Compartir
Publicidad

Sony Ericsson Xperia Play, análisis. Parte 2

Sony Ericsson Xperia Play, análisis. Parte 2
53 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, es grandote, construido con materiales que puede que no sean lo que esperábamos al tratarse de un teléfono móvil de gama alta, pero el Sony Ericsson Xperia Play está aquí para quedarse y sus controles a lo PlayStation funcionan a las mil maravillas.

Veíamos hace poco todo lo que podíamos esperar del teléfono a nivel externo y a nivel de potencia. Llega el momento de adentrarnos en lo que nos importa siendo como somos una página de videojuegos. ¿Cómo funcionan los mandos PlayStation? ¿Realmente se nota la diferencia cuando lo comparamos con otros teléfonos de su misma clase? ¿Y los juegos emulados? Bienvenidos a la segunda y última parte de nuestro análisis del Sony Ericsson Xperia Play.

Xperia Play y PlayStation Pocket

Son dos caras de la misma moneda o de, como mínimo, una moneda muy parecida. Dos formas de obtener juegos directamente en nuestro teléfono. Xperia Play, definámoslo así, se encarga de ordenar y mostrar todos los juegos compatibles y optimizados para el dispositivo, ya sabéis que Sony quería implementar unos certificados de calidad que las desarrolladoras tenían que pasar. La segunda, PlayStation Pocket, nos sirve de acceso a la PlayStation Suite y a todo el contenido exclusivo de Sony para este teléfono.

la-foto-2.jpg

Contenido en forma de juegos emulados de PSOne, por ejemplo. Juegos que han sido adaptados para funcionar a las mil maravillas con el hardware del que dispone el Sony Ericsson Xperia Play.

Resumiendo, nos encontramos ante dos modos de conseguir juegos, los que estudios de todo el mundo desarrollan para Android y los que la propia Sony adapta de su catálogo de antiguos éxitos. Entrando en materia y analizando el comportamiento del teléfono sobre un juego optimizado y el del mismo juego funcionando en un terminal como el Samsung Galaxy, llegaremos a la conclusión de que funcionan igual.

Igual a nivel de tasa de fotogramas por segundo, a nivel de velocidad, de calidad visual… pero a un salto hiperespacial de diferencia si entran en juego los controles.

Benditos controles

la-foto-2.jpeg

Jugar al ‘FIFA’ en un iPhone 4 mola. Está muy adaptado, los gráficos son la leche para ser de móvil, va fluido… es una gran experiencia a la que, sin embargo, le falta ese último puntito de precisión y control que aportarían unos controles físicos. Ahí entra el Xperia Play pisando fuerte y es que jugar al ‘FIFA’ con ese capacidad de control es otra historia.

Sí, es como jugarlo en una PSP Go sólo que el Xperia hace muchísimas más cosas, pesa menos y tiene la pantalla un poquito más grande. Lo mismo ocurre con juegos como el ‘Bruce Lee’ de los españoles Digital Legends. Todo un portento gráfico que luce a las mil maravillas y que se vuelve mucho más adictivo en esta versión compatible con los botones PlayStation que en su homónima de iPhone, Galaxy o iPad.

Se deslizan rápido cuando queremos convertir el teléfono en consola e incluso podemos configurar que al hacerlo se lance automáticamente el PlayStation Pocket o el Xperia Play. Es como decir, voy a jugar, rápido, ofréceme todo lo que tienes.

La sensibilidad, el tacto y la ergonomía son perfectas. Como ya indicábamos en la primera parte del análisis no hay un sólo pero que podamos encontrar. Si acaso que por el tamaño del dispositivo aquellos con manos grandes puede que encuentren alguna incomodidad, pero nada grave vamos.

la-foto-1-1.jpg

Después de probar a fondo varios juegos de géneros que realmente no tienen nada que ver y que constituyen una verdadera prueba de fuerza para ver si el teléfono se desenvuelve bien con todos ellos, llegamos a una conclusión. Sí lo hace, se juega mejor que en cualquier otro teléfono Android y ese debía de ser el objetivo de Sony Ericsson cuando pensaron en este híbrido.

Pero realmente, ¿tiene futuro?

Complicada pregunta y es que intervienen muchos factores. El ciclo de vida de un móvil no es el mismo que el de una consola. PSP puede sobrevivir seis o siete años fácilmente y aunque vayan saliendo revisiones de hardware todos los juegos son perfectamente válidos incluso en las primeras que se fabricaron.

En los teléfonos móviles, por desgracia, nos enfrentamos a ciclos de vida muchísimo más cortos. De unos dos años. Y ojo, no quiero decir que en dos años el móvil no sirva para nada, ni mucho menos (aunque habría que hablar aquí de la obsolescencia planificada, pero ese es otro tema).

Imaginemos que tras dos años tenemos un teléfono de gama alta y 600 euros que apuesta claramente por ser una consola pero que no puede ejecutar los títulos que existan en el Android Market. Una situación complicada teniendo en cuenta el desembolso.

Ya hemos dicho que el Sony Ericsson Xperia Play va justo de potencia, existen otros teléfonos Android sin mandos, claro, que lo superan por mucho. Con la llegada de nuevos motores gráficos, Unreal, Unity y el desembarco de juegos cada vez más realistas y que piden más recursos, tengo serias dudas sobre la vida útil de un teléfono consola.

Como teléfono está claro que sobrevivirá perfectamente pero, ¿cómo consola también?

la-foto-5.jpg

El mercado en Android es salvaje, HTC lanza móviles a decenas, Samsung hace lo mismo, cada vez con mejores prestaciones y a un ritmo imposible de seguir. La única forma en la que este Xperia Play puede plantarles cara es contar con el apoyo de Sony.

Una empresa con experiencia en el desarrollo, capaz de lanzar herramientas que faciliten la creación de juegos, motivar e incentivar a los estudios de desarrollo, ponerlo fácil, mantener un catálogo de títulos exclusivos… en definitiva, impulsar a la marca con toda la potencia de la que un gigante como Sony es capaz y luchar en un terreno que domina, los videojuegos, y en el que el resto de fabricantes no se ha atrevido a meter.

Ítaca es el camino

Si buscáis tener un teléfono y jugar con él al mismo nivel de precisión que tenéis en consola portátil, este es vuestro cacharro. Sumad los controles de una PSP Go a todas las características técnicas de un teléfono Android de clase alta y tendréis al candidato perfecto.

Personalización, ampliación mediante aplicaciones y emuladores, juegos exclusivos de PlayStation One, títulos optimizados para sus controles de parte de Gameloft, Electronic Arts, Digital Legends y los mejores estudios de desarrollo de videojuegos para móviles… la cosa no pinta mal, ¿verdad?

Tened en cuenta el ciclo de vida que tiene un teléfono como este, pensad en si los pros superan a las contras y en las ventajas que ofrece una tienda como el Android Market y una colección de títulos de PSOne exclusivos como los de PlayStation Pocket.

De una cosa estoy seguro, no es el teléfono perfecto ni la consola portátil definitiva. Pero es un gran híbrido de las dos cosas y muchos consideran que en el punto intermedio se halla la perfección. Eso sí, inicia un camino muy interesante. A ver qué nos depara el futuro.

Más en VidaExtra | Sony Ericsson Xperia Play, análisis. Parte 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos