Publicidad

Análisis de Riverbond, o cuando no resulta tan bonito que te describan como simple y sencillo
Análisis

Análisis de Riverbond, o cuando no resulta tan bonito que te describan como simple y sencillo

Publicidad

Publicidad

3D Dot Game Heroes fue uno de tantos juegos influenciados por Zelda que llamó mucho la atención en su momento por esa estética de vóxeles como puños y la posibilidad de conseguir un espadón que cubría casi toda la pantalla.

Riverbond viene a ser otra vuelta de tuerca bajo esa misma estética (con vista isométrica), pero ante una serie de aventuras interconectadas que pecan de simples hasta su coronación final. Entonces, ¿merece la pena este juego?

Una aventura que entra por la vista...

Riverbond

Hay que decir que este trabajo de Cococucumber presentado en 2016 no pudo haber escogido peor fecha para debutar en PC y Xbox One, al salir a las puertas del E3 2019. Y ha sido a raíz de ver que esta semana ha llegado a PS4 cuando recordé que fue otro de los incentivos de Xbox Game Pass este mes. Así que ahora no tenía excusa para no darle una oportunidad.

Ya con Riverbond a los mandos, superada la impresión inicial de su bonito mundo voxilizado, notamos que es un juego de acción y aventuras extremadamente simplificado. No, no es un RPG al uso, porque ni tenemos puntos de experiencia para nuestro avatar. Aquí los puntos se limitan al marcador final de cada aventura.

Hay que tener en cuenta, además, que es una aventura muy arcade, puesto que cada una de las ocho disponibles (desde el mismo comienzo del juego, por cierto) se resetean cada vez que entramos. No, no se guarda la partida en ninguna: están pensadas para jugarse del tirón en sesiones distintas.

Cada aventura dura poco, de hecho, y ninguna resulta especialmente complicada. Porque el juego es, en esencia, un machacabotones que mezcla la acción a corta distancia con los disparos y sin tener que preocuparse lo más mínimo de morir. Porque Riverbond no penaliza nuestra muerte.

Es curioso, pero no se nos restan puntos al morir y los enemigos conservan incluso la vida que les quedaba antes de que nos matasen, lo que hace que cualquiera de las aventuras se conviertan en todo un paseo sin emoción.

Hasta que descubres que Riverbond es simple

Riverbond Hay algunos escenarios muy bonitos, las cosas como son.

Riverbond peca, a su vez, de falta de originalidad en cada aventura, limitando cada región a misiones típicas del género, como matar a todos los enemigos para que se abra la muerta o recoger/activar tantos objetos para que ocurra lo mismo. Hasta llegará un punto que ni prestaremos atención a los insulsos diálogos ni a preocuparnos por la puntuación final por mucho que juguemos con colegas (su modo cooperativo es en caliente; se pueden unir hasta tres personas más en cualquier momento y salir de igual modo).

Su mayor gracia radica en su estética y su enorme variedas de armas y skins a desbloquear: en lo relativo al equipamiento, tendremos desde espadas hasta lanzas y martillos, o (literalmente) todo lo que se les parezca; mientras que en los aspectos de personaje encontraremos trajes de frutas, sushi y un largo etcétera, donde no faltarán invitados de otros juegos, como Bastion o Guacamelee!, entre otros seis clásicos indie del momento.

Ahora bien, el juego no nos dirá qué diferencias hay entre cada arma, eso lo iremos viendo sobre la marcha al ver cuánto daño hace cada una. Y como es lógico, las skins no aportarán ninguna diferencia al devenir de la aventura.

Tampoco es que sea un juego complejo con muchas variables a tener en cuenta, sino todo lo contrario. Su extrema sencillez hace que decaiga el interés por todo su universo demasiado pronto, a lo que no ayuda lo poco profundos que resultan los combates (hay movimiento para rodar pero no es nada práctico) y a que todo se repite hasta la saciedad. Ni siquiera sus secretos son lo suficientemente rebuscados como para que suponga un reto.

Además, pese a su propuesta estética hecha con vóxeles, no podremos destruir todo lo que vemos sobre el escenario, sino tan solo una parte. Y no va lo fino que debería con los movimientos de escalada, ya sea en escaleras o subiendo por una cascada como si el protagonista fuese un salmón.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, la magia de Riverbond desaparece muy pronto, en ese instante donde descubrimos que su simpleza se extiende a toda la aventura y que no aporta nada que no hayamos visto en tantas otras aventuras... Una pena.

Riverbond

Riverbond

Plataformas PS4, Steam y Xbox One (versión analizada)
Multijugador Sí, local (hasta cuatro jugadores)
Desarrollador Cococucumber
Compañía Cococucumber
Lanzamiento 9 de junio de 2019 (Steam y Xbox One) | 17 de junio (PS4)
Precio 21,99 euros (PS4) | 22,99 euros (Steam) | 22,99 euros (Xbox One; en Game Pass)

Lo mejor

  • La gran cantidad de armas y skins a desbloquear
  • Poder jugar con otras tres personas
  • Su estética basada en vóxeles con vista isométrica

Lo peor

  • Extremadamente simple y repetitivo
  • Nula profundidad en los combates
  • El control es muy mejorable en la escalada

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir