
  • Lanzamiento: 2 de diciembre de 2022
Temas
Inicio