Publicidad

Análisis de Sisters Royale, un lío entre hermanas de tres pares de narices a cargo de los creadores de Shikigami no Shiro
Análisis

Análisis de Sisters Royale, un lío entre hermanas de tres pares de narices a cargo de los creadores de Shikigami no Shiro

Publicidad

Publicidad

Alfa System es un estudio nipón con más de 30 años de historia. Ha desarrollado para PC Engine, la familia PlayStation y unos pocos sistemas más, estando entre sus trabajos la saga Shikigami no Shiro, con tres entregas a sus espaldas como danmaku y una novela visual. El último fue Castle of Shikigami III, llegando a adaptarse a Xbox 360 y como exclusivo de Japón. Pero no fue region-free.

Ahora, más de doce años después de aquel shoot 'em up nos llega su sucesor espiritual, bautizado como Sisters Royale. Un juego que hereda buena parte de su fórmula y nos sirve en bandeja otro elenco de protagonistas, todo ello bajo un estilo gráfico eminentemente nipón. Al fin y al cabo, la saga original contó con mangas y animes. La duda es saber si este regreso cumple con su legado.

Castle of Shikigami con hermanas con rencillas

Sisters Royale

No recuerdo cuándo fue la última vez que jugué a Castle of Shikigami 2 en Dreamcast, pero sí que recordé el motivo por el que se hizo un nombre la saga dentro de los fans más apasionados del género: cómo fomenta el riesgo para que las recompensas sean mayores. Y esto lo replica a la perfección Sisters Royale.

Bajo el llamado TBS (Tension Bonus System; curiosamente las siglas en este nuevo juego se han invertido y se le denomina SBT), podemos incrementar el multiplicador de puntos cuanto más cerca estemos de las balas enemigas o de los enemigos. Ahora bien, esto se aplica cuando usamos el ataque de invocación, que es una variable del estándar y que cambia bastante entre cada hermana.

Sonay, por ejemplo, tiene una especie de láser que dispara hacia donde fijemos la mira y se mantiene así mientras no soltemos el botón, lo que resulta sumamente letal y más sencillo que sus otras hermanas. Selma, sin ir más lejos, se tiene que arriesgar más por esos tres pinchos de hielo que van girando según nos vayamos moviendo por la pantalla. Aunque el mayor cambio viene de Lale, puesto que absorbe cualquier tipo de bala del enemigo (hasta un tope en cantidad, que conste) para dispararlo violentamente después. Pero no es fácil de controlar.

Son cinco hermanas en total (Ece y Nur son las que faltaban por nombrar), las cuáles en vez de llevarse bien serán sus propias rivales, dando al traste con esa profecía que rezaba que cinco hermanas combinarían sus formidables poderes mágicos para derrotar a Seytan. Su odio entre ellas estará motivado por ese deseo de casarse con Yashin. Porque tan solo puede vencer una, como es tradición.

Sisters Royale, lo bueno y lo malo de la familia

Sisters Royale

La previsible y pastelosa historia, junto con esa estética generalista y a la vez demasiado chibi y poco detallada para la acción, es lo que menos me ha gustado de Sisters Royale. Incluso la banda sonora llega a ser cargante por momentos.

Sobresale al ver cómo replica y lleva a su terreno el antes citado Sistema de Tensión Bonus, puesto que lo normal en un juego de estas características es apartarse lo máximo posible de las balas. El marcador pica lo suyo y siempre queremos arriesgar. Además, la variedad entre las chicas es excelente, puesto que cada una nos obliga a afrontar diferentes técnicas para encarar cada zona.

El procedimiento para las fases, en cualquier caso, será siempre el mismo: cada una tiene su nivel temático y nos iremos enfrentando a nuestras hermanas en un orden predefinido. Cada fase, además, contará con obstáculos o trampas para entorpecer el paso, siendo en algunos casos bastante puñeteros, como el hielo (sí, patinar y esquivar las balas es muerte segura) o molinos de viento, entre otro tipo de desafíos, como la oscuridad. A mitad de fase habrá siempre un cubo a modo de semi-jefe, hasta el duelo contra una hermana. Y cómo no, habrá alguien más...

Aparte del previsible jefe final, Sisters Royale cuenta con una invitada de Castle of Shikigami (Ode). ¿Lo malo? Que es un DLC de pago de casi 3 euros y por lo poco que cuesta el juego ya podía venir de serie. Lo bueno es que podemos variar casi todos los parámetros del juego desde el apartado Maníaco, para aumentar por ejemplo el radio de acción del TBS, el tamaño de las balas o si queremos que se ralentice la acción al pasar cerca de éstas (por defecto, viene desmarcado).

La opinión de VidaExtra

Tras su paso por Japón en 2019 con una recepción ligeramente notable, Sisters Royale no logra convencernos del todo, pese a sus buenas intenciones como heredero espiritual de Castle of Shikigami. Acaba siendo un danmaku del montón, con algún que otro momento digno de mención gracias al TBS, pero poco más.

Sisters Royale

Sisters Royale

Plataformas Nintendo Switch y PS4 (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Alfa System
Compañía Chorus Worldwide Games
Lanzamiento 30 de enero de 2020
Precio 12,99 euros (eShop) | 13,99 euros (PSN)

Lo mejor

  • El riesgo y la recompensa del TBS
  • Excelente variedad de estilos entre las hermanas
  • Precio muy económico

Lo peor

  • El hielo o el viento en las fases es demencial
  • La historia es previsible y pastelosa a más no poder
  • Se echan en falta extras

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios