Compartir
Publicidad
Hemos jugado a Starlink: Battle for Atlas, el Star Fox que me hubiera gustado ver en Wii U
Análisis

Hemos jugado a Starlink: Battle for Atlas, el Star Fox que me hubiera gustado ver en Wii U

Publicidad
Publicidad

Cuando Ubisoft presentó ‘Starlink: Battle for Atlas’ en 2017 no consiguió crear el suficiente ruido. De hecho, el estudio galo arqueó algunas cejas: ¿Por qué apostar por el formato de los Toys-to-life cuando todos los demás se están bajando del carro?

No lo vamos a negar, la entrada de Fox McCloud en la ecuación durante el pasado E3 ha vuelto a poner el proyecto en el radar de muchos jugadores: si Nintendo vuelve a prestar sus personajes a Ubisoft, es que los galos tienen algo que huele muy bien en el horno.

Durante la explicación de cómo se abordaba la propuesta, antes de ponernos a jugar con las naves tanto dentro como fuera de la pantalla, resultaba muy fácil comprender por qué la Gran N vuelve a hacerle un nuevo guiño a esa otra Ubisoft que no reniega su corazoncito nintendero. La de los 'Rayman', la de los 'Rabbids' y ahora también la de 'Starlink'.

Si Nintendo vuelve a prestar sus personajes a Ubisoft, es que el estudio galo tiene algo interesante en el horno.

Pero ojo, esta batalla por la conquista de Atlas tendrá lugar en todas las sobremesas. Puede que el líder de 'Star Fox' sea el reclamo añadido de Switch, pero este shooter espacial llegará a Xbox One y PS4 con un adaptador específico para cada tipo de mando. Y es que en el fondo esa es la filosofía: ofrecer una aventura espacial capaz de transmitir algo cualquier tipo de jugador.

Cuando muchas ideas interesantes convergen en una nueva

A la hora de definir 'Starlink: Battle for Atlas' es totalmente necesario recurrir a otros ejemplos. En esencia es un shooter espacial ambientado en un enorme mundo abierto. Aunque más que un "mundo" se trata de un sistema estelar compuesto por siete planetas cuyo sistema de viaje interplanetario (y dirección artística) sin transiciones recuerda irremediablemente a 'No Man’s Sky'.

Eso sí, cada los biomas de cada planeta no son procedurales. Han sido creados (y diseñados) para ofrecer una ambientación única y contrastada entre ellos, lo cual aborda tanto la fauna como la flora. A partir de este punto el sistema de control de nuestra nave en tierra se asemeja mucho al de los Colibríes de ‘Destiny’. Un juego del que también toma prestados otros elementos.

1

De hecho, aquí las batallas también se generan en diferentes puntos de cada planeta, habiendo entornos más fáciles de abordar que otros. Veremos toda clase de enemigos, podremos hacer maniobras - como el clásico barrel roll de ‘Starwing’- e incluso saltar para esquivar los barridos láser. Por delante, numerosos enemigos que nos obligarán a usar los dos gatillos de nuestro mando y enormes jefes y objetivos a derribar.

¿Nuestra misión? Las que hemos podido probar consistían en limpiar cada pantalla de enemigos, pero a mayor escala se trata de marcar la diferencia en una guerra que tiene lugar en todos lo planetas a la vez.

En Starlink marcaremos la diferencia en una guerra que tiene lugar en todos lo planetas a la vez

‘Starlink: Battle for Atlas’ tiene su propio lore en el que conviven tres facciones y una Legión que planea hacerse con el control de Atlas, el sistema estelar en el que se ambienta el juego. Deberemos interactuar, cooperar y ayudar a cada facción para mantener a raya a la legión, y poco a poco recibiremos recursos y ayuda por su parte.

1

Esto es importante ya que los Expedicionarios refuerzan nuestra tecnología, los Prospectores son unos comerciantes natos y los Forajidos son muy hábiles en combate. Por separado son débiles, pero si les damos el margen que necesitan ganarán cierta autonomía mientras hacemos misiones en otros planetas. Algo muy propio del sistema de bandas de los mundos abiertos.

Ahora bien, el elemento estrella de ‘Starlink’ es cómo podremos hacer todo lo anterior.

El regreso de los Toys-To Life

‘Starlink’ se juega con figuras, naves y armas que podremos llevar del mundo real a Atlas a través de un sistema de juguetes modulares. De modo que a necesitaremos ajustar un accesorio para el mando de Xbox One o PS4 (o asociar los Joy Cons a un grip especial) incluido en el starter Pack y a partir de ahí crear nuestra nave.

Se empieza poniendo un piloto que nos dará una habilidad única, sobre él ponemos la nave, y a partir de ahí vamos sumando nuevos módulos o armas a través de un sistema de conectores y puertos tan simple como fiable. ¿Y qué pasa si colocamos un cañón al revés? Pues el juego lo detecta y podremos disparar hacia atrás.

1

Pero lo mejor es que podemos hacerlo en cualquier punto de la partida, adaptandonos a las circunstancias para ganar más velocidad o potencia de fuego de modo que las transiciones son sencillas, rápidas y cómodas.

Ahora bien, junto con el starter pack se lanzarán toda clase de naves, pilotos y módulos. Según se nos dijo, el juego se puede jugar de principio a fin con el Starter Pack, con lo que la idea es ofrecer una mayor variedad de modo que pese a que no serán necesarios, resulten muy atractivos para los jugadores.

Tuvimos a nuestra disposición todos los contenidos anunciados con la única excepción del piloto Fox McCloud, y pese a que faltan un par de meses para su lanzamiento, esta experiencia es especialmente fluida. ¿Necesitas más potencia de fuego? Empiezas a desacoplar módulos, cambias lo que quieras y continúas la partida. El proceso no es nada aparatoso, de modo que en cuestión de pocos segundos hemos hecho el cambio.

1

Eso sí, adquirir y equipar todos los módulos a la vez no te dará ningún tipo de garantías: además de haber un límite de accesorios equipables, tendremos que tener en cuenta factores como el peso de nuestra nave, la maniobrabilidad etc.

Como cualquiera en mi situación, probé a poner todos los módulos que tenía a mano en uno solo de los lados y -pese a que el diseño era tan espectacular como agresivo- estaba totalmente expuesto en tierra y era imposible navegar por el espacio. Aunque, por no perder la costumbre por parte de Ubisoft, en ‘Starlink’ dispondremos de un árbol de habilidades que nos dará más margen, pero de poco nos servirá cargarnos de armas si no podemos movernos, en el sentido literal.

El arma secreta de Starlink: compartir la experiencia

‘Starlink: Battle for Atlas’ es un juego que en plena efervescencia de los Toys-to-life hubiera cuajado de maravilla. Y su propuesta es tan divertida como atractiva, pero lo más interesante es que en cierto modo también hereda un matiz único de ‘Pokémon’ en este collage de ideas: el hecho de compartir.

A rasgos generales, me he encontrado con un shooter diferente y entretenido que, sin ser un juguete para los más pequeños, consigue transmitir todos esos sentimientos de iniciativa, creatividad y diversión eché en falta de ‘Star Fox Zero’, pero sobre todo porque la gracia no está en dividir la acción en dos pantallas, sino cuando divides la pantalla en dos.

1

En cualquier momento de la partida un segundo jugador puede unirse a nuestra cruzada espacial, recuperando ese multijugador de sofá le sienta a los shooters de ciencia ficción. Y es en este matiz donde me dí cuenta de la verdadera genialidad del juego: no solo se nos invita a combinar los equipamientos y módulos, sino también a intercambiarlos... con otros jugadores.

Me explico: está la opción de disponer de dos Game Boys (o 3DS) comprar las dos ediciones de cada juego protagonizado por Pikachu y compañía y llevar todos los exclusivos de un juego a otro. O bien podemos ponernos de acuerdo con otro jugador y exprimir al máximo nuestra aventura. Y eso es algo que ví en ‘Starlink’ con su enfoque del Toys-To-life.

1

Claro que estaría bien que uno tenga la capacidad de hacerse con todas las armas, naves y personajes coleccionables, pero si tenemos en cuenta que tanto el acabado como la calidad de los mismos (así como la tecnología que incluyen) no serán económicos -ni para Ubisoft, ni para el jugador- habría que ser selectivo.

Dicho de otro modo, la idea distintiva de ‘Starlink: Battle for Atlas’ es cambiar las cosas sobre la marcha y adaptarse al tipo de enemigo y entorno que uno tiene delante, y es en su cooperativo y multijugador donde todo gana nuevos matices.

No solo se nos invita a combinar los equipamientos y módulos, sino también a intercambiarlos con otros jugadores.

Aunque claro, a pesar de que eso lo vi con claridad tras numerosas partidas con victorias, derrotas y un incontable número de misiles lanzados, me quedé con una duda: ¿habrá misiones o desafíos de ese mundo abierto exclusivos para determinados pilotos o armas? Una duda que no tardaremos en resolver.

1

Tanto los Starter packs como los packs extra de ‘Starlink: Battle for Atlas’ estarán disponibles en Xbox One, PS4 y Nintendo Switch a partir del próximo 16 de octubre, con Fox McCloud y su Arwing como grandes incentivos de la versión nintendera.

Más sobre Starlink en VidaExtra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos