Compartir
Publicidad
Análisis del nuevo Samurai Shodown de 2019, el regreso triunfal de todo un clásico de SNK en su visión más contundente y técnica hasta la fecha
Análisis

Análisis del nuevo Samurai Shodown de 2019, el regreso triunfal de todo un clásico de SNK en su visión más contundente y técnica hasta la fecha

Publicidad
Publicidad

Uno de los recuerdos más vívidos que tengo de la época de las recreativas es lo primero que sentí al jugar a Samurai Shodown en 1993. Respecto a Street Fighter II, que había salido dos años antes, era un salto espectacular debido al impacto que producía esa lucha con espadas y demás armas blancas con toda la carnicería que había detrás. Era una completa pasada.

Fue una época dorada para los amantes de la lucha en 2D, con Capcom y SNK repartiendo la pana año tras año y dejando un legado imborrable. Sin embargo, SNK se tomó un descanso importante con Samurai Shodown (sin contar cierto recopilatorio de hace una década): desde su debacle en 2008 con la recreativa Edge of Destiny, adaptada al año siguiente en Xbox 360. Pero más vale tarde que nunca y este nuevo Samurai Shodown es el comienzo de otra senda de lo más prometedora para los fans de la lucha.

Diez años de sequía para regresar con fuerza

Samurai Shodown En el modo Historia jugaremos mucho. Y también habrá cinemáticas.

Lo primero que llama la atención de este regreso es su apartado gráfico, obra del motor Unreal Engine 4. Bajo unos trazos muy marcados para cada personaje, como si estuviesen sacados de un manga, contamos con unos escenarios con texturas que rescatan viejos lugares conocidos (desde el primer Samurai Shodown) y con un toque de espectacularidad de cara a los movimientos especiales, muy en la línea del reciente Street Fighter V.

SNK ha acertado de pleno con este nuevo lavado de cara, lejos de aquellos intentos fallidos donde probó suerte con las 3D, de manera tímida y algo pobre, tanto con el citado fiasco de 2008, como con los Samurai Shodown 64. De este último sorprende que se haya rescatado a una de sus luchadoras exclusivas: Shiki. Una elección de lo más sabia al encajar muy bien aquí.

Esta nueva entrega de 2019 viene a ser, sin ir más lejos, un reinicio completo de la saga, pese a situar los hechos entre la primera entrega y Samurai Shodown V, viendo cómo este título rescata a Yoshitora Tokugawa, el ágil espadachín equipado con siete katanas que fuera protagonista de ese juego.

Este Samurai Shodown, el de 2019, nos presenta un nuevo modo Historia donde conoceremos más a fondo a cada uno de sus 16 personajes hasta la traca final con la inclusión de un nuevo final boss que no desvelaremos. Sólo diremos que es de los más duros de la saga, sobre todo en la última ronda.

Cada historia, además, se verá aderezada por distintas cinemáticas que iremos desbloqueando después en la Galería, para volver a contemplarlas con calma, y varios vídeos relacionados con ese personaje misterioso...

Samurai Shodown brilla en las distancias cortas

Samurai Shodown ¡Esos piques con colegas son impagables!

Ya con el juego en acción, sorprende (para bien) toda la serie de cambios y novedades que ha sufrido este reboot, donde destaca especialmente la adición de la llamada técnica de "espada relámpago", la cuál se puede activar única y exclusivamente una vez durante todo el combate, tras activar la "explosión de furia". Un ataque definitivo que puede consumir casi toda la vida del rival dependiendo de cuánta nos quede a nosotros. Un ataque ultra-rápido que no se puede contrarrestar. Un ataque a la desesperada casi letal.

Samurai Shodown da lo mejor de sí en las distancias cortas gracias a lo técnico que resulta este capítulo. Hay un montón de técnicas, tanto de esquiva como de contraataque, que resultan una delicia en las manos adecuadas. Y, francamente, no se echan en falta más ataques especiales para cada uno de los protagonistas (cuentan con tres, de media) al estar todo bastante bien balanceado, por mucho que pueda chocar en algunos de entrada al haber auténticas bestias pardas que consumen mucha vida.

Algo que sigue fiel al original es la posibilidad de desarmar al rival, siendo otro de sus puntos álgidos. En esta ocasión, contamos con hasta tres técnicas capaces de quitarle el arma al rival: saliendo victorioso de un choque de espadas (aporreando más rápido tras un cruce con el mismo golpe), con la técnica de contraatacar o con la propia técnica de desarme, para la cuál es necesaria la barra de furia completa o tener activada la explosión de furia.

Hay una diferencia importante, eso sí: aquí ya no contamos con el zoom del clásico de 1993, inspirado en el de Art of Fighting. Y esto provoca, inevitablemente, situaciones bastante graciosas, como desarmar al rival y alejarse para que no tenga opción a recuperar su arma. Antes el zoom se alejaba y podía ver su arma más allá de la limitada vista inicial. Curioso.

El modo Versus sigue siendo una delicia brutal

Samurai Shodown Wu-Ruixiang es la incorporación más original de este nuevo capítulo de Samurai Shodown.

Donde más se disfruta este Samurai Shodown, al igual que cualquier juego de lucha, es en su modo Versus, el de toda la vida. Ahí podemos perder horas y horas casi sin darnos cuenta sin importar el personaje que escojamos.

A destacar las nuevas incorporaciones: la contundencia de Darli Dagger, que parece sacada del universo Monster Hunter; la letalidad de Yashamaru Kurama, que quiere quitarle protagonismo al mítico Haohmaru; y a la que llamo cariñosamente la "Capitana América" de esta entrega, Wu-Ruixiang, una chica que cuenta con un escudo ¡capaz de invocar a un dragón! Brutal.

La experiencia no resulta igual de satisfactoria (por ahora) en el modo online debido a la latencia que sufre, que en ciertos combates resulta un engorro, mientras que esperaba más del modo Dojo, donde podemos jugar con los fantasmas de otros jugadores. Fantasmas que intentan replicar el estilo de juego de cada jugador a nivel mundial (incluido el nuestro, al poder lucha contra nuestro propio fantasma). La única forma que tendremos muchos de "luchar" contra Justin Wong o Daigo Umehara en cualquier momento...

No faltan, en cualquier caso, un montón de parámetros a controlar dentro del modo online, creando salas donde gestionar quiénes pueden entrar, opción a chatear y muchas más variables, tanto en partidas casual como clasificatorias, donde mejoraremos nuestra clasificación a nivel mundial.

En la parte offline, además del citado Versus, contamos con el siempre agradecido modo Supervivencia, para ver hasta dónde somos capaces de llegar en una serie de combates ilimitados. Ahora bien, debería pulirse la IA rival, que por momentos está completamente "ausente". Pasa a veces en el modo Historia, incluso en dificultad estándar. Le da esas venadas y choca...

Los modos Contrarreloj (lucha contra el crono) y Campeonato, al que el propio juego se refiere en el registro de jugador como "Guantelete", son los que completan la oferta inicial de este Samurai Shodown. ¿Y de qué va, ya que estamos, ese "Guantelete"? Una variante del modo Supervivencia donde tendremos que luchar contra todos los personajes sin morir. De lo contrario, se acabará el combate. Al menos la barra se rellena al término de cada uno.

Este Samurai Shodown es todo un valor seguro

Samurai Shodown Nakoruru está contenta con la victoria mientras Shiki se lamenta por no haber dado la talla.

Si bien hay asperezas que se deberían pulir en parches posteriores, como lo ya comentado de la IA (que ha mejorado con el último parche, pero aún debe mejorar más), la latencia en los modos online o los exasperantes tiempos de carga entre combate y combate, Samurai Shodown brilla en todo lo demás hasta convertirse en el regreso con el que habíamos soñado.

Que cuente con una plantilla limitada a 16 luchadores iniciales sorprende al principio, pero lo cierto es que cada luchador encaja perfectamente y sabe diferenciarse muy bien de los demás. No hay ninguno que suponga una nota discordante. Además, SNK ha tenido un gesto honorable al regalar el pase de temporada para todos los que reserven el juego antes del 1 de julio, lo que nos permitirá ahorrar unos cuantos euros por esos cuatro luchadores que llegarán en el futuro, comenzando por agosto y hasta febrero de 2020.

Lo que he sentido al volver a controlar a mis favoritos de la saga, desde el recurso fácil de Haohmaru hasta mi querida Nakoruru, pasando por Galford y tantos más, sumado a las alegrías que han supuesto los nuevos rostros (en especial, Wu-Ruixiang), no tiene precio. Hacía muchos años que no me lo pasaba tan bien jugando al modo Versus de un juego de lucha, lo que dice mucho de lo técnica, visceral y contundente que resulta esta entrega.

SNK ha sabido coger lo mejor de la saga para su ansiado regreso, la vuelta de uno de los grandes de la lucha de los noventa. Fácil de jugar, pero difícil de dominar. Y con la tensión durante todos y cada uno de los combates que juguemos gracias a la explosión de furia y la espada relámpago, la técnica de desarme o el visualmente impactante movimiento superespecial, el cuál no depende de la barra de furia. De los mejores representantes actuales.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, salvando pequeños detalles a pulir, estamos ante un regreso triunfal de Samurai Shodown que sabe dar lo mejor del género jugando con los colegas. Un juego de lucha contundente que vuelve a poner sobre la mesa una saga icónica del género que no tendría que haberse marchado.

Samurai Shodown

Samurai Shodown

Plataformas PS4 (versión analizada) y Xbox One
Multijugador Sí, local y online (hasta dos jugadores)
Desarrollador SNK
Compañía SNK
Lanzamiento 25 de junio de 2019
Precio 54,90 euros

Lo mejor

  • Lo técnico y contundente que resulta
  • Las nuevas incorporaciones encajan a la perfección
  • Los movimientos superespeciales son una delicia
  • Que se regale el pase de temporada antes de julio

Lo peor

  • La latencia del online y las cargas en los combates
  • El comportamiento de la IA es algo bipolar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio