Publicidad

'Saints Row IV - Enter the Dominatrix': análisis

'Saints Row IV - Enter the Dominatrix': análisis
9 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El incorregible y políticamente incorrecto 'Saints Row IV' (su argumento y desenlace es una ida de olla total, como vimos en su análisis) ha recibido su primera expansión en forma de DLC ayer mismo.

Este contenido descargable, que responde al nombre de Enter the Dominatrix, se tuvo que cancelar para la anterior entrega para poder encajar mejor en ésta. Volition aseguró en su día que su precio iba a ser de 30 dólares, traduciendo esa ingente cantidad de pasta por un DLC como un contenido de peso, como una expansión con todas las de la ley. ¿Ha sido así finalmente? Pues no, como veréis.

'Saints Row IV - Enter the Dominatrix', un paseo sexual poco placentero y demasiado visto

Saints Row IV - Enter the Dominatrix

Ya hemos visto de lo que es capaz la saga con 'Saints Row: The Third', para mí su mejor entrega hasta la fecha por esa justa combinación de locura, salvajismo y originalidad en todas y cada una de sus misiones. ¿Recordáis a Zimos? Pues Enter the Dominatrix se podría traducir en cierto modo como sus misiones de lealtad, con un montón de referencias sexuales (sadomasoquismo, en su mayor parte), símbolos fálicos por doquier (hay uno con el que me descojoné y que se encuentra al fondo de la captura superior), con la excusa de hacer frente a un nuevo enemigo, una Dominatrix.

Esta expansión se nos presenta a modo de documental y reality, presentado por la reportera Jane Valderrama, teniendo ante sí cinco misiones de lo más cortas y en su mayor parte carentes de chispa. Más que nada porque no aportan nada nuevo si nos hemos pasado tanto 'The Third' como este 'IV'.

Un docureality sobre el sadomaso que no es la polla

Saints Row IV - Enter the Dominatrix

'Enter the Dominatrix', aparte de introducir enemigos y vehículos con temática sexual, nos brindará tres armas "nuevas": el matón (un minicañón pesado), el matón flamígero (un lanzallamas) y multibombardero GL G20 (un lanzagranadas). Como véis, la originalidad brilla por su ausencia.

Aparte de su corta duración y de lo poco que aporta al juego (bien podría haberse metido de serie cuando se puso 'Saints Row IV' a la venta), hay que decir que le fallan los logros. Pero no es un fallo al uso, sino algo más sangrante. El hecho de que se desbloquee un logro distinto. He hecho el del lanzallamas y me ha saltado el del minicañón, me he pasado las cinco misiones y me ha saltado el de un reto especial. No hay por donde cogerlo. Aunque es de esperar que se corregirá vía parche.

La única pincelada de originalidad y momento WTF lo pone su epílogo, con una escena y posteriores diálogos que nos hacen pensar en un hipotético DLC sobre eso que podría molar lo suyo. Pero si al final resulta ser un producto tan insustancial como este Enter the Dominatrix, casi que mejor dejarlo donde está a la espera de que Volition se curre uno con más chicha. Pero de verdad.

Plataformas: PC, PS3 y Xbox 360 (versión analizada) Desarrollador: Volition Distribuidor: Deep Silver Lanzamiento: 22 de octubre de 2013 Precio: 6,99 euros

En Vidaextra | 'Saints Row IV': análisis

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir