Publicidad

Relicta me ha vuelto a demostrar la atracción magnética de los puzles en los juegos de hoy
Análisis

Relicta me ha vuelto a demostrar la atracción magnética de los puzles en los juegos de hoy

Steam Summer Game Festival da su pistoletazo de salida con muchas demos, entre ellas la del First-Person Puzzler Relicta, del estudio Mighty Polygon. Un juego que nos llevará hasta la Luna en un futuro muy lejano y con un paraje nunca visto de nuestro satélite natural favorito, al reunir un conglomerado de biomas únicos.

Con lanzamiento previsto para el 4 de agosto de 2020 en Steam, PS4, Xbox One y Stadia, estamos ante esa clase de juegos que siguen la fórmula del icónico Portal o Q.U.B.E. para jugar con un cubo para resolver los puzles, en este caso jugando con el magnetismo y la gravedad. Pero, ¿hasta qué punto merece la pena Relicta?

El atractivo de una base lunar tan diversa

Relicta

Estamos en el año 2120. La humanidad ha avanzado una barbaridad en términos científicos, hasta el punto de crear una base en la Luna con diversas estaciones temáticas con su propio bioma. No es, desde luego, la Luna que conocemos, sino que parece una extensión de la Tierra... pero con el objetivo de realizar distintos estudios experimentando en diversos campos, como manipular la gravedad o jugar con el magnetismo por medio de unos accesorios para un guante especial.

Lógicamente, la historia arranca con un problema. Algo sucede en la base Chandra de la Luna, concretamente en la cámara de Relicta, el material que da nombre al juego. Angelica Patel, con el afán de salvar a su hija, sufre un percance por culpa de un vector maligno desconocido... y nos quedamos sin saber qué sucede después, puesto que la aventura retrocede en el tiempo dos años para ponernos en situación dentro del cráter De Gerlache terraformado de la Luna.

Se inicia, por lo tanto, un breve tutorial donde se nos irá explicando el potencial de Relicta con el uso de los guantes, primero para controlar el magnetismo positivo y negativo, y luego la gravedad, a medida que somos testigos de un día normal en la vida de Angelica en 2118, mientras va visitando distintas regiones de la base lunar.

Cada zona es, literalmente, un mundo, al que se accede desde una serie de taigas. Así pues, podemos pasar de un bosque con un Sol de lo más cálido a una tundra ártica del cráter Shoemaker como si tal cosa. Y en cada uno afrontaremos retos distintos, pudiendo regresar después a la base principal y seguir investigando por otro lado a base de leer documentos en nuestra PDA si somos algo curiosos.


Relicta, la unión de la gravedad con el magnetismo

Relicta

Aparte del innegable atractivo de contar con una gran variedad de entornos en Relicta, este trabajo de Mighty Polygon sabe jugar muy bien con el magnetismo y la gravedad, al enrevesar al máximo la combinación de estos dos fenómenos.

Empieza de modo tímido, experimentando con los cubos y diversas puertas que están bloqueadas hasta que posamos el pertinente cubo en el interruptor del suelo que permite abrirla. A veces nos pedirá jugar con las propiedades de un portal de teletransporte épsilon, gamma... para que dicho cubo tenga sus mismas propiedades y podamos recogerlo. Pero en otras ocasiones nos exigirá sacarle partido a las propiedades magnéticas según su polaridad para que se puedan "saltar" alguna puerta con un poco de picaresca teniendo en cuenta que nosotros, al fin y al cabo, somos otro "cubo" que activa mecanismos situados en el suelo.

Relicta es bastante lineal en ese sentido, al contrario que The Witness. De hecho, cuando visitamos el exterior habrá muros invisibles para que no nos desviemos del camino, siendo una prueba constante de desafíos encadenados y de dificultad creciente. Es, precisamente, con la entrada del guante gravitónico rumbo a la taiga en Shoemaker cuando se vuelve mucho más interesante gracias a esa variable.

Y es que no es lo mismo un cubo deslizándose por el suelo que por el aire, o simplemente con menos resistencia que le frene por el suelo. Esto hace que haya que jugar con el magnetismo para atraer o repeler los cubos o usarlos como medio de transporte si se presenta la ocasión. No es que vaya a revolucionar el sector de los videojuegos de puzles, pero sí que nos toparemos con algún rompecabezas ante el que habrá que devanarse los sesos hasta hallar la solución.

Además, si tenemos en cuenta el atractivo de su universo y el misterio que entraña el inicio de su historia, estamos ante otro título a tener en cuenta en 2020.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios