Compartir
Publicidad
Análisis de Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino, el RPG más bello de 2018 no alcanza la excelencia
Análisis

Análisis de Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino, el RPG más bello de 2018 no alcanza la excelencia

Publicidad
Publicidad

‘Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino’ es un juego de altibajos, una especie de montaña rusa que es capaz de ofrecerte cosas fabulosas y otras incomprensiblemente torpes. Es uno de esos títulos que te hacen sentir que estás jugando a algo especial, distinto y maravilloso... y de repente pasa algo que te deja dándole vueltas a qué narices estarían pensando los desarrolladores cuando decidieron incluir algo así.

Tranquilos, iremos por partes y lo veremos todo, y en general lo bueno pesa sobre lo malo (¡alegría!), pero ya de entrada os puedo decir que ‘Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino’ era mucho mejor sobre el papel que con el mando en las manos.

El RPG más bonito de 2018... pero no todo el rato

Estamos en marzo y queda mucho año por delante, pero creo que va a ser complicado que en 2018 vaya a salir a la venta un RPG más bonito que ‘Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino’. En esta ocasión, y a diferencia de lo que sucedió en el primer título, Studio Ghibli no ha estado involucrado en su desarrollo. Pero da igual, el juego luce a las mil maravillas y la sensación de estar jugando a una película animada sigue intacta.

En todo caso, aquí debo hacer un par de apuntes que poco a poco iré desarrollando en el texto y que tienen que ver con algunos de los errores que tiene el juego. El primero de ellos es ese cambio brusco a nivel gráfico y de diseño de personajes que se produce al pasar de cualquier zona de juego (un reino, una ciudad, una cueva, tc.) al mundo por el que nos movemos para desplazarnos de una zona a otra.

Ni No Kuni II

Por otro lado está también todo lo relacionado con la construcción y la gestión de nuestro nuevo reino, además de las nuevas batallas campales. Es decir: ‘Ni No Kuni II’ cuenta con dos tipos de diseño artístico en función de lo que estemos haciendo, uno tirando a Ghibli que está genial y otro que no.

Vamos a verlo todo poco a poco y con más detalle.

La historia de Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino

Antes de entrar en materia, una aclaración con la que muchos os quedaréis más tranquilos: no es necesario haber jugado al primer ‘Ni No Kuni’ para entender o disfrutar esta segunda entrega, ya que a nivel argumental va por otro lado.

Dicho esto, y ya entrando en harina, el protagonista en esta ocasión es un joven llamado Evan. Un chaval con orejas de gato (como todos los de su especie), heredero de un reino llamado Cascabel, que ve como en el día de su coronación se produce un golpe de estado que lo echa todo a perder. El joven se queda sin reino y se ve obligado a escapar de las garras de los golpistas.

En paralelo, un tal Roland aparece en el mundo de Evan tras sufrir un accidente en el suyo. De hecho Roland será el primer personaje de los muchos que vamos a poder controlar durante el juego y su primer cometido será ayudar a Evan a escapar de Cascabel. A partir de ahí, amigos para siempre y bienvenidos todos los que se quieran unir a la fiesta.

El objetivo principal de Evan, y por tanto el nuestro, será construir un nuevo reino desde cero en el que todo el mundo pueda vivir en paz. Una tarea nada sencilla que implicará conseguir materiales y personal, gestionar recursos, negociar con otros personajes, establecer acuerdos entre reinos y más.

Hay algo que me ha gustado mucho del planteamiento narrativo del juego: cada uno de los reinos que visitaremos no sólo tiene su propia arquitectura, sus habitantes, sus colores y sus costumbres, sino que está gobernado de una determinada forma y con unas reglas y leyes a cada cual más loca. En Canghái, un reino inspirado en la cultura China, basan todo su sistema administrativo y legal en el mero azar. Usando dados. Y eso es tan loco que da pie no sólo a un montón de situaciones de lo más rocambolescas, sino a toda una crítica social: los poderosos haciendo lo que les da la gana con el pueblo, la corrupción, el capitalismo llevado hasta niveles absurdos, etc.

Ni No Kuni II

Hay otro reino en el que está prohibido enamorarse, lo cual también genera todo tipo de situaciones divertidas mientras imagina cómo sería una sociedad despojada de amor y de la posibilidad de engrendrar vida. Luego todo tiene su explicación, claro, pero me gusta mucho cómo Level-5 usa cada uno de los reinos para criticar ciertas cosas y plantear otras.

Por no hablar de las referencias a otras obras de ficción, como este personaje inspirado en Yoda:

Ni No Kuni II

Un ritmo un tanto irregular

Es una lástima, pero tengo que destacar el ritmo irregular del juego. Durante las primeras 10 horas aproximadamente todo va avanzando de forma agradable. Vamos conociendo personajes, entablando amistades, luchando, aprendiendo ataques y mucho más. Llega un punto, sin embargo, en el que el juego se pone tonto y te pide llevar a cabo una serie de recados para seguir avanzando en la historia. Y es un incordio.

A estas alturas debería estar más que superado el concepto de “recados tontos que tienes que hacer de forma obligatoria” en el RPG de turno. Si me quieres obligar a hacer misiones secundarias, al menos que tengan algo que las haga divertidas, diferentes o estimulantes. En este sentido me viene al recuerdo lo que hace ‘Horizon: Zero Dawn’: hay misiones principales para las que necesitas un nivel determinado y, para conseguirlo, hay misiones secundarias que no resultan tediosas. Sabes que incluso por el camino te vas a divertir. También me valdría como ejemplo ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’, por supuesto: todo está planeado para que te resulte divertido llevar a cabo las misiones independientemente del tipo que sean.

Lo que no es muy lógico en un juego como ‘Ni No Kuni II’ es que al llegar a un determinado punto de la historia te obligue a hablar con una serie de NPC para que te den recados del tipo “si matas a este enemigo me uniré a tu reino” que a veces ni siquiera tienen una justificación clara. Es más, el trayecto hasta los puntos del mapa donde hay que llevar a cabo estas misiones es aburrido.

Ni No Kuni II

Si usas un viaje rápido (lo tienes que haber activado antes) llegas en un momento, te cargas al enemigo de turno que suele ser muy facilón, y usas otro viaje rápido para volver a hablar con el NPC y acabar el recado. Todo con sus tiempos de carga que te tienes que comer. Si no dispones de un punto de viaje rápido cerca de la zona donde tienes que ir, te pasas todo el trayecto intentando evitar los combates porque en ese momento son demasiado sencillos y no quieres estar perdiendo el tiempo con tonterías, quieres finalizar el maldito recado para poder seguir avanzando en la historia.

Y ahora repites eso X veces porque el juego lo quiere así y te aguantas. La sensación de pérdida de tiempo que he experimentado en un par de ocasiones con el juego por culpa de esto es tremenda.

Las nuevas (y horribles) batallas campales

‘Ni No Kuni II’ introduce las llamadas batallas campales. Y no sé por qué Level-5 ha tomado esta decisión. Bueno, en realidad sí lo sé: a nivel argumental puede tener sentido que un rey que está construyendo un nuevo reino desde cero disponga de un ejército y deba enfrentarse a otros para reclamar territorios, pero a nivel jugable está tan mal ejecutado que asusta. Y eso es lo que me hace dudar sobre por qué narices ha incluido el estudio esta novedad.

Estas batallas campales tienen lugar en el mundo por el que nos movemos para ir de una zona a otra del mapa, por lo que entra en el tipo de diseño feote del que os hablaba antes. En la primera entrega el mundo lucía realmente bien y el protagonista seguía teniendo el mismo aspecto que cuando se encontraba en ciudades o entraba en combate. En ‘Ni No Kuni II’ esto ha cambiado: los entornos lucen más pobres y los personajes han pasado a ser caricaturas cabezonas en plan chibi.

A nivel jugable estas batallas son un auténtico desastre. Evan va acompañado de un ejército formado por distintos escuadrones, cada uno de ellos con un arma/color determinado. Al principio sólo dispondrá de dos escuadrones a su alcance, pero más tarde podrá llevar hasta cuatro escuadrones que podremos elegir a nuestro gusto. El tipo de arma/color determina quién tiene ventaja. Lo veréis mejor en este par de capturas:

Ninokunibatallas01
Ninokunibatallas02

La mecánica es sencilla: hacer rotar a los escuadrones alrededor de Evan para enfrentarlos a los enemigos teniendo en cuenta qué armas tienen ventaja. Es absurdo y aburrido. Sí, se pueden llevar a cabo ataques especiales, cargas y demás, pero creedme, estas batallas campales son con diferencia lo peor del juego. Y lamentablemente algunas de ellas hay que llevarlas a cabo de forma obligatoria para seguir haciendo avanzar la historia, lo cual es un verdadero incordio. No son divertidas. No están bien planeadas ni ejecutadas. No mejoran la experiencia de juego. No sé por qué Level-5 ha decidido dejarlas ahí.

Antes de cada batalla podemos echarle un vistazo al poder del enemigo para compararlo con el nuestro y valorar si queremos entrenar a nuestras tropas, lo cual sencillamente consiste en gastarse unos pocos guílderes reales, una de las monedas del juego, en mejorar su fuerza, su resistencia, etc. De nuevo, es todo demasiado básico y aburrido.

Los combates, por otro lado, sí son una delicia

Dejemos atrás el horror de las batallas campales para hablar de algo que sí es divertido y está muy bien ejecutado: los combates. En la primera entrega, a pesar de tener libertad de movimiento alrededor de los enemigos, había que seleccionar qué acción queríamos llevar a cabo en cada momento: atacar, defenderse, usar objetos, etc. Eso, por suerte, ha sido sustituido por un sistema en tiempo real sin acciones que seleccionar ni barras de espera. Es realmente sencillo y potente a la vez gracias a las armas, las magias y los fofis.

Los fofis son unos bichos muy monos que iremos reclutando a medida que vayamos avanzando en la historia (y creando también desde nuestro reino) que nos serán de gran utilidad durante los enfrentamientos. Los hay de muchos tipos y cada uno de ellos puede desencadenar varias ventajas: un cañón de agua, una zona de curación para los aliados, cúpulas de protección contra ataques de tal o cual elemento, etc. Van en grupo y, cuando tienen lista su habilidad, nos avisan generando un círculo de luz a su alrededor. Basta con entrar en dicho círculo y pulsar un botón para que se pongan manos a la obra.

El funcionamiento de las armas y las magias de los personajes también es super intuitivo y funciona de maravilla. Cada personaje puede llevar equipadas hasta tres armas de corto alcance y una de largo alcance. Al asestar golpes de corto alcance estas armas se van cargando de forma que, al llegar al 100%, nos permitirán hacer más daño al ejecutar un movimiento especial mágico, lo cual devolverá su contador a cero. Podemos decirle al sistema que vaya cambiando de arma de forma automática o semiautomática para que siempre llevemos equipada la que esté más cargada, pero también tenemos la opción de cambiar manualmente de una a otra según nuestras preferencias.

Ni No Kuni II

Si en medio de un combate queremos saltar de un personaje a otro basta con pulsar abajo en la cruceta. Y si queremos usar un objeto es tan sencillo como pulsar el panel táctil del mando para que la acción quede pausada y podamos elegir tanto el objeto como el personaje que lo usará. De esta forma los enfrentamientos suelen ser muy rápidos, cómodos (podemos fijar enemigos también pulsando el stick derecho y cambiar el objetivo con izquierda y derecha en la cruceta) y divertidos. Además de espectaculares a nivel gráfico, sobre todo cuando activamos las habilidades de los fofis y varios personajes llevan a cabo ataques mágicos. Un festival, de verdad.

El sistema tiene muchísima más miga. Desde el menú del juego no sólo podemos elegir todo el equipamiento de cada personaje, sino también qué tres son los que van a participar en los combates y quién de ellos es el principal. Además de esto, el juego incluye un dispositivo llamado Ecualizador de batalla en el que podremos gastar una serie de puntos para que los personajes sean más resistentes a ciertos elementos, hagan más daño a enemigos de un cierto tipo, consigan mejores objetos o más guílderes tras cada enfrentamiento, etc.

Si te quedas atascado en un monstruo concreto y sabes de qué tipo son sus ataques, así como sus debilidades, puedes retocar el Ecualizador antes de volver a enfrentarte a él para obtener ventaja. Eso sí, estos elementos del ecualizador van por pares, por lo que no podrás hacer más daño a todos los tipos de enemigos por igual. Siempre habrá que inclinar la balanza hacia un lado u otro. Tampoco es un problema, basta con ajustarlo antes de cada batalla que se nos haya resistido si es necesario y listos.

Crea y gestiona tu propio reino

Otra de las grandes novedades de ‘Ni No Kuni II’ es el sistema de creación y gestión de tu reino. De hecho, el objetivo principal de Evan, como decíamos antes, es ese. Y cabe decir que, sin ser un desastre como sí lo son las batallas campales, tampoco es que este sistema sea lo mejor que tiene.

El juego adopta aquí una perspectiva cenital similar a la que usa cuando nos desplazamos por el mundo de una zona a otra, de forma que podemos ver qué espacios de tierra quedan libres para construir edificios alrededor del palacio. Hará falta dinero para levantarlos, y una vez construidos lo ideal es asignarle a cada uno los personajes más idóneos en función de sus estadísticas. Estos habitantes son los que habremos ido reclutando en la historia principalmente a través de los recados.

Gracias a los distintos edificios tendremos la posibilidad de investigar y crear nuevas armas, armaduras, adquirir mejoras de todo tipo e incluso crear y mejorar a los fofis. Las investigaciones requieren dinero y tiempo (20 minutos para esto, 80 minutos para aquello, etc. Y en tiempo real), y también podemos ir mejorando el nivel de los edificios para tener acceso a nuevas investigaciones.

Ni No Kuni II

Es decir: ‘Ni No Kuni II’ se convierte aquí en el típico juego de gestión de recursos ideal para entrar un par de veces al día desde tu tablet o móvil, poner a los personajes a investigar cosas y recoger sus frutos. La diferencia es que en ‘Ni No Kuni II’ esto es un sistema más dentro de todo lo que ofrece el juego, por lo que a pesar de tener muchas cosas por hacer, el nivel de profundidad tampoco es muy alto. Y sí, el reino puede ser ampliado, lo cual nos permitirá construir vehículos para alcanzar nuevas zonas del mapa y más.

La opinión de VidaExtra

‘Ni No Kuni II’ es un buen RPG en líneas generales, pero quizás esperábamos mucho más después de haber jugado a la primera entrega. Básicamente mejora el original en todo lo relacionado con el sistema de combate y además cuenta con una historia lo suficientemente interesante como para tener ganas de avanzar para saber más.

A nivel visual es impresionante, con unas localizaciones bellísimas y un planteamiento excelente en lo relativo a los enfrentamientos con los enemigos finales, donde el sistema de combate brilla con especial fuerza. Sí he de decir, en todo caso, que hay momentos en los que el framerate sufre cuando nos movemos por algunos de los reinos del juego. Lo apunto sólo como detalle, pero sorprende en un título con semejante acabado.

Por otro lado, las batallas campales sobran por completo, y el cambio a nivel técnico y artístico que sufre el juego en el mundo que permite ir de una zona a otra del mapa no le ha sentado nada bien. La creación y gestión del reino, a pesar de tener muchas opciones, se torna bastante básica en la práctica. Es algo más de carácter funcional y obligatorio para avanzar en la historia que algo a lo que dedicarle mucho tiempo.

En definitiva, ‘Ni No Kuni II’ es en conjunto un buen juego. Es largo (completarlo todo puede llevar más de 40 horas), divertido y muy espectacular a nivel visual, pero sus errores jugables le impiden ser ese título excelente y redondo que todos esperábamos.

Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino

Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino

Plataformas PS4 (versión analizada), PC
Multijugador No
Desarrollador Level-5
Compañía Bandai Namco
Lanzamiento 23 de marzo de 2018
Precio 61,90 euros

Lo mejor

  • El apartado artístico tipo Ghibli
  • La espectacular banda sonora
  • Es divertido, largo y tiene una historia interesante

Lo peor

  • Las batallas campales
  • El apartado artístico cuando se aleja de Ghibli

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio