Compartir
Publicidad

'The Elder Scrolls V: Skyrim' para Xbox 360: análisis

'The Elder Scrolls V: Skyrim' para Xbox 360: análisis
148 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En una época en la que las críticas a los juegos siempre se detienen en algún punto para hablar sobre la corta duración de las campañas, ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’ llega para mostrarnos que hay algo más, que comerse las migas de pan que debían guiar al jugador puede ser mejor que ir dejándolas por el camino, que no hay que gastar dinero en un multijugador para hacer más duradero el juego y que la calidad de las texturas de un escenario pasillero nunca serán mejor que un bosque vivo bañado por la luz del atardecer.

‘The Elder Scrolls V: Skyrim’ es un juego grande, enorme, pero precisamente por eso que roce la excelencia no lo convierte en un juego apto para todos los jugadores. Aquí hace falta compromiso. Piensa en ello como echarte novia en la adolescencia. Dejas de lado a tus amigos, tus gustos y hobbies pasan a un segundo plano, pero la diversión y experiencia bien lo merecen. Habrá quienes consideren esa situación demasiado abrumadora para un videojuego. ¿Qué hago yo? aplaudir, y luego escribir este análisis.

elder-scrolls-v-skyrim-analisis-02.jpg

‘The Elder Scrolls V: Skyrim’, toda una vida por delante

20 horas para superar la campaña principal dejan a ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’ por encima de la media en ese sentido. Sin embargo, las 300 horas que puedes tirarte para acabar contando con un semidiós como personaje, con la mayoría de las habilidades al máximo, lo sitúan en la mejor inversión que puedes llegar a hacer en tu vida como jugador.

Si la situación no desconcierta es porque Bethesda ha conseguido meternos en el juego como pocos lo han hecho. Y no debemos agradecérselo a su historia, que sigue sin contar con la legión de guionistas que poseen otras desarrolladoras, y que pese gozar de algún que otro giro bastante bruto hacia el final de la campaña, siempre acabará considerándose algo secundario.

La historia no es mala, es atractiva y siempre te deja con ganas de más, pero‘The Elder Scrolls V: Skyrim’ no nos invita a conocer una historia, lo que quiere es que vivamos la nuestra. Tal vez por ello entrar en un foro en el que se hable del juego, o comentar tus peripecias con otro amigo que lleve tu mismo ritmo de vicio, te demostrará que por mucho que las misiones establezcan unos parámetros cerrados, nunca se presentará ante vosotros un mismo camino.

elder-scrolls-v-skyrim-analisis-04.jpg

Para subir esa montaña yo puedo haber escogido la parte oeste, pero puede que tú hayas encontrado una cueva que te deje a escasos centímetros de la cima. Una vez allí yo habré encontrado lo que iba buscando y habré deshecho el camino para volver a casa y completar “una misión más”, pero es posible que al coronar la parte más alta tú escuches el temblor y gritos que anticipan la llegada de un dragón, hayas tenido una batalla épica y ese se convierta en tu momento favorito del juego. Situaciones parecidas, nunca iguales.

No ir de la mano de alguien te asegura una cosa, que todo lo hagas porque te apetece en ese momento, porque es ese camino el que prefieres seguir. Pasa con los desplazamientos, a pie, a caballo o de forma automática si ya conoces el destino, pero también con tu personaje. El sistema de niveles de ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’ te permite escoger en todo momento cómo quieres que evolucione tu personaje, así que si lo que quieres es un elfo oscuro amante de la cocina hogareña, eso es lo que tendrás.

Puedes estar tranquilo, en ningún momento se penalizarán tus elecciones, y siempre que tengas el nivel y los objetos adecuados podrás hacer lo que te de la gana, aún habiendo pasado olímpicamente de mejorar tus destrezas mágicas para convertirte en un excelente interlocutor. Parece que Bethesda nos diga al oído: “vas a disfrutar igual, haz lo que te venga en gana“.

elder-scrolls-v-skyrim-analisis-05.jpg

El inicio de tu camino

Es justo en ese punto, cuando entendemos lo divertido que es apartarte de tu cometido y viajar a la otra punta del mundo para apuntarte a una escuela de magia, ir en busca de dragones o simplemente averiguar que habrá detrás de aquella montaña. Hagas lo que hagas, lo que te demuestra el juego es que no te vas a aburrir, que seguirás caminando hacia adelante con algo que hacer, ver o conseguir.

Os aseguro que perderos por el bosque en mitad de la noche, cazando lobos a distancia para entrenar tu manejo con el arco, y llegar a un claro donde la luz de la luna baña la noche estrellada a la vez que un manto de aurora boreal recorre el cielo, es una de las experiencias más impactantes que he podido vivir frente a un videojuego.

Si además acabo el relato contando cómo salí del bosque llegando hasta un acantilado a la vez que el sol empezaba a filtrarse entre los troncos de los árboles, posiblemente os daréis cuenta de lo que previamente os comentaba. Piérdete, pon un punto en el mapa y decide que por tus santos bemoles vas a llegar hasta allí, será entonces cuando empieces a apreciar la magia de ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’‘.

elder-scrolls-v-skyrim-analisis-06.jpg

Piensa que el recorrido no va a ser un camino de rosas, así que agradécele a Bethesda que las mejoras integradas en el sistema de combate te sirvan a la hora de derribar ese gigante que está menguando la población de Skyrim a base de garrotazos, el dientes de sable que ha decidido darse un paseo matutino por tu zona o el monstruo de las nieves que sin previo aviso ha saltado desde lo alto de una roca para convertirte en su saco de boxeo.

Lo de poder combinar magias y armas e ir cambiando de ataques de larga a corta distancia es un acierto en toda regla. Puede que se tache al sistema de combate de ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’ de no ser perfecto, soy el primero en reconocerlo y sin duda está un punto por debajo de todo lo demás, pero es una sensación que únicamente se aprecia durante los primeros compases de la aventura, hasta que te des cuenta de la importancia que tiene marcar armas y objetos como favoritos y aprendas a seguir diferentes estrategias dependiendo de la situación y el bicho al que te enfrentes. Una vez lo hagas te encontrarás disfrutando de las brutales escenas de muerte con las que acabarás con tus enemigos.

Vas a morir, muchas veces. Entérate de antemano e intenta guardar siempre que puedas para no tener que rehacer un camino de varios kilómetros. Yo lo de perder el tiempo subiendo niveles siempre me ha parecido un reto insatisfactorio, así que si eres de los míos y vas a por todas aún sabiendo las pocas opciones que tienes, vas a disfrutar tanto como vas a morir.

elder-scrolls-v-skyrim-analisis-03.jpg

En tu camino al enigmático punto del mapa encontrarás campamentos, pueblos y ciudades, así que no te extrañe si acabas perdiendo el tiempo consiguiendo dinero para comprar esa casa que ansías, hablando con los lugareños o superando las misiones que éstos últimos te encargarán, desde consígueme tal ingrediente para hacerte un brebaje hasta ve y mata a aquél orco porque pese a ser un buen ciudadano me ha mirado mal.

Dejarte seducir por todas esas posibilidades te acabará convirtiendo en un adicto, y pronto descubrirás que después de llegar al citado punto buscarás un lugar para practicar un poco más de alquimia, mejorar tu armadura con ese ingrediente que has encontrado por casualidad al meterte en aquella cueva o simplemente querrás encontrar una mujer con la que casarte.

Un nuevo camino por recorrer

Pero lo importante ahora es llegar a ese punto, así que te vuelves a calzar y te embarcas de nuevo en tu periplo para saciar tu sed de curiosidad. Tras varias horas, más el tiempo perdido entre tus estúpidas pero épicas muertes, acabarás llegando a tu destino. Lo que allí encontrarás dependerá de dónde hayas marcado el punto, y será un castillo, una impresionante cascada o tal vez no se más que un tronco tirado en medio de una llanura. Llegado ese momento aprenderás una de las lecciones más valiosas de ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’. Recordarás todo lo vivido y sabrás que lo que importa no es el destino, sino el camino que debas recorrer hasta alcanzarlo.

Entonces marcarás otro punto en el mapa y…

The Elder Scrolls V: Skyrim | Xbox 360

The Elder Scrolls V: Skyrim
  • Plataformas: PC, PS3, Xbox 360 (versión analizada)
  • Desarrollador: Bethesda
  • Distribuidor: Koch Media España
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 69,95 euros

The Elder Scrolls V: Skyrim te invita a vivir una aventura a la que deberás dedicarle muchas horas, pero que finalmente acabarás haciendo tuya. Un imprescindible de esta generación que muestra el prometedor futuro de los RPG occidentales.

Vídeo | YouTube
En VidaExtra | ‘The Elder Scrolls’. Retrospectiva, ‘The Elder Scrolls V: Skyrim’, el mundo que te espera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos